Cómo es la producción de leche materna: fisiología de la lactancia

Cuando me preguntáis un poco incrédulas,  si creo que podréis conseguir una producción de leche materna suficiente para vuestros gemelos es habitual que me detenga a explicaros un poco sobre el mecanismo de producción de la leche materna. Es un poco largo de contar y espero no aburriros, pero es necesario que lo entendáis para que crezcáis en confianza y seguridad.

Nota aclaratoria sobre la función del pecho

Quiero darte una gran noticia:  somos mamíferos.  Esto significa sólo una cosa, que tenemos tetas, mamas, senos o pechos, como los que quieras llamar,  y que alimentamos a nuestros hijos con la  leche materna que producimos por ellos como el resto de las  mamíferas.
Y me he enterado que otras hembras nunca se cuestionan si tendrán leche materna suficiente o no, simplemente se ponen a ello y les importa bien poco si tienen dos, tres o doce crías.
Ya en serio, esto es ya como un mantra que repetiros durante el tiempo que estáis preparando vuestra lactancia. En un principio claro que puedes, no se puede concebir un abandono tan injusto de la naturaleza hacia tu condición de mamífera.

Fisiología de la producción de leche materna

Para fabricar leche materna necesitas dos pechos,  y de momento salvo rarísimas excepciones, los vas a tener. También requieres de un  sistema hormonal y glándulas, como la hipófisis, en perfecto estado de funcionamiento. Por último necesitamos un bebé o varios que mamen frecuentemente, bajo una demanda irrestricta, y con un vaciado eficaz de la leche materna.

En otra entrada ya te he explicado cómo es el pecho por dentro.  No está de más que te la releas si quieres entender algunos conceptos de los que hablo en este artículo.

Cuando nacemos nuestra glándula mamaria humana no está desarrollada por completo.  Para poder cumplir su función primaria de amamantar y proporcionar leche al bebé el pecho pasa por unas etapas de desarrollo en las que poco a poco se prepara para la producción de leche materna,  que se verá en otra entrada.

Cuando el pecho está ya listo y todas las células epiteliales están diferenciadas para la empezar a secretar leche, el pecho empieza a absorber  todo lo necesario para la producción de leche a partir de la sangre que llega hasta los lactocitos, que son las células que recubren los alveolos por dentro, y donde se producirá la síntesis de los diferentes nutrientes que conforman la leche materna a través de cinco vías diferentes.

La leche producida se acumula en los sacos alveolares  hasta que las células mioepiteliales que hay alrededor de ellos lo contraen gracias a la hormona oxitocina y con el reflejo de eyección de la leche se vierten a los conductillos y conductos, por donde se transporta hasta la salida por las aperturas situadas en el pezón.

Las hormonas responsables de la lactancia materna son la prolactina, la oxitocina y otras menos conocidas aunque no menos importantes, como el cortisol, la insulina, hormonas tiroideas y factores de crecimiento. También hay una proteína que se conoce con el nombre de FIL que participa activamente en la producción de leche.

#1.Inicio de la activación de la secreción de pre calostro

La secreción de leche pre calostral puede empezar a pasar tan pronto como a partir de las 16 semanas de gestación, y al final del embarazo puedes llegar a producir hasta 30 ml de  sin darte cuenta. La  hormona Prolactina es la  responsable de la síntesis de leche materna, va aumentando su producción y está muy alta poco tiempo antes de dar a luz, pero frenada por otras hormonas para proteger al bebé que se está gestando.

#2.Alumbramiento de la placenta y calostro

En el parto después del bebé se expulsa la placenta, y entonces la prolactina que antes estaba frenada, se eleva de forma muy brusca con las succiones,  junto con una gran cascada de oxitocina del nacimiento, y empezará a trabajar en una mayor producción de leche materna tan pronto como se eliminen de la sangre los restos de hormonas que frenaban la lactancia.

Todas las madres tienen calostro durante estos días, es la primera vacuna del bebé. Se produce en cantidades pequeñas hasta la subida de la leche. Esta transición sucede así por algo. El bebé tiene que adaptarse a tragar fuera del vientre de su madre, ya que dentro ya lo hacía en grandes cantidades, pero sin riesgos de aspiración. En cambio ahora, con una respiración pulmonar, el bebé tiene que coordinar de forma perfecta la succión, la deglución y la respiración y demasiada cantidad de leche podría suponer un problema.

Las pequeñas cantidades de calostro, que es la leche del recién nacido,  le permiten ir probando este mecanismo de alimentación nuevo y gracias a su práctica, al tercer día  ya se siente seguro para hacerlo sin riesgos de la lactancia.

#3.Subida de la leche y succión del bebé

El inicio de la secreción copiosa, o subida de la leche, se producirá sobre las 30-72 horas después del parto, cuando ha desaparecido completamente de la sangre las hormonas placentarias que frenaban la producción de leche materna masiva.

A partir del tercer día el incremento de leche es notable y podemos verla y sentirla cuando maman los bebés. A partir de aquí la fabricación de la leche se mantiene sobre todo por el estímulo local de cada pecho.

#4.Calibración del volumen de leche a través de la autorregulación del apetito del bebé

Durante las primeras seis semanas el pecho produce leche de forma independiente al peso y talla del bebé o sus necesidades. Está un poco perdido y necesita que le den señales para poder regularse. Es necesario que alguien le diga cuánto tiene exactamente que producir, y es el bebé quien le marca el ritmo.

Esto quiere decir que,  igual que puede haber mucha leche, puede haber menos de la que se espera, por eso para poder compensar es necesario que el bebé esté piel con piel y en contacto con su madre la mayor parte del tiempo, para conseguir la leche que necesita en cuanto lo requiere.

Esto permite que se desarrollen los receptores de prolactina, unos superficies necesarias para permitir el paso de la prolactina a los lactocitos, y así  fomentar una mayor producción de leche materna a largo plazo.  La liberación de oxitocina en respuesta a la estimulación del pecho  continua hace que la leche salga del pecho y gracias al ordeño por parte del bebé de forma correcta  la glándula mamaria se va drenando.

#5.Mantenimiento de la producción de leche

Durante las primeras semanas es de gran importancia que el bebé se ponga al pecho de forma muy frecuente y que éste succione bien. Si el pecho no se estimula todo lo suficiente, frecuente y eficazmente que se requiere empieza un proceso de regresión o involución mamaria, interrumpiéndose gradualmente la producción de leche materna por la activación de una proteína llamada  Factor de Inhibición de la lactancia (FIL).

#6.Hormonas implicadas en la fabricación de leche

La Oxitocina es una hormona que durante la lactancia  se segrega principalmente por estímulo del pezón, que envía el mensaje al cerebro y desde allí llega la orden a la hipófisis posterior para liberar la hormona que exprime el pecho de forma interna sacando la leche materna de los lactocitos. La liberación de oxitocina  depende del estado emocional de la madre, si está tranquila y relajada o está incómoda, siente dolor o tiene preocupaciones, dudas e inseguridades. Es facilitada por el contacto piel con piel con el bebé y hay factores externos que condicionan su liberación, como el llanto del bebé.

La prolactina sintetiza la leche materna a partir de la sangre y se segrega por la hipófisis anterior con la presencia de succión. En el momento del inicio de la toma los niveles de prolactina son más bajos que cuando la toma finaliza. La cantidad de prolactina depende de la cantidad de estímulo que recibe el pezón del bebé/s después del cuarto día posparto.

Si el bebé mama bien se drena el pecho de forma suficiente, lo que es la garantía de la continuidad de la lactancia. Si el pecho no se drenara eficientemente la proteína FIL se activaría disminuyendo la producción de leche materna y la velocidad de su síntesis. Esto puede pasar cuando el bebé no mama bien, o  mama de forma insuficiente.

Por último y muy importante, cuando el pecho se drena bien se desarrollan los receptores de prolactina que son los lugares de paso de la prolactina hacia los lactocitos y que se incrementan con la succión frecuente, eficaz y precoz del pecho. Hay una ventana de tiempo crítica para que se desarrollen la mayor cantidad de receptores de prolactina, que suele ser de unas 2 a 3 semanas. Después de este tiempo es imposible recuperar o producir más receptores.

El sistema hormonal y el trabajo de la hipófisis por lo tanto es clave en el funcionamiento de la fábrica de la leche materna. Cualquier afectación hormonal puede comprometer no sólo la producción de leche materna, sino el desarrollo en periodos muy tempranos de la glándula mamaria ( alteraciones de la glándula tiroides, diabetes, síndrome de ovario poliquístico son algunos ejemplos).  Algunos sucesos como una hemorragia posparto severa puede afectar a la producción de leche materna.

Capacidad de autorregulación del apetito del recién nacido

El estímulo del pecho lo producen los bebés cuando succionan, o en su defecto un sacaleches o similar, que drena la leche materna del pecho con efectividad. Obviamente dos bebés estimulan el doble, así que tranquila que si todo está bien no puede fallar.

Alveolo es el centro de producción de leche materna
El alveolo contiene el centro de producción de leche materna

No se sabe realmente cuántas veces es suficiente que el bebé estimule a su madre, porque depende del desarrollo que ha alcanzado su pecho de a lo largo del tiempo. Algunos bebés necesitan tomar muy pocas veces, y otros necesitan tomar muchas veces al día y cada poco tiempo. Nadie más que los bebés lo saben y, ante la duda,  la mejor forma de comprobar que todo va bien es observar los resultados en los pañales (orinas, cantidad y aspecto de las cacas) y el peso. Es lo que conocemos como lactancia a demanda y sin restricciones.

El bebé cuenta con un preciso sistema de autorregulación del apetito y sabe cuándo no quiere tomar más leche y cuando necesita mamar otra vez.

Por estudios de investigación sabemos que los bebés pueden mamar entre 8 y 12 veces al día, para que estés un poco orientada/o y existen  excepciones que se consideran patrones normales porque los resultados en el crecimiento de los bebés son normales.

De la misma manera, la duración de la toma y la frecuencia de las mismas, son criterio de los bebés, siempre ante la presencia de una succión eficaz.  Las madres con más salidas de leche en el pezón puede que acaben antes de amamantar que las que tienen menos, y el desarrollo del árbol glandular influye en la capacidad que tiene el pecho de aguantar más o  menos tiempo entre tomas y que luego es clave si necesitas extraer leche para mantener el volumen, que ya depende más de este control local de la lactancia.

En presencia de una succión efectiva y buenos resultados de crecimiento cualquier patrón de estímulo es suficiente porque es el que el bebé ha marcado. Sólo durante las primeras semanas nos cercioraremos bien de que todo marcha bien y estaremos alerta para permitir que los bebés mamen todo lo que necesitan y los resultados sean los esperados. Sino hay que buscar ayuda de un profesional, porque el bebé depende de la leche de su madre para crecer y desarrollarse.

 

3 comentarios en “Cómo es la producción de leche materna: fisiología de la lactancia

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: