GEMA RESPONDE

Gema Responde

En esta sección incorporaremos las preguntas y solicitudes de ayuda para ser respondidas y puedan ser de utilidad a otras madres con preguntas e inquietudes parecidas.  Gema responde a todas estas dudas junto a sus colaboradores habituales.  

Envía tu pregunta a través del formulario que encontrarás en la barra lateral. Cuando sea respondida se te comunicará su publicación.

Pregunta:

(Patricia) hola! soy maestra de gemelos, de 4 años y meses, van a cumplir los 5, están iniciando el tercer grado de preescolar. El problema es que ellos me siguen a todas partes, creerás que por la cuestión del desapego es normal, pero el ciclo escolar pasado estuvieron todo el año con mi compañera y cada día y todos los días que asistían, sucedía eso. No se despegaban de ella ni un segundo, además no hablan, entre ellos a veces, con sus compañeros lo hicieron al final del ciclo escolar pero con sus reservas, y con nosotras maestras solo cuando les decíamos “si me dices esto te damos esto”, aun cuando necesitaran comunicarse no lo hacen. Auxiliooo, que estrategia puedo usar???

Respuesta:

Me encanta que los profesores se interesen tanto por los gemelos como sus papás. Muchas gracias por preguntarme, querida Patricia.

En primer lugar me imagino que este tema lo has hablado ya con los padres, porque es suficientemente serio como para dejarlo pasar durante un curso entero sin hacer nada al respecto. No creo que a los niños les pase nada especial, salvo que son gemelos y algunas parejas tienen su mundo especial en el que viven muy bien. Esto puede dificultar las relaciones con otros.

Hablamos mucho de la necesidad de socializar a los niños y del espacio ideal para hacerlo, y no siempre la escuela ofrece el modelo ideal.   Siento ser tan crítica, pero el entorno en el que se mueve la escuela tradicional no es muchas veces el entorno ideal para los niños.  El que los niños no se sientan con ganas de interactuar con otros  puede ser sólo algo pasajero o que el método que se usa para incentivar esa interactividad no es el ideal.

También es posible que los niños no estén llevando bien la separación de los padres y/o la adaptación al colegio, y todo en conjunto se confabule con los niños que buscan una forma de reducir esa sensación tan extraña. A mí me parece  una llamada  de atención especial y vosotras sois su consuelo.

No soy logopeda ni psicóloga, así que te hablo desde la experiencia con mis hijos. Pero me parece que sé quién te puede dar unas buenas recomendaciones porque me ha ayudado a responderte.

Entiendo que cuando dices que los niños hablan poco es porque lo hacen, pero cuando se expresan lo hacen de forma  inteligible. Entre los gemelos suele haber mayores dificultades en la adquisición y desarrollo del lenguaje. Cuando los gemelos tienen su mundo también se crean su propio lenguaje. En mi caso los mayores tenían su propio lenguaje, y no se les entendía nada, y sólo a partir de  los 4 años y medio es cuando empecé a diferenciar lo que decían.  Ellos lo tradujeron todo en la escuela con agresividad, no mucha, pero lo suficiente para que me llamaran la atención. A nadie le gusta ser mordido, pero cuando tampoco te entienden, es tu única salida para mostrar ese disconfort. Igual hay cosas que se me pasan, ya te digo que no te hablo como madre.

Me preguntas qué puedes hacer en la rutina del día en la escuela, y no sé que decirte salvo que transmitas a los padres esta inquietud y busquéis soluciones cercanas a las usadas en la familia o que por lo menos también te puedas hacer una idea de lo que es su ambiente normal en el hogar.  Toda estrategia  tiene que ser consensuadas con los padres, por supuesto. ¿Cómo se comportan en casa? ¿Hablan con los padres? ¿Que tal es su relación con los miembros de la familia? ¿Qué utilizan ellos como para resolverlas?

Es un avance que al final se hayan ido integrando en el aula e interactuado con los demás, aunque quizás el premio no sea  lo más acertado. Otros gemelos pueden mostrarse agresivos cuando no se sienten seguros o no de acuerdo con el entorno. Así que:

  • Podrías pedir una reunión a los padres para interesaros por el verano y las relaciones fraternales e interfamiliares. Para partir de un punto y haceros una idea de lo que está pasando realmente. Igual hay cosas de las que no he dicho que se muestran por ahí, como falta de empatía por parte del adulto de los padres. Ya te digo que no es fácil criar a dos en los tiempos que corren, y lamentablemente las situaciones dentro de la familia pueden ser no tan ideales como parecen. Esto sólo lo podéis ver vosotras.
  • Podéis organizar el curso actividades en las que los niños puedan desarrollar sus posibilidades por separado. Igual que en en casa los padres pueden hacer cosas por separado con cada uno para mejorar los vínculos con cada uno, porque no es tan fácil hacerlo cuando son dos. Así es posible atender otras cuestiones como el lenguaje y conocer mejor a cada gemelo por separado y sus necesidades. Ir viendo con ellos avances, y con las mismas actitudes.
  • No olvidéis hacerles ver sus logros en clase y en sus relaciones con otros niños y niñas de clase cuando  participen, pero sin entrar a valorar ni premiar nada, porque así los niños se hacen conscientes de esos  logros y no se sienten adictos a los elegios de los demás, no dependen de lo que les digan y son más naturales. Por ejemplo, “veo que has disfrutado con fulanita jugando a ...” y nada más. De acuerdo a los especialistas en pedagogía blanca, como mi amiga Meritxell Palou (madre de gemelos por cierto), cuyo blog te recomiendo, esto favorece que los niños se muestren tal como son y puedan seguir su camino y su proceso sin ser forzados a hacer cosas sólo por lo que los demás digan.
  • Ser flexibles en el aula para que se expresen con espontaneidad, no ser rígidos en la metodología. En definitiva, crear un ambiente relajado en el aula donde los niños, a los que os recomiendo llamar siempre por su nombre, se sientan queridos y respetados. El objetivo que se sientan bien y que se abran a los demás.
  • El último punto, referente a vosotras como profesoras. No tener miedo a las emociones que sentís. Si me has escrito y te preocupa este comportamiento y te rechina un poco, mírate un poco por dentro y haz un ejercicio de introspección. Porque siempre será positivo para tí. ¿Por qué te incomoda tanto esta situación? Puedes expresar con firmeza que este apego excesivo que muestran te resuelta incómodo, por qué no. Pero con respeto y empatía, dando otras alternativas. Por ejemplo, “me siento agobiada si…necesito un poco de espacio, ¿que les parece si…?Luego podemos hacer…”

Esta respuesta no hubiera sido posible sin la colaboración de Meritxell Palou, Monitora en Libertad y Responsabilidad de la Pedagogía Blanca, y madre de gemelos.

Pregunta:

(Marcela)Hola, he encontrado este blog y me parece interesante por las ideas que aporta para el cuidado de mis mellizos.  De enlace en enlace, llegué a artículos sobre el colecho, y la verdad que con mis bebés ha sido difícil, ya que no pude darle de mamar, tuve muy poca leche, y ahora, a sus 10 meses, se complica la hora del sueño, a veces se quedan dormidos solos, otras veces lloran mucho, y si trato de arrullarlos llora mi niño de 3 años porque no puedo ir a jugar con él. ¿Algún consejo? ¿cómo dormías a tus bebés a esa edad? Mi esposo es de la idea de dejarlos llorar, pero ayer estuvieron llorando ambos y se me rompió el corazón, los saqué y los puse en la cama, pero entonces nadie se dormía.

Agradeceré mucho los consejos, saludos!!

Respuesta:

Hola Marcela. Felicitaciones por tus hermosos gemelitos. Es maravilloso ser mamá de dos, a pesar de todo el trabajo que a veces dan.

¡Ay el sueño! El tema es muy controvertido.  Bajo mi experiencia, que he vivido ambas formas de practicar con el sueño de gemelos, nada mejor que el colecho o la cohabitación. Dos términos parecidos pero que se diferencian en lo que se comparte. En un caso se comparte la cama, en el otro se comparte la habitación.

Es muy difícil querer que los niños se adapten a nosotros. Ellos no entienden ni están preparados para dormir como nosotros queremos que hagan. Es como con la comida. Tenemos una idea de lo que deben comer, pero no miramos que su estómago es pequeño y que la cantidad que comen no es como la que comemos nosotras. Pues es igual. El mito tan extendido de que los niños se duermen solos y duermen del tirón toda la noche me temo que es sólo una utopía. Ninguna persona duerme del tirón y si de mayores nos “dormimos solos”, no es por gusto. Lo cierto que es nos gusta dormir acompañados, por eso cuando nos casamos o vivimos en pareja dormimos juntos. Estamos más seguros y nos sentimos protegidos. ¿Por qué los niños iban a ser diferentes?

Puede que algún día se queden dormidos sólos, por supuesto. Pero tampoco hace daño si les ayudas a dormirse, les cantas nanas, les acunas, les cuentas un cuento, o les das la mano hasta que se quedan dormidos. Y sí,con gemelos se puede hacer también.

Con los primeros gemelos, que no tomaban teta para los 10 meses, los metía en el carrito y los meneaba a la hora de la siesta hasta que se dormían. Mientras a uno le daba con la mano, al otro le daba con el pie, y con el meneo se quedaban dormidos. Si en lugar de eso los hubiera puesto a dormir conmigo en la cama, se habrían dormido igual. Cuando fueron más mayores lo hacían. Cuando yo tuve a los pequeños los mayores tenían cerca de los cinco años. Ellos iban a la escuela y tenían horario continuo, de 9 a 14 de la tarde. Si queríamos dormir en la siesta, tenía que intentar que durmieran ellos, y para eso usábamos el colecho. Nos metíamos los cinco en la cama y entre teta y teta, y los mayores contando historias, al final se dormían.

Claro que hubieran preferido no dormir y jugar conmigo, pero con el corazón en la mano, no soy mágica y me clono, yo soy una y no me puedo repartir. Hay mucho tiempo para el juego, y aunque es necesario que se dedique tiempo para cada hijo por separado, cuando tienes dos o tres, hay que adaptarse un poco a las exigencias del guión y buscar otra estrategia para jugar con el mayor cuando los hermanos estén a cargo de otra persona, como el papá.

Y hablando del papá y al método propuesto para hacerles dormir. Si tu no estás conforme, ya de entrada el “famoso método” está contraindicado totalmente.  Ya ves que lo pasaste fatal y tomaste la determinación de meterlos en la cama. No te sientas mal por ello. Cuando tienes dos adoptas muchas decisiones para sobrevivir, aunque la gente diga que está mal que los metas en la cama y que de ella no saldrán nunca.  No es un capricho, es una necesidad tuya y además una necesidad de tus hijos, sean gemelos o no.

Es que somos seres dependientes de un adulto en estas etapas, y durante mucho tiempo. Aparte de los efectos secundarios estudiados y evidenciados científicamente de la aplicación de estos métodos conductistas, y que Rosa Jové explica genial en “Dormir sin lágrimas”,  es de sentido común. Ahora bien, dices que los metiste en la cama y no dormisteis ninguno. Una buena idea puede ser que tengas unas camas para los gemelos en las que puedas dormir con ellos, el incluso con el mayor, sin molestar al padre, o que el padre se vaya a otra cama que es más mayor y puede tolerar mejor la separación que los bebés.

Un besito

Pregunta

Hola!
Después de mucho buscar, de un embarazo ectópico, estoy embarazada de 19 semanas de mellizos. Tengo otro hijo de 10 años y yo tengo 35 años. Pero me encuentro con muchísimos miedos, mucha ansiedad y escuchando todo tipo de comentarios de la gente que me rodea(en general negativos).
Aun no siento los movimientos de los bebes, y la próxima ecografía me la hago en 2 semanas. Es normal sentir tantos miedos y no sentir los bebes a esta altura?
Gracias por tu respuesta!

Respuesta

Querida Andrea

Bienvenida al mundo de los gemelos y mellizos. ¿A que da mucha rabia encontrarse con tanto opinólogo? A mí me daba mucha cuando empezaban a hablar y a adivinar el futuro de mi vida con gemelos.  Si todos los partos de gemelos acaban en cesárea, si no se puede amamantarlos porque no tenemos leche suficiente, si ya no volveremos a dormir en unos años,  y en general todo, como dices, muy apologístico.  Más parece que en lugar de estar embarazada tenemos un cáncer.

Tener miedo y ansiedad es muy habitual entre nosotras, porque no es habitual encontrar gente que te de  impresiones sobre la maternidad doble, no hay tantas referencias en la vida diaria, y con tanto opinólogo, todo se hace más cuesta arriba. Te enfrentas a muchas dudas, y cuando además hay una historia detrás de una búsqueda dura y larga, complicada, más angustias por saber cómo acabará todo.

Si te suscribes al blog puedes encontrar mi pequeña guía para mamás de gemelos para que puedas quedarte un poco tranquila.  Es verdad que este embarazo tiene más riesgos que si fuera de un sólo bebé, pero realmente las situaciones de mayor riesgo son las que pueden rodear a los gemelos que comparten placenta, porque fuera de este particular,  con una placenta y una bolsa cada bebés, el embarazo no tiene tantas complicaciones.

Por la circunstancia de tener dos bebés hay cambios en el cuerpo que pueden suponer una alteración a vigilar. Por ejemplo, las nauseas y los vómitos, que  suelen ser un poco más llamativos y duraderos por el doble de hormonas que ocasionan el malestar. También puede haber más resistencia a la insulina y con ello más riesgo de diabetes gestacional, o que la tensión pueda ser un poco más elevada. Con un buen seguimiento todo estará controlado.

El tema de los movimientos fetales, que tanto te preocupa a tí, y  a todas las madres. ¿Quién no se preocupa, sobre todo después de percibir el primero de los movimientos? Todas.  Y es bueno ser consciente de este hito y estar atenta al desarrollo de los mismos, porque es preventivo.

Con 19 semanas estás ya muy cerca de sentirlos. Habitualmente entre la vigésima semana es cuando se empiezan a sentir, y no tan evidentes como cuando ya se instalan en nuestra vida. Puede que hayas sentido ya esas especiales cosquillas, burbujeos, que son señal del movimiento más llamativo y palpable de las patadas. Y créeme que cuando empiecen a dúo no pararán, y tu barriga parecerá una feria. te sorprenderá los movimientos, y también las formas que adoptan en el vientre, y podrás identificar sus contornos. Es simplemente maravilloso. Yo creo que es lo que más añoro de estar embarazada, esa sensación de fiesta y juerga infantil dentro de la tripa, y las risas con los vaivenes de sus culitos.

En definitiva, no se harán esperar.

Después del parto, la máxima preocupación será el trabajo multiplicado por dos que tendrás, porque esto no lo podemos evitar. Es una realidad. Pero tienes un hijo de 10 años, que ya es muy autónomo y que se hará súper responsable con su madre y hermanos. Junto al papá nadie en la familia velará por vosotros como ellos. Tendréis que reorganizar todas vuestras prioridades, y hacer algunos ajustes para la llegada de los bebés.

Te recomiendo pasar por un grupo de apoyo de madres de gemelos para poder hablar de estrategias que te puedan ayudar en el día a día tras el parto y para resolver dudas, todas esas dudas que tienes. Todas las dudas que tengas, apúntalas en un papel y  si te animas, nos las  puedes preguntar en  nuestro grupo virtual de madres de gemelos de los últimos viernes de mes. 

Desde tu casa podrás acceder al contacto con otras madres en vivo. Puedes verlo aquí y si quieres estar al día de fechas, con los newsletter envío las fechas de cada sesión, que son totalmente gratuitas.

También tengo sesiones privadas, a 10 euros la hora, por si necesitas algo más personal y detallado.

 

 

4 comentarios en “GEMA RESPONDE

  1. Hola!
    Despues de mucho buscar, de un embarazo ectopico, estoy embarazada de 19 semanas de mellizos. Tengo otro hijo de 10 anos y yo tengo 35 anos. Pero me encuentro con muchisimos miedos, mucha ansiedad y escuchando todo tipo de comentarios de la gente que me rodea(en general negativos).
    Aun no siento los movimientos de los bebes, y la proxima ecografia me la hago en 2 semanas. Es normal sentir tantos miedos y no sentir los bebes a esta altura?
    Gracias por tu respuesta!

    • Hola Andrea. Te he respondido en el cuerpo de esta página, que es donde voy respondiendo a todas las preguntas. Paciencia, que queda poco para sentirlos.

  2. Hola Gema, me parece interesante y muy lindo de tu parte esta ayuda que proporcionas a mamitas que están ansiosas, tengo 7 semanas de embarazo y el día 20 de febrero me hice una ecografía transvaginal y el doc me confirmó que eran gemelos, mi duda y lo que me tiene muy nerviosa y asustada es que me dijo que no se veía la membrana interamniotica pero como era muy poquito el tiempo esperaremos 2 semanas mas que tengo otra eco.
    Mis miedos me han llevado a buscar mucha información y tengo miedo que puedan ser gemelos mo- mo.
    Gracias por la ayuda.cariños

    • Hola Johana

      felicitaciones por tu embarazo. La duda que planteas también la tuve yo. La membrana amniótica se ve mejor en las primeras 12 semanas, luego es más difícil poder diferenciarlas, pero un buen operador de ecografía podrá hacerlo sin problemas. Lo más importante es que si te confirman que comparten la misma placenta te hagas en seguimiento adecuado, que suele ser más frecuente por los riesgos. El mayor riesgos es el Síndrome de Transfusión Feto Fetal, por eso se hacen ecografías seriadas a partir del segundo trimestre para poder tener bajo control todo. El segundo riesgo y que todas miramos, es que no compartan algo más que la bolsa, porque entonces ya hablamos de siameses. Y nunca se nos va de la cabeza el parto, que suele programarse para evitar cualquier riesgo de enredado de cordones. Si tienes dudas, te sugiero que pidas un segundo diagnóstico con un ecografista y evites toda tensión. Tu salud es importante para tus bebés.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.