Gema Alvarado y su lactancia con gemelos

Hoy en nuestro espacio para Experiencias  de Madres con la Lactancia Materna de Gemelos Gema Alvarado nos trae su vivencia con sus pequeños, que ya tienen diecisiete meses.

Os agradezco mucho que compartáis estas historias con las madres que están esperando. Van a aprender mucho.

Ya sabes que si quieres compartir tu historia, de lactancia o crianza de gemelos, sólo tienes que enviarme tu relato con una foto para que pueda publicarla y rellenar un formulario de consentimiento para la publicación de fotos.

Lo que nos queda por vivir de lactancia

Me llamo Gema Alvarado y soy madre de dos mellizos preciosos que nacieron en la semana 35+2, por parto natural pesando 1.900 gramos y 2.200 gramos respectivamente.

Por debajo de la semana 37 todo parto se considera prematuro.

Así que Gema tuvo que empezar su experiencia con este pequeño obstáculo que en buenas manos, es fácil de superar. Y el peso de sus bebés…¡estupendo! ¿Verdad?

Tuvimos la suerte de tener bastante apoyo de la lactancia en el Hospital donde nacieron,  La Paz de Madrid,  donde en neonatos, insistiendo mucho en que era oro líquido para ellos.

Y está claro que la experiencia es un grado, la lactancia de mi primer hijo fue mucho más complicada, tuve mucho menos apoyo estando en la planta, pero aprendí tanto…que ahora no me podía pasar.

Mis dos partos han sido en el Hospital de La Paz, y en temas de nacimiento muy bien, porque fue parto vaginal sin episiotomía. He podido ver, además, la evolución de su personal.

Creo que depende de la persona que te toque, así te ayudan más o menos acertadamente. Yo puedo decir que tuve tuve dos ángeles.

En el parto de los mellizos incluso se respetó que al llegar no rompieran la bolsa del primero de los bebés que estaba preparado para nacer.

A las cuatro horas de trabajo de parto y sin dilatar ya negociamos el procedimiento para continuar y acepté romper la bolsa para tenerles bien monitorizados porque uno se les escapaba y no lo escuchaban bien.

A partir de ahí, en dos horas estaban aquí. Diez minutos de expulsivo 😂.

También tuvieron la deferencia de darnos habitación de uso individual con cama para el padre por la situación, así que yo solo puedo hablar genial de este Hospital.

El gemelo más grande tuvo insuficiencia respiratoria y estuvo con una CPAP, así que ninguno de los dos pudo estar piel con piel conmigo las primeras horas.

Una de las cosas que más necesitamos promocionar en la atención de bebés prematuros es el contacto piel con piel.

En algunas unidades nórdicas ya se estabilizan bebés muy prematuros encima de la madre y se facilita el cuidado canguro para que mejorar la situación clínica del bebé.

Incluso con alguna máquina adicional como la CPAP el bebé puede estar encima de su madre reciendo los beneficios de su calor, olor y su leche.

Estuvieron quince días en neonatos, y como al 8º-9º día conseguimos que de verdad empezarán a hacer tomas de pecho efectivas, aunque a priori muy cortas.

Estaban con sonda porque los bibes los tomaban fatal, pero cuando me dejaron un sacaleches doble empezamos a conseguir llevarles mucha más leche mía, ¡¡y eso hizo un gran cambio!!

Los bibes de leche mia sí que les tomaban, y empezaban a hacer tomas de pecho, aunque en el hospital daban por hecho que apenas sacaban nada.

Cuando tenemos un bebé prematuro pensamos que no mamará bien, que no tendrá fuerza para hacerlo. Lo cierto es que lo hacen lo mejor que pueden dada su inmadurez. No es una cuestión de fuerza, sino de habilidad.

Los bebés pequeños se encuentran muy a gusto tomando tomas pequeñas cada poco tiempo, cortitas. Cuando no han mostrado esta habilidad o es muy deficiente aún se usa un tubito pequeño que se mete por su nariz y llega al estómago.

Por ahí le meten la leche materna que la mamá se ha sacado previamente. A medida que adquieren más competencia se van agarrando al pecho y mamando más coordinadamente, pudiendo hacer el paso hacia una lactancia normal.

En casa imposible andar con el sacaleches para hacer lactancia diferida porque tenemos uno mayor además, así que optamos por intentar lo conocido del anterior, lactancia materna exclusiva.

Las madres de gemelos acaban estableciendo una relación con el sacaleches de amor – odio. Resta mucho tiempo de cuidado al bebé y de estar con otros hijos.

Gema estaba preparada por su experiencia anterior a subir un peldaño y optimizar sus recursos.

El enemigo de las madres de gemelos no deja de ser el tiempo, más que la leche materna.

Estábamos en alta domiciliaria y en la segunda visita de la enfermera ya le dijimos que habíamos quitado todos los bibes de apoyo, porque las tomas las hacían bien y luego rechazaban lo que les dábamos.

De inicio su cara fue de desconfianza, pero al pesarles habían subido más que ninguna vez.

El tener el pecho disponible todo el rato hizo la diferencia.

Cuando empezamos con suplementos para asegurar el alimento de los bebés, en algún momento la madre se plantea retirarlos a medida que los bebés van mejorando mamando.

Además, preparar, administrar y limpiar no deja de ser una gran carga. Toda vez que quieras retirar un suplemento de leche hay que evaluar la situación de los bebés, y hacer un plan para reducir poco a poco.

Solo si son muy pequeñas las cantidades de suplemento es posible hacerlo de golpe, y conociendo bien cómo actuar para compensar esa retirada.

Y así seguimos, siempre han sido de tomas mucho más cortas que su hermano, que tardaba al nacer una hora en comer.

No tuvimos grietas ni dolores, y casi siempre lactábamos en tándem con el Cojín Harmony, así yo optimizaba el tiempo y era muy sencillo.

Muchas madres se plantean la lactancia simultánea cuando se han hecho a las tomas individuales, y así pueden aprovechar más el tiempo para poder descansar o atender otros hijos.

Sólo hay que procurar que se agarren bien y si es necesario, ayudar con compresión mamaria.

Aún ahora, con 17 meses, si está uno a la teta quiere también el otro, así que hacemos mucho tomas simultáneas, pero ya sin cojín de lactancia, ellos mismos buscan su postura.

Me tuve que reincorporar a trabajar cuando casi tenían ocho meses, y no querían biberón de ninguna manera, así que tenían que adelantarles la comida y yo darles justo antes de despedirme,  para que cuadraran las horas.

Nunca han sido de chupete ni de biberón.

La lactancia materna para gemelos me parece cómoda tanto  con un sólo bebé como con dos, y no entiendo por qué no se potencia lo suficiente el apoyo para las madres que tenemos gemelos y queremos amamantar.

¡Muchas veces pienso en  la cantidad de biberones que habría tenido que preparar, lavar, esterilizar si me hubiera dejado llevar por los desconfiados y al final,  lo que me he ahorrado confiando en mi cuerpo y en la capacidad de mis hijos!

 

¿Tienes problemas con tu lactancia? ¿Te han salido grietas, te duele el pecho, piensas que no tienes leche suficiente? ¿Quieres retirar suplementos y no sabes por dónde empezar? Paso consulta en Madrid. Pídeme cita.

¿Quieres ver tu historia publicada y tu foto normalizando la lactancia con gemelos? Sólo tienes que enviarme tu historia con una foto para que pueda publicarla y rellenar un formulario de consentimiento para la publicación de fotos.

¿Qué te parece la historia de hoy?

1 comentario en “Gema Alvarado y su lactancia con gemelos”

Deja un comentario

quince + 17 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: