El calostro: la leche del recién nacido

Hasta que el bebé empieza a adaptarse a su etapa extrauterina tu cuerpo desarrolla una herramienta maravillosa para poder optimizar su supervivencia. Los primeros días se va a alimentar de una leche especialmente rica en defensas y proteínas, el calostro, que es la leche del recién nacido.

Y vamos a ponerlo en mayúsculas porque para algunos no parece muy claro…

EL CALOSTRO ES LECHE

¿Y por qué hay que ponerlo en MAYÚSCULAS?

Que levante la mano la primera que ha escuchado en el hospitalte dejo aquí este poquito de leche artificial hasta que la leche suba… 😯 “

Lo primero que se le viene a la cabeza a cualquier madre novata es “no tengo leche“, o en el mejor de los casos…”no tengo leche suficiente“.

Imagina con dos que la gente no hace más que decir desde que te ve que tendrás que ayudarles porque no tendrás suficiente…pues aceptas enseguida lo que te den pensando que te hacen un bien.

Si nadie te ha contado nada sobre lo que es el calostro, cuánto se produce y que el bebé tiene de sobra con lo que hay…pues accedes.

Pues el Calostro no sólo es leche, es la Reina de las leches.

Es la leche del recién nacido, la que le inyecta la primera vacuna viva, la más valiosa y cara del mundo. Algo inimitable, y tan preciada, que aplica como los perfumes caros, gotita a gotita.

¿Por qué tenemos calostro y no directamente leche madura?

Quería contarte con certeza que todos los mamíferos nos parecemos en que la lactancia de nuestras crías empieza con una cantidad pequeña de leche. Vamos despacito, incrementando día a día la cantidad de leche.

Pues todos producimos calostro así, poquito al inicio.

Nada en la naturaleza está hecho al azar, todo tiene un por qué.

Durante el embarazo ya se inicia la secreción de una sustancia parecida al calostro, que se va acumulando en los conductos al final del mismo. Este pre calostro algunas mujeres lo notan en las camisetas, y otras no lo ven nunca, pero está ahí.

Al dar a luz y salir la placenta la secreción de la leche del recién nacido se inicia y se van activando los receptores adecuados para poder aumentar la producción de leche pronto, y esto se hace con la succión de los bebés.

Todas las mamás tienen calostro, amamanten o no en los primeros días.

El calostro que secretamos es en muy poquita cantidad si la comparamos con lo que podemos obtener cuando sube la leche y en los siguientes días.

Durante el periodo de tiempo que tus bebés han pasado en el vientre han estado tragando líquido amniótico de una forma muy generosa, aunque su alimentación se hace a través de la placenta.

Esto le sirve de entrenamiento para cuando succionen del pecho y traguen tu leche.

Cuando nacen tienen que empezar a alimentarse de otra manera. Durante un tiempo han ensayado  dentro de tí, y ahora toca hacerlo en un medio diferente.

Por eso el calostro es espeso, como si tuviera una consistencia como gel, muy denso y se produce tan de gota en gota.

El bebé tiene que adaptarse a tragar fuera, coordinando todo adecuadamente. Tiene que ser capaz de succionar, tragar y respirar adecuadamente.

Cuando hay personas con problemas para deglutir, se les ofrece los líquidos espesos para que no se atraganten y hay que dar pequeñas cantidades para que lo puedan manejar. Aquí tenemos algo parecido.

Es exactamente por lo mismo que la naturaleza ha provisto que al inicio el bebé solo tome calostro, denso y en cantidad adecuada, y va aumentando progresivamente en los siguientes días.

Teniendo en cuenta el pequeño estómago que tiene el bebé, que no llega a 7 ml de leche en el día 1, la leche que producimos es suficiente para poder realizar su función de protección y nutrición.

El bebé ya viene con un depósito de energía cuando nace,  del que tira en estos primeros días. Por eso es normal que en estos días el bebé también pierda un poco de peso, entre un 4-7% aproximadamente.

Como además la leche es tan rápida de digerir, el bebé mama cada muy poquito para así poder mantener sus niveles de azúcar estables y ensayar para alcanzar la perfección mamando. Puede mamar cada hora tranquilamente apenas unos pocos minutos.

¿Pero cuánto necesita de calostro?

A pesar de deciros que cuando maman bien el calostro que toman es suficiente, las madres somos un poco desconfiadas y nos dejamos confundir rápidamente por cualquiera que viene a cuestionar si tendremos para dos.

Si además viene alguien a ordeñarnos de forma “incorrecta” muchas veces el pecho, y no sale o sale a gotitas, la duda está sembrada.

Hay señales que nos indican que el bebé está comiendo y no hace falta medir con nada la cantidad de leche que está tomando.

Señales que tienes que mirar para ver si tus bebés están tomando calostro

  1. Hacen caca. Eliminan meconio, que es la primera caca de todo lo que tienen acumulado en las tripa. Van haciendo caquita durante esos días gracias al calostro, que curiosamente tiene una función laxante. Si el bebe no hace caca, puedes pensar que no come.
  2. La caca cambia de color. Estoy en plan escatológico. Poco a poco la caca dejará de ser oscura para hacerse verdosa y luego, por fin, al quinto día, es amarillo-dorado.
  3. Hace pis. Al principio el primer día hace poco pis. Un pañal apenas. Luego va haciendo más pis. Y será cada vez más clarito. .
  4. Mama frecuentemente y lo hace entorno a 8 a 12 veces al día. 
  5. La lactancia no duele y el bebé se suelta solo del pecho. 

La cantidad estimada de calostro que puedes producir en 24 horas puede variar mucho de una madre a otra. Puede llegar a ser 100 ml el primer día1, y un poquito más si tienes gemelos o mellizos porque hay mayor estímulo.

Como te he dicho al nacer el bebé tiene un estómago realmente pequeño, tanto más cuanto más pequeño. Cada kilo de peso necesita unos 2 ml de leche. 

Yo recuerdo que con mis primeros hijos, que fueron separados de mí, al acabar la segunda noche de mi estadía puerperal, lo que fueron alrededor de unas 38 horas aproximadamente después del parto, me había sacado con un sacaleches horrible de pera, un vaso de calostro (unos 120 ml).

¡Solo de noche y sacando cada 3 horas!

Poco a poco se va produciendo más cantidad de calostro, y sobre el quinto día, que además es un día clave, puedes alcanzar a tener si todo se ha hecho como se espera, casi un litro de leche con una lactancia de gemelos.

Y tendrás más cuanto mejor se haya estimulado el pecho en los primeros dos días.

Si eres mamá por segunda vez, además tendrás más cantidad de calostro.

Cuál es la clave para aprovechar el calostro

Para mí la clave está en el inicio en la primera hora, aunque los autores dan un margen hasta de 6 horas.

Este vídeo del Hospital 12 de Octubre te muestra muy bien a qué me refiero, puedes ver el color amarillito de la leche, que tiene este color por su alto contenido en Betacarotenos.

Así lo he comprobado con las mamás de gemelos que atiendo y que han necesitado sacar leche para sus bebés por alguna razón.

Hace no mucho una mamá de prematuras me contaba que al segundo día sacaba en cada toma unos 50 ml de calostro.  Teniendo en cuenta que se sacaba cada 2-3 horas, podría sacar unos 500 ml de leche ya el segundo día.

Para entonces el estómago de cada bebé puede tener unos 27 ml, y sus pequeñas eran muy prematuras…y tomaban poco. ¡En realidad no necesitaba tanto calostro!

Más casos.

Reciente de ayer mismo, otra mamá de gemelos de 35 semanas. Segundo día me reporta 40 ml de calostro cada pecho al segundo-tercer día.

Cuando todo se inicia bien, el bebé mamando de una forma eficaz, o un sacaleches adecuado y una estrategia optimizada, es totalmente una realidad si la situación de la madre es también adecuada.

Cuando los bebés maman de forma eficaz son capaces de sacar esto y más, porque no son un sacaleches y su mecanismo de succión cuando es eficaz, insisto, no es nada comparable a un sacaleches.

En este caso la cantidad de calostro que se tomen del pecho será suficiente y no tienes que preocuparte. 

Otra clave es la succión eficaz o el estímulo eficaz. En primer lugar, que los bebés mamen bien y no duela. En segundo lugar que el sacaleches que se use tenga el embudo del tamaño adecuado y la intensidad correcta.

Este es un bebé de 10 horas que está mamando calostro. Fíjate bien. Es uno de los vídeo de la Guía Visual de lactancia materna del doctor Jack Newman.

¿Por qué tienen que tomar calostro? ¿Qué pasa si no lo toman?

Como te he dicho el calostro es la leche del recién nacido y es así por algo.

En estos momentos la prioridad número 1 del bebé es adaptarse lo antes posible y mantener su supervivencia. 

Necesita empezar pronto a mamar y protegerse de un entorno diferente al uterino, donde tenía garantía de estar seguro.

Durante el embarazo el bebé ya recibe anticuerpos para protegerse fuera del útero durante unas semanas. El calostro proporciona un refuerzo importante y prepara el aparato digestivo para la digestión de más cantidades.

El calostro tiene una gran cantidad de Inmunoglobulinas A secretoras y otros factores de protección y antiinflamatorios.

Tiene glóbulos blancos, que son destructores de bacterias patógenas.  El 90% de las células del calostro son glóbulos blancos.

Otras sustancias altamente protectoras son la lactoferrina y los factores de crecimiento. 

El calostro tapiza el intestino que es aún muy permeable y susceptible de ser atacado por bacterias del medio que le rodea hasta que se hace impermeable.

Facilita la creación de una flora bacteriana saludable del tracto gastrointestinal rica en bifidobacterias. Se ha comprobado cómo esta flora es totalmente diferente si el bebé no toma leche materna o recibe fórmula mezclada. Además es altamente laxante, para poder eliminar el meconio.

Durante estos tres días digamos que el bebé está más preocupado de protegerse que de nutrirse. Es lo que la evidencia ha mostrado tras el estudio de la evolución de la lactancia en el tiempo.

Hay bebés que necesitan especialmente el calostro.

Si consideramos a los gemelos o mellizos, de los que aproximadamente el 50% nacen de forma prematura, y pueden nacer más pequeños de lo esperado y especialmente muy inmaduros, el calostro facilita el desarrollo de órganos digestivos, aparte de otros como los respiratorios. 

También los más débiles por alguna condición física que tengan al nacimiento necesitan el calostro de su mamá.

Si no lo tomaran estarían más expuestos a los patógenos por vía intestinal y por vía respiratoria al no tener esta capa protectora. 

Fíjate si es importante que cuando los bebés son separados de sus mamás por prematuridad se le pide a la mamá que se saque leche para disponer pronto de calostro fresco, porque es una medicina en estos momentos.

Hoy tenemos además bancos de leche materna para poder recoger leche de otras mamás. Pero esta leche no es siempre calostro, y se tiene que procesar para seguridad, con lo que pierde muchas propiedades protectoras.

La Dra. Paula Maier2 nos contaba en una conferencia sobre el uso de la leche materna en las UCINs cómo no hay que evitar confiarse con la leche de los bancos, porque muchas factores antiiflamatorios y de protección del calostro fresco y sin procesar no se pueden aprovechar igual.

Si necesitan añadir fortificantes del crecimiento, el calostro fresco o la leche madura facilita su absorción.

Aún así, aunque sea leche de banco de leche materna, es la opción siguiente para usar en caso de que pueda faltar calostro o leche madura antes de usar leche de fórmula o por lo menos tratar de que haya leche materna en la alimentación de los bebés.

¿Cómo dar el calostro si los bebés no pueden tomar del pecho?

Como los bebés necesitan poca cantidad de leche y el calostro se produce en pequeñas cantidades, lo ideal es usar un método de administración proporcional.

Se puede dar muy bien con un vasito y una cuchara. 

Y un apunte final, antes de acabar, que me enrollo mucho.

  • Si vas a sacarte leche, combinar la extracción manual de leche con la extracción de sacaleches te ayudará a aprovechar mejor la leche y a estimular con más realismo lo que tus hijos harían de haber nacido en las condiciones de un bebé nacido a término, sano y con un buen peso.
  • Recuerda que extraer leche a veces cuesta un poco, que no es algo instantáneo en algunas madres y no refleja la capacidad de producir leche que tiene tu pecho. 
  • Para extraer leche y para amamantar la lactancia o extracción tiene que ser agradable y no dolorosa, y reinar un ambiente de relax, totalmente oxitocínico.

¿Te ha ayudado este artículo?

Si crees que puede ayudar a alguien, compártelo y no te olvides dejarme un comentario si puede ayudar a otras mamás.

Bibliografía

  1. Saint LSmith MHartmann PE. 1984, The yield and nutrient content of colostrum and milk of women from giving birth to 1 month post-partumBr J Nutr. 1984 Jul;52(1):87-95.
  2. Paula Meier, PhD, Aloka Patel, MD,Anita Esquerra-Zwiers, PhD(c). 2017. Donor Human Milk Update: Evidence, Mechanisms, and Priorities for Research and Practice. The Journal of pediatrics. January 2017. Volume 180, Pages 15–21

Créditos fotográficos: Leyre Osma y Pilar Benavente. Millones de gracias por estas fotos.

1 comentario en “El calostro: la leche del recién nacido

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: