Lactancia materna de calidad

Llevo bastante tiempo queriendo escribir algo con este título tan claro, lactancia materna de calidad, porque suelo hablar mucho de ello con las mamás de gemelos que pasan por grandes dificultades para poder establecer una lactancia materna exclusiva.

Y es que escucho cada vez más cómo os llegáis a sentir fracasadas cuando os encuentrais sin salida en una lactancia mixta que no esperabas y te niegas en rotundo a aceptar ese destino.

Algunas madres lo pasan realmente mal intentando aumentar su producción de leche a toda costa, tratando de conciliar dar el pecho con extraer leche, dar biberones y sentir al mismo tiempo la presión de quien le dice que sus hijos estarían mejor si sólo recibieran leche materna.

Mujeres que pasan semanas y semanas, y hasta meses intentando conseguir no depender de un suplemento de leche de bote.

Batallando, llorando en la soledad, desesperadas porque han hecho todo lo posible y nada funciona.

Madres que cada vez que dan un biberón de leche de fórmula se fustigan porque no deberían estar envenenando a sus hijos, porque han escuchado que  la leche de fórmula tiene muchos peligros.

Y en este camino, en demasiadas ocasiones, madres que están muy solas.

Hoy quiero darte un poco de paz, querida amiga, madre de gemelos o mellizos, por qué ante todo te mereces una lactancia materna de calidad. 

En la lactancia no es Todo o Nada

Te lo dice alguien que te quiere, que te entiende y que además de  Consultora de lactancia materna es madre de dos parejas de gemelos amamantados.

Si algo he aprendido en estos años acompañando a muchas madres de gemelos en este camino hacia el éxito dando el pecho a sus gemelos, es que en la lactancia NO ES TODO O NADA.

Me lo  habrás escuchado si  has venido a los grupos, me lo  has leído si te has paseado por algunas de mis entradas.

NO ME CANSO DE DECIRLO

Hay tantas lactancias maternas como mujeres, y en cada una de ellas una historia que no conocemos y que debemos escuchar sin juzgar.

Por supuesto soy defensora de la lactancia materna, sino no sería IBCLC ni tendría este blog, pero tengo los pies en la tierra y me siento en el deber de hablarte claro.

Ni me gusta que se idealice la leche de fórmula ni que se haga con la lactancia materna.

Amamantar a gemelos es biológicamente y totalmente posible, POR SUPUESTO, pero un GRAN TRABAJO.

No me vas a escuchar todo lo contrario, pero hay que tener en cuenta que las madres de gemelos tenemos detrás demasiadas situaciones complicadas que escapan de nuestro control y que pueden determinar el resultado final de la lactancia.

Planeando un destino

Casi la misma proporción de madres de gemelos que de madres con bebés únicos, tienen la misma intención de amamantar a sus hijos.

Nos esmeramos en proporcionar información adecuada sobre los beneficios de la lactancia materna porque queremos que todos los niños tengan ese derecho a ser alimentados con la mejor leche del mundo, también los gemelos.

La lactancia es maravillosa. ¡Claro que sí!

Lactancia de calidad con gemelos

Ningún niño o niña tendría que crecer sin leche materna, sin el calor que le ofrece el seno materno.

Pero algunas veces esto no es tan fácil como parece. Sobre todo cuando entre medias hay gemelos o mellizos.

Quiero felicitarte si tu objetivo, tu destino,  es amamantar a tus hijos.

Es una fantástica noticia. 😀 

Quieres darles seguramente la oportunidad de tener ese alimento de oro y todas esas otras cosas que amamantar te permite darles, como el calor, la protección, y esa conexión especial cuando te miran.

Cuando sabes lo que quieres es fundamental preparar todo el escenario para el momento y tenerlo todo dispuesto.

Esto implica no solo información sino personal entretenado y preparado, con experiencia en esta lactancia.

Pero tienes que saber que aún así, es inevitable que a veces el viaje que inicias  hasta alcanzar tu destino final de pronto se puede torcer y amenace tormenta.

¿Y si no consigues darles sólo leche materna?

Viajando por carreteras secundarias

Seguro que en tu mapa tienes bien señalado el destino que quieres alcanzar. Te apetece mucho y es muy atractivo. Te han contado tantas cosas bonitas sobre él que no quieres perder ni un minuto de tu tiempo en llegar.

Cuando viajas con niños te acostumbras a que cuando inicias el camino, sabes dónde hay que llegar, pero no cuándo.

Con la lactancia materna pasa igual.

Sabes que lo mejor es que los niños reciban solo leche materna, pero es inevitable en el camino parar de vez en cuando porque los niños quieren hacer pis, o lloran y no aguantan más en la sillita.

Pues quieras o no tienes que salir a estirar las piernas y visitar el baño. Atiendes a los niños y cuando todo está bien, emprendes la marcha de nuevo.

En lugar de 2 horas de viaje, resulta que al final te va a llevar el doble o más de tiempo llegar a tu destino.

Si hay que dar un suplemento, pues se da, siempre priorizando claro, que la leche materna sea de la mamá o de un banco, pero sino tiene que ser leche de fórmula.

  • Algunos sufrimos mucho en el camino, porque no vemos el momento de llegar y descansar. No disfrutamos nada del viaje y no hacemos nada más que pensar en cambiar de rumbo o volver a casa, porque no merece la pena.

Creemos que serán dos o tres biberones, y resulta que nos encontramos con que estaremos más tiempo del esperado y no tenemos tiempo para poder  hacer nada más.

  • Otros en cambio le sacan partido y durante las paradas aprovechan para poder disfrutar del paisaje, da igual el tiempo que tarden. Incluso se piensan si al final en el camino no encontrarán una ruta más bonita que les depare más disfrute.

Aceptan que es necesario dar el suplemento e intentan darlo de una forma que luego no cueste tanto retirarlo.

Pues todo esto pasa con la lactancia materna en general, pero con gemelos, mucho más.

Sabemos dónde está el destino, pero no nos damos cuenta que tenemos dos bebés que nos hacen parar muchas veces por el hecho de que son dos bebés, que nos faltan manos para atender a todo y que son más pequeños e inmaduros.

Aparte hay que contar con que nosotras estamos cansadas y agotadas, en pleno proceso de recuperación, y que muchas podemos tener una historia completa de antecedentes que están empezando a pasar factura, pero nadie ha tenido en cuenta.

Es posible que no hayamos hecho un buen rodaje previo y entre ayudas y recomendaciones de los profesionales se haya pasado el tiempo de forma inútil y no hayamos detectado una avería importante que dificulta conseguir esa lactancia exclusiva.

Son tantas y tantas cosas con madres de gemelos las que hay que pensar, y estudiar que hay un punto de inflexión en el tiempo en el que después de haber hecho todo lo posible conviene pensar si merece la pena dejar de hacer pruebas y empezar a disfrutar con lo que se tiene.

Tienes un resumen de estas dificultades aquí.

Keep CALM, and RELAX

A veces solo el hecho de dejar de preocuparse y dejarse llevar puede hacer que sin darnos cuenta estemos en el punto de destino.

Centrarse en el ahora, aceptar que necesitamos un tiempo que no sabemos determinar, y dejarse llevar sin pretender cambiar mucho, intentando hacer lo que hasta ahora hacíamos de forma más consciente, para sacarle el máximo beneficio.

Si eres una de esas mamás que está batallando con tu producción de leche igual ya has hecho todo lo posible.

Con esto digo que has consultado tu circunstancia con una consultora de lactancia, te han estudiado, has hecho lo que te han indicado  y no consigues avanzar ni un paso.

¿Por qué no te quitas de encima ese peso ya y aceptas que puedes encontrar otro destino más atractivo sin mucho esfuerzo?

Algunas mamás se conforman con la lactancia materna mixta que tienen, y mantienen fija la cantidad de suplemento que ofrecen.

Además varían la forma de administrar esa leche y deciden  usar un relactador para darla y   sentirse más cercana a la lactancia materna.

Las que no quieren más estrés simplemente usan métodos de control sobre la velocidad del biberón, haciéndolo más fisiológicos, como el método Kassing.

Te sorprendería la cantidad de mamás que descubren que poco a poco consiguen que tomen menos leche del relactador y se sueltan de forma espontánea, sin hacer nada más que cambiar el sistema de administración.

Otras simplemente llega un momento en el que se encuentran que otros alimentos sustituyen a la leche artificial y no tienen más que pecho y sólidos.

En cualquier caso se trata de alcanzar un equilibrio en la balanza que permita que te desbloquees y puedas continuar más relajada y en paz, y sobre todo, sin sentirte culpable de nada.

Porque hiciste todo lo posible.

La lactancia materna de calidad no tiene que ser una lactancia exclusiva.

La cantidad de leche que toma cada uno de tus bebés no determina el éxito de tu lactancia.

Que la lactancia te deje buen sabor de boca a pesar de todo, es otra cosa mariposa.

Si te ha gustado esta entrada, puedes compartirla con quien quieras y si quieres recibir más información de Gemelos Al Cuadrado, puedes suscribirte a nuestra newsletter.

No olvides de dejarme un comentario si nos quieres contar tu experiencia, ya que seguramente, le vendrá estupendo al resto de las mamás que visitan la página y yo aprenderé mucho más de vosotras.

5 comentarios en “Lactancia materna de calidad

  1. Gracias por el artículo, me he sentido muy identificada porque estoy en ese punto que no sé por dónde tirar. Tengo mellizos de 4 meses que están con lactancia mixta desde el nacimiento. Nacieron prematuros de 34 semanas y estuvieron ingresados casi un mes por problemas de succión, no cogían ni el biberón. Desde el principio mi meta ha sido lactancia exclusiva pero cada vez la veo más lejos, lo que me crea una gran frustración.
    Pongo a los niños al pecho todo lo que puedo, estoy enganchada al sacaleches, la mayoría de días ni salgo a la calle a pasearlos porque no me da tiempo… y nada. Sigo con unos 300 ml de fórmula al día por niño y no consigo más. Si les doy menos no cogen peso. Hay días que pienso en dejar de amargarme con esto, pasar solo a biberón y disfrutar más del resto de aspectos de la maternidad, porque se está convirtiendo en obsesión, pero no puedo evitar sentirme mal porque no es lo que quiero….
    Se agradece leer en el articulo que no hay que sentirse culpable, es exactamente como me siento a veces.

    • Hola Elena
      lamento mucho que te encuentres así. Casi todas soñamos con esta lactancia conseguida, con todo leche de mamá, pero mira. Es prematuro, y en el camino me imagino que habéis pasado tantas cosas, y son dos. La lactancia mixta no es un fracaso, como ves, y en cambio dejando ya de torturarte y seguir agobiada, mantener esa cantidad de suplemento y darles su tetita te permitirá vivirlo de otra forma. Cualquier cosa sabes dónde estoy. Arriba están mis consultas y también tienes la tribu en facebook. Estos días iré implementando artículos que vayan en esta línea de ayudaros a continuar una mixta sin presiones.

      Un abrazo

  2. Una vez más muchas gracias por tus artículos Gema, estoy en ese punto exactamente. Luego de haber superado la crisis de lactancia de las 6 semanas con uno de mis Melliz y habiendo cumplido sus dos meses nos encontramos con los síntomas de crisis de lactancia en la niña de mi par … Y a esto sumado que la pediatra nos dijo que estan aumentando muy justo y nos propuso volver en 10 días para ver cómo sigue su aumento de peso y plantear quizás complementar con fórmula, lo cual no es de mi agrado ni un poco. Leche tengo siempre, el agarre es Buenisimo según las puericulturas de la clínica donde nacieron, e intentado la extracción de leche pero se me complica en encontrar momento para hacerlo ya que la niña me demanda mucho; cuando lo logro puedo sacar entre 30 y 50 en 10 a 15 minutos.
    Saludos y nuevamente gracias por tu labor !

    • Hola Karina

      vaya, veo que andas con proecupación por el peso de tus mellizos. Mira, a veces es cierto que nos preocupamos mucho del peso, de los percentiles y todo esto y luego te pones a mirar los datos y no concuerdan. Cuando dicen que van justos de peso ¿a qué se refiere concretamente? Porque igual es que no entra dentro de lo que ella espera, sus tablas, y con gemelos hay que mirar muchas cosas, y sobre todo, por encima de todo, el bienestar de los bebés. Si los ves bien, alegres, felices, cumpliendo con sus hitos del desarrollo, realmente que suban más despacio no es tan preocupante. Por supuesto que se puede mejorar, claro que sí. ¿Has probado a hacer compresión mamaria mientras das de mamar a tus bebés? Seguro que sí, porque parece que eres asidua de mi página y lo habrás visto, sino en la Guía de Lactancia tienes un artículo sobre la compresión mamaria, que es simplemente sacar leche dentro de la boca del bebé, con un masaje mientras maman. https://gemelosalcuadrado.com/compresion-mamaria/ Puedes probar porque no tienes que hacer nada diferente a como lo vas haciendo, solo añadir al mismo tiempo que maman, este masaje. Si quieres que veamos la evolución del peso de cada bebé, puedes coger una cita conmigo, tienes una gratuita de 30 minutos si no la has visto. Hasta ahora lo estás haciendo estupendo, y las crisis por otro lado son superables, se pasan y ya. Es muy frustrante cuando te dicen que todo lo que haces no tiene el resultado adecuado, e igual se equivocan. Puedes pedir una segunda opinión. Sobre el agarre, no te puedo decir mucho más. No lo he visto, y confío en tus puericultoras. Si la lactancia no te duele es otro factor a considerar a tu favor y que nos indica que succionan bien. Por si acaso siempre puedes ver este artículo y salir de dudas. https://gemelosalcuadrado.com/succion-del-pecho-correcta/ En cuanto a tus resultados con el sacaleches, pues después de haber amamantado, están bien. Ten en cuenta que no es lo mismo sacar leche que los bebés mamen, y que hay muchos factores a considerar. También se puede aplicar masaje a la extracción habitual, no hacerlo de forma pasiva. La extracción sobre todo es una cuestión de práctica, de paciencia. Hay madres que teniendo abundancia de leche, nunca han conseguido sacar nada de leche con un sacaleches. Un sacaleches tampoco nos dice qué hay en el pecho. No es fiable.

      Un saludo

  3. Gracias por el artículo. La primera parte podría haberla escrito yo Jajajajaja. Mis bebés nacieron de 32 semanas y estuvieron en terapia intensiva durante mes y medio. Ya en el hospital les empezaron a dar fórmula y biberón. Actualmente tienen casi 6 meses y ya empezaron con la ablactación. Nunca pude hacer LME lo cual me llenó de mucha frustración. Más cuando me dicen que el reflujo de mi niña podría disminuir si diera sólo leche materna. Llevo 6 meses luchando con esto, días donde me siento muy satisfecha y otros donde me siento muy frustrada. He estado a punto de tirar la toalla pero me niego por ellos. Sigo pegándomelos, sacándome leche y dándoles fórmula. He entendido que las circunstancias han sido difíciles y diferentes para amamantarlos como me habría gustado, aún así no puedo evitar de repente sentirme mal por no lograrlo. Tengo que reconocer que mis bebés han ido creciendo de maravilla y que están sanos. Pero definitivamente me habría gustado poder darles sólo de mi leche. Gracias por el artículo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: