Noches con gemelos: ¿cómo evitar un drama?

Durante esta semana se ha vuelto viral en la red el vídeo de una madre noruega intentando dormir a sus gemelos en dos habitaciones por separado y que plantea, de nuevo,  el eterno dilema de las noches con gemelos. No me he podido resistir a comentar el vídeo porque no tiene desperdicio, y bueno, yo creo que seguro que  alguna de nosotras se ha visto en situaciones  muy parecidas.

noches con gemelos

Este es el vídeo en cuestión, y éste el blog de Henriette Jonasson, la valiente mamá que asumió el reto de alguien que no tenía ni idea de lo que es tener gemelos, por supuesto. Si no lo has visto aún, no te lo pierdas.

Cuando yo llegué al mundo de la maternidad como a todas las madres el tema de las noches también me inquietaba, sobre todo porque a pesar de no haber tenido nunca esta experiencia, todos te decían que las noches con gemelos eran una pesadilla, y de hecho, puede llegar a ser todo un drama si te tomas en serio las recomendaciones de muchos “expertos en sueño” con antifaz. ¿ Y cómo son las noches con gemelos?

Pues muy entretenidas, porque dos bebés dan mucho trabajo y lejos de lo que muchos piensan, que las noches se hacen cada vez más largas y que puedes dormir más porque aguantan más sin comer, eso es todo un mito. Puedes tener esa suerte y que te toquen dos pacíficos gemelos que no dan guerra de ningún tipo, o dos bebés que necesitan mayor atención de acuerdo a situaciones especiales, que ahora no voy a explicar.

Esta pobre madre quiso poner en práctica un método diferente porque tenía problemas con la conciliación del sueño de sus gemelos en un momento del año especialmente delicado para todos: verano, calor y más horas diurnas.  Para nada una buena conjugación.

La madre lo quiso plasmar en un vídeo, intuyendo que no funcionaría, y estaba en lo cierto, pero ¡por probar que no quede!

Un vídeo de 3 minutos que resumen la pesadilla de dos horas de total frustración. La cara de la madre lo dice todo. Bien se estaría acordando del amigo que le sugirió el método, que bien podría haber ido a echarle una mano.

Cómo evitar el drama de las noches con gemelos

El sueño de todas las madres es que sus hijos se duerman solos y duerman del tirón. Que sus hijos no molesten y que se adapten a las rutinas familiares, sin pensar que esto es simplemente un objetivo surrealista, sobre todo con gemelos. Ya te explico por qué es imposible en otro post que puedes ver aquí.

Con este vídeo Mrs. Jonassen ¿qué quería mostrar al mundo?

  • ¿Que las noches con gemelos son una pesadilla?
  • ¿Que dormir a los gemelos en habitaciones diferentes no es claramente la mejor opción?
  • ¿Quería dejar constancia que podía lograrlo y utilizar el vídeo como incentivo para veces futuras?
  • ¿Quería demostrar a su amigo que no tenía razón?

Si observas bien la pobre madre está sóla ante el peligro y sin nadie que le ayude,  pretende dormir a cada uno de los bebés, que ya no son tan pequeños y se manejan solos,  en una habitación diferente, y  las condiciones de luz jugando en su contra.  Ella comenta en su blog que aunque pareciera que la habitación estaba iluminada, sólo en los momentos en los que los niños abrían la puerta, se hacía la luz, pero que en realidad, la habitación estaba oscura.

  1. El primer punto que quiero destacar es que esta madre está sola con dos revoltosos gemelos de aproximadamente dos años que se niegan a separarse para irse a dormir porque no están acostumbrados a ello. Esto es lo más lógico del mundo. Gemelos y unidos hasta la muerte. Por el amor de Dios, un poco de compasión para esta madre. Yo habría colgado al amigo del palo mayor sólo por la sugerencia.
  2. El cambio de estación y más horas de luz, más calor  lo ponen todo más difícil. Yo normalmente los acostaba a las 20 horas cuando eran bebés, pero en verano y con los niños más mayores, a las 20 horas es de día y te mandan directamente a paseo. Bajar la persiana y poner el aire acondicionado o ventilador, intentar que se duerman con luz.  o retrasar la hora de acostarse. Difícil elección. Es cierto que la rutina de la misma hora viene muy bien, pero no pasa nada por variar un poco buscando las mejores condiciones.
  3. Separar a los gemelos en dos habitaciones acostumbrados a dormir juntos todo el tiempo y pretender conseguir que se duerman por iniciativa propia, sin ninguna de las rutinas que tenían instaladas para cada uno: canciones, cosquillas, conversación. Me parece una locura. A los míos no les hables de separarse para dormir. Con dos camas, y una para cada uno, todas las mañanas amanecen bien pegados, como cuando estaban en mi tripa. Sobre todo los gemelos idénticos se necesitan mucho.

Tras recibir un aluvión de comentarios, algunos verdaderamente desagradables, la madre  ha tenido que explicarse y hablar de su rutina, que quiero comentar, porque es interesante, sobre todo porque no habla del famoso Método de Adiestramiento, y sí de otras posibilidades para abordar las noches con gemelos.

Henriette Jonassen expone que realmente a ella le hubiera encantado seguir practicando el colecho con sus hijos, una práctica que en Noruega y otros países nórdicos está muy extendida, pero obviamente si te echan de tu cama, te planteas dónde seguir durmiendo a los hijos.

Ante este dilema nosotros cambiamos el lugar del colecho, sabiendo que con ello me salía de la cama conyugal. Cuando hablo de colecho con gemelos siempre le digo a las madres lo mismo, que me temo que alguno se tendrá que salir de la cama en algún momento, a no ser que su habitación sea muy grande para poner otra cama extra.

Algunas parejas se escudan frente al colecho porque anula todo contacto marital, pero yo tengo que decir que entre que en  los primeros meses te quedan pocas ganas de contactos, y que más tarde estás simplemente derrotado al final del día como para hacer el salto del tigre, la solución intermedia es aprovechar otras horas para esos encuentros fogosos, que igual son más interesantes, sobre todo si son de calidad.

Desde luego, nada mejor para estar desvelada toda la noche que tener a los bebés en habitaciones diferentes y levantarte tropecientas mil veces porque algún amigo te lo dice, o porque lo ha dicho un fulanito que tiene no se qué libro y porque así serán más independientes, y bla, bla, bla…

También puedes probar dos camitas en la misma habitación y cantar canciones, contar cuentos o platicar un rato. Sólo necesitan seguridad.

Creo pensar que esta madre aparte de todo el problema logístico de repartirse entre dos habitaciones sin poder practicar las mismas rutinas, también podría tenía otro problema. Pienso que el hecho de mantener la misma hora para dormir a los niños quizás pudiera deberse a la manía de utilizar unas cuantas horas nocturnas para poder acabar tareas pendientes del día. Es  sólo una hipótesis, porque para mí el día siempre tiene pocas horas para hacerlo todo. Quizás trabajas, pones coladas, pasas la mopa o planchas  mientras tus gemelos duermen porque te absorben cada minuto del día.

El problema entonces no es el sueño con gemelos, sino que no tienes tiempo ni ayuda, que es muy diferente y luego todo se hace una montaña.

Lo malo es que cuanto más crecen más trabajo dan, más tiempo necesitan al día para su desarrollo y ¡son dos! Claro que puedes poner en práctica mil y una estrategias de optimización de tu tiempo diurno, por supuesto, pero sé realista con las necesidades que tienen tus hijos y que de verdad  requieren esta atención.  Si necesitas ayuda para llegar a todo,  es el momento de pedirla y no querer hacerte la heroína. La ayuda en casa para una madre con gemelos no es un lujo, sino una necesidad. No vas a ser menos madre.

En conclusión

  1. Busca tiempo para todo lo que quieres hacer y sopesa la posibilidad de que alguien te apoye para hacer esas tareas ineludibles por el día y déjate de hacerte superwoman con experimentos que te sugieran terceras personas sin idea de la crianza de gemelos, sobre todo de noche y sin ayuda.
  2. ¡Haz el favor de meterte en la cama pronto con tus hijos para descansar con un sueño reparador! Con más energía se rinde mejor de día y las noches con gemelos no serán un drama. 
  3. Sé flexible con las horarios en los cambios de estación. Aunque te lleve unos días de adaptación, puede mejorar tu descanso y el de toda la familia.
  4. Simplifica tu vida. Si dormir con tus hijos te proporciona mayor descanso e incluso te permite más tiempo para hacer algo más por la noche (aunque no te lo recomiendo), busca un espacio más grande donde practicar el colecho. Dos camas de 90 juntas pueden ser una buena idea.

A pesar de todo, no me puedo quejar ni decir que mis noches con gemelos hayan sido un drama o terroríficas. Supe tomar medidas antes de perder el control. O te reinventas y pasas de la gente y de sus sugerencias estrambóticas o sucumbes. ¿Y tú?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: