¿Cómo se hace una relactación con gemelos?

Hoy vamos a hablar del proceso de relactación con  gemelos, que consiste en la  recuperación de la producción de leche materna cuando en dejaste de amamantar o disminuyó de forma considerable el volumen de leche por el desplazamiento de los suplementos de leche de fórmula. Básicamente consiste en aumentar y mejorar el estímulo del pecho y propiciar que los bebés lo hagan en las mejores condiciones, aunque puede hacerse una relactación sólo con sacaleches. Si piensas que esto es una utopía, puedes empezar leyendo este artículo antes.

¿Cómo empezar la relactación?

Todo empieza cuando por fin has decidido que vas a recuperar tu lactancia y estás motivada para hacerlo. Ahora puedes contactar con tu asesora o consultora de lactancia y pedirle las orientaciones adecuadas. También es recomendable que esté al corriente tu pediatra, aunque no es obligatorio.

Primero vamos a abordar los motivos por los que la lactancia materna acabó o se complicó tanto como para depender de la leche de fórmula y se tratará de establecer una estrategia teniendo en cuenta tu situación personal. Las actuaciones finales son específicas para cada familia. Desde Gemelos Al Cuadrado yo te proporciono este servicio.

El especialista te preguntará el tiempo que hace que tus bebés no toman el pecho, o la cantidad de suplementos que está dando extra en su lactancia para asegurar su alimentación. Teniendo en cuenta la edad de cada bebés y sus habilidades o dificultades al pecho, se propondrá una serie de actuaciones para que la madre inicie la relactación.

Te puede servir de ayuda rellenar un registro diario de lo que vas haciendo en una semana antes de empezar para tener algo con lo que empezar. Puedes descargar uno aquí. En este registro también tomamos de referencia el peso inicial y final.

Para recuperar la leche materna en el pecho de la madre se necesita una estimulación de pecho adecuada a la condición de gemelos. El doble de lo que se haría con un sólo bebé. Aquí la madre de gemelos se puede encontrar con dos situaciones diferentes:

  • que sus bebés no mamen del pecho, que no succionen desde hace un tiempo.
  • que sus bebés mamen del pecho.

También se ofrecerán dos alternativas para ir aumentando la producción de leche:

  • usando la extracción de leche
  • usando la sonda de relactación y/o la compresión mamaria.

Es previsible que la madre reciba críticas por la relactación de quien menos esperaba. La consultora de lactancia está dispuesta  a hablar con todos los que sean parte del equipo de apoyo de la madre: pareja y abuelos principalmente para poder trabajar en armonía sin disminuir tu motivación.

¿Cómo relactar con bebés que no maman del pecho?

Puede que haga tiempo que no se amamante a los bebés, dependiendo del tiempo se puede hacer una estimación de la respuesta de los bebés. Cuanto más pequeños son los gemelos y menos tiempo ha pasado desde que se les dio el pecho  por última vez, más fácil es que estén dispuestos a mamar.

Pueden que sólo sea el caso de un bebé el que no se consiga coger al pecho, y que el otro se enganche  bien.

Puede que reciban lactancia mixta ambos, o que sólo lo haga uno, mientras el otro recibe sólo leche materna o leche de fórmula.

Básicamente la madre necesitará centrarse en proteger su producción utilizando un sacaleches y técnica adecuada, y poner a los bebés  al pecho en contacto piel con piel, hasta que el enganche se produzca de nuevo. Hay que identificar qué desencadenó que los bebés no se engancharan del pecho y proponer estrategias para la solución para que no se vuelvan a repetir.

Mientras tanto la leche que sea (materna o artificial) hay que administrarla en un sistema que facilite la transición al pecho directo.

Es mejor evitar los biberones, porque tienden a confundir al bebé, pero hay sistemas que pueden reducir esta posibilidad. Lo ideal sería usar un vasito para dar los suplementos o una jeringa con dedo, pero las madres de gemelos ya tienen bastantes preocupaciones con la relactación como para introducir un elemento más del que preocuparse. Si quieres usar un biberón puedes usar este método llamado Kassing.

Cuando los bebés se han enganchado al pecho por fin, se pasa a valorar la efectividad de la succión, y se pueden introducir elementos de apoyo que disminuyan el uso del sacaleches y los biberones. Esto es una sonda de relactación o la compresión mamaria. En la foto que ilustra esta entrada hay una mamá usando dos sondas de relactación, que son unos tubitos finitos que salen de un contenedor de leche.

La relactación implica que a medida que la madre recupera su producción de leche, los suplementos de leche artificial van siendo sustituidos por leche materna extraída. En estos momentos no hemos reducido ningún volumen de leche aún. Sólo hemos sustituido.

Durante todo el proceso se controla el peso de los bebés para que la disminución de leche artificial que se realiza no afecta a su estado de salud y crecimiento. Mientras que se sustituye no hay problema, en cualquier caso si los bebés habían venido cogiendo pesos por encima de lo normal para un bebé amamantado, puede que disminuya.

Dependiendo de la edad de tus bebés se espera que cojan un peso a la semana u otro:

  • Por ejemplo, en los primeros 4 meses entre 100 y 200 gramos.
  • Si son mayores de 4 meses, entre 80 y 150 gramos a la semana.

Los papás vigilarán que las cacas se van haciendo más parecidas a la de los bebés amamantados de color y aspecto (amarillitas, con grumitos y más bien blanditas o semilíquidas) y que hay abundantes pises, por lo menos 5-6 cambios cargados.

Realmente no empezaremos a reducir el suplemento hasta que queda muy poco de leche artificial que sustituir,  lo que puede suceder antes de que los bebés se enganchen incluso. Es una forma de garantizar que todo va bien, y nos lo  indica el  peso de los bebés. Tampoco es obligatorio. Puede que quieras ir tranquila y con buen paso y esperar otra semana más y hacerlo segura.

¿Qué hacemos si los bebés están mamaban del pecho o se enganchan?

Te voy a ser sincera, con gemelos es más cómodo hacer una relactación sin aparatos y sin sacarse leche. Es más sencillo y te quitas marrones varios.  Si amamantas a los dos bebés ya es mucho tiempo el que consumes haciéndolo, y añadir un sacaleches supone una carga extra. De las  opciones que te propongo, las dos primeras son las más sencillas.

El objetivo es que tus gemelos tomen más tiempo al pecho y lo dejen así más vacío. Quizás ahora están mamando solo diez minutos antes de ponerse a llorar. Ahora vamos a intentar que duren más.

#1.Aumentar el número de veces que los bebés toman pecho.

¿Recuerdas la tabla de registro que habías rellenado la primera semana? Esta es tu guía. Toma de referencia el peso de tus bebés y prepárate para retirar cierta cantidad de leche.  No puedes retirar todo de golpe toda la leche salvo una excepción: que sea menos de 150 ml, pero como esto es una recomendación para un bebé solamente, con dos no te hagas la héroe.

La forma más cómoda de retirar suplementos es hacerlo cada 2 o 3 días. Retiras 30 ml  diarios de todo lo que toman durante esos días. Durante este tiempo puedes notar que los bebés piden más veces el pecho. Así compensan esa retirada. Puedes pesar a los bebés después y comprobar el peso, pero es más cómodo hacerlo a la semana. Cuando lo hagas habrás retirado 60 ml. Y el peso si está dentro de los parámetros de la normalidad te dice que sigas retirando. Y así vas retirando hasta que no quede ningún suplemento.

#2. Luna de Miel

Hay una estrategia de relactación conocida como Luna de Miel. Funciona mejor si los bebés tienen una succión efectiva, en cualquier caso se facilita el estímulo con la compresión mamaria. 

En la Luna de Miel le dedicas el tiempo a un sólo bebé con pleno contacto piel con piel 24 horas, sin suplementos y haciendo en todo caso, compresión mamaria todas las veces que el bebé lo solicite. El otro bebé sólo mama cuando le corresponde y te lo trae tu pareja sólo para esto. El resto del tiempo lo pasa con el papá que le sigue dando su suplemento correspondiente. Puedes estar así un par de días o tres, asegurándote de que estás atendida todo este tiempo y no vas a hacer nada más que esto (y claro, comer, ir al baño y esas cosas).

Cuando se consigue la relactación con ese bebé se inicia con el segundo. Puede ser interesante haber adjudicado el pecho a cada bebé para hacer más fácil el proceso.

Durante las tomas el altamente recomendable hacer compresión mamaria.

#3.Usa un relactador.

Te he hablado antes del relactador, también conocido como sistema de nutrición suplementario, que es un tubito que se incorpora al pecho cuando el bebé mama, y que sale de un recipiente con leche artificial o materna. Este tubo o sonda proporciona leche al mismo tiempo que el bebé mama, y así el bebé tiene más interés en continuar mamando.

Este aumento del tiempo de succión elevará la producción de leche poco a poco hasta que no quede nada de leche artificial que reducir o sólo un poco. La relactación te llevará más tiempo, pero no tienes que andar  sacando leche. Puedes hacer algo más durante el tiempo que están mamando los bebés, que es comprimir tu pecho para aumentar el flujo de leche y que se quede más vacío con la succión del bebé.

Se puede hacer con los dos bebés a la vez, o si se prefiere ir más relajado, hacerlo con cada bebé por separado.

#4.Aumentar la producción con sacaleches.

La última alternativa para abordar una relactación con gemelos que maman directamente del pecho es usar un sacaleches, que aunque es un tercer gemelo,  permite a la madre sacarse más leche después de cada toma, dándole más oportunidades de sustituir mayores cantidades de leche artificial en el suplementador.

Se recomienda no usar biberones para dar estos suplementos, y si se usan que sean  con el método Kassing. Durante las tomas se puede realizar al mismo tiempo compresión mamaria. En este sistema la falta de tiempo es notablemente más acusada y puede ser muy agobiante.

sacaleches para relactación con gemelos

¿Qué estrategia de extracción de leche es más efectiva?

Últimamente se ha  hecho muy popular la Extracción Poderosa para la relactación. Debido a que la técnica requiere que se saque leche al mismo tiempo que se amamanta, y debido a que muchas madres amamantan de forma individual y las tomas se pueden encadenar con más facilidad, la estrategia es poco realista con una madre de gemelos.

En cambio puede ser útil hacer una extracción mínima de entre 8 a 10 veces al día optimizando las sesiones con Masaje y extracción Manual (HANDS and PUMPING). En este vídeo Jane Morton nos explica en qué consiste. Aunque está en inglés, fíjate en las imágenes, porque  hablan por sí solas.

Si aún te parece una estrategia muy tediosa o  incómoda, se puede simplemente extraer leche de forma activa con sacaleches y masaje manual o compresión mamaria.

Algunas madres encuentran eficaz poder limitar la succión de los bebés al pecho (sólo en el caso de que su succión sea pobre) para dedicarle tiempo a la extracción, y drenar el pecho con más éxito usando estas estrategias. Tu eres la que decides.

Problemas que pueden surgir y soluciones

Recuperar la producción de leche no va a ser fácil. No voy a engañar a nadie. Hay que tener en cuenta siempre el factor tiempo, como el mayor enemigo que una madre de dos bebés puede tener en su día a día.  Esto son los problemas que más habitualmente se pueden presentar:

  • Todo va muy despacio, requiere más tiempo del que pensaba. Puede que los bebés no suban de peso de forma adecuada cuando intentamos reducir suplemento. Esto hace que puede tener que ir más despacio, reduciendo menos cantidades pero con seguridad. Es posible que la madre no consiga sacarse bien leche. Habría que valorar la técnica utilizada  y los instrumentos que se dispone, quizás no sean los adecuados.factor tiempo
  • La relactación está suponiendo a la madre una batalla con la familia. La madre va a recibir muchas críticas por su decisión. Esto se puede hacer más intenso si los  bebés son ya más mayores. La lactancia materna no tiene efectos perjudiciales ni en la madre ni en los bebés en ningún momento. Es un proceso seguro que no requiere de medicación, solo de mayor estimulación del pecho y mayor contacto con los bebés. Tanto física como emocionalmente la madre y los bebés salen siempre ganando durante el tiempo que la madre está recuperando su leche si hay apoyo incondicional, físico y emocional. El contacto piel con piel se va a aumentar y esto mejora la relación de la madre con cada uno de sus bebés. No hay demostrado nada científicamente acerca de retrocesos en la madurez de los bebés ni afectación psicológica. La familia necesita el mismo apoyo informativo que la madre. Forma parte del equipo de trabajo.
  • Por mucho que la madre intenta, la producción de leche no se relanza. Hay que tener en cuenta la historia de cada mamá para darla expectativas de relactación realistas. Muchas madres de gemelos tienen problemas hormonales que puede afectar a la producción de leche. La historia del parto y de la lactancia son determinantes. Si la madre inicia una lactancia de cero, aunque haya dado a luz a sus bebés, puede no tener suficientes herramientas para establecer el volumen de leche que sus hijos requieren. Como en el caso de las madres adoptivas que inducen su lactancia, valorar qué quiero conseguir con la relactación ¿una lactancia de cantidad o de calidad? ¿Reforzar los lazos afectivos con mis hijos? Muchas madres no conseguirán una relactación completa. Valora con la consultora de lactancia y tu pediatra o médico de cabecera otras actuaciones, como la implantación de medicación específica para producir más leche en conjunción con la optimización del enganche.
  • Los bebés no se enganchan al pecho, es imposible. Si ha pasado mucho tiempo desde que los bebés mamaron, puede que se hayan olvidado de mamar. En este caso, sólo queda conformarse con la lactancia materna diferida, ya que la leche de madre sigue siendo muy valiosa y proteger los lazos afectivos con una lactancia lo más fisiológica posible, en contacto piel con piel. Si se da esta situación, es importante no forzar que los bebés se enganchen. Disfruta del contacto piel con piel, lo que tenga que suceder, sucederá. Puede darse el caso de que uno de los bebés se enganche y el otro no. En este caso, respetar los deseos de cada bebé y aceptar que cada uno de ellos son únicos, y que tienen diferencias, aunque uno de ellos pueda salir más beneficiado que el otro.
  • Son dos bebés. Se puede valorar hacerlo con cada bebé por separado, aunque sea más lento, a través de lunas de miel de dos o tres días con lactancia intensiva y contacto piel con piel, mientras la pareja sólo le lleva el otro bebé a la madre para amamantarle. Se encargará durante estos dos o tres días de ponerlo al pecho y de darle los suplementos que requiera. Cuando se consigue la relactación de ese bebé, se le cambia, y de la misma manera el padre sirve de apoyo a la madre llevando al bebé al pecho sólo cuando lo pida, aunque en este caso no recibirá ya suplementos.

En resumen, que la relactación con gemelos es posible con mucha paciencia y constancia y que no necesariamente implica una lactancia de cantidad, es decir, la consecución de una lactancia exclusiva y la no dependencia de la leche de fórmula. Hay muchos aspectos de la relactación con gemelos que hay que valorar de tipo cualitativo. Esto que es la madre y los bebés siempre van a salir beneficiados emocionalmente, ya que la lactancia estrecha vínculos afectivos.

¿Relactastes a tus gemelos y nos lo quieres contar? ¿Tienes dudas más dudas sobre el proceso y no te ha quedado claro? ¿Necesitas apoyo profesional para tu relactación?

Contáctame.

Foto: Rosie Tedlford

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: