Ya soy IBCLC: soy feliz.

Una de las máximas aspiraciones de una asesora de lactancia materna puede que sea convertirse en Consultora  Internacional Certificada en Lactancia Materna o IBCLC. Por lo menos era una de las cosas que deseaba profundamente y para lo que llevo preparándome mucho tiempo. Han sido muchos años intentando pasar esa línea, que siempre por problemas económicos, era imposible. Por fin hoy puedo decir que después de mucho espera, ya soy IBCLC: soy feliz.

ibclc

¿Qué es una IBCLC?

Una consultora de lactancia materna o IBCLC  es algo más que una asesora de lactancia. Aunque en España no está reconocido como título, el/la  IBCLC es un/a profesional sanitario/a en el manejo clínico de la lactancia materna y el amamantamiento.

Se trata de la única certificación internacional que existe sobre la materia que otorga el  Consejo Internacional de Certificación para los Consultores de Lactancia (IBLCE) y demuestra al darlo que esas personas tienen conocimientos especializados y experiencia clínica tanto en amamantar como en la lactancia humana. Para la certificación se requieren pre-requisitos que dan valor a la credencial, como son la práctica en el manejo clínico de la lactancia, la educación en lactancia, amamantamiento y ciencias generales de la salud.

La profesión lleva en pie desde hace casi 30 años y todo este tiempo intentando hacer entender la diferencia de otros proveedores de cuidados de lactancia materna como consejeros de lactancia, asesoras de lactancia, matronas y otros médicos. Tal y como dice aquí Shakira Henderson MS, MPH, RNC-NIC, IBCLC. Esta batalla es quizás necesaria como cuando surge una nueva profesión, hasta que es reconocida, valorada y compensada.

A diferencia de otros profesionales de la salud, que tras la obtención del título sólo tienen que continuar con su formación continuada, las IBCLC  tienen además que pasar de nuevo un examen para re-certificarse como Consultoras a los diez años, y es una garantía de calidad en la atención a la madre y al bebé.

Las IBCLCs se rigen por un estricto Código Ético en el que hay unas obligaciones que debo asumir:

  • trabajar dentro de los parámetros establecidos por el Código de Etica del IBLCE, las Competencias Clínicas para la Práctica del IBCLC, y las Normas de Procedimiento para los IBCLEs establecidos por la Asociación Internacional de Consultores de Lactancia (ILCA),
  • integrar mis conocimientos y los estudios relacionados durante la prestación de atención a familias sobre la lactancia materna en todas aquellas disciplinas definidas en el Examen para IBCLC
  • trabajar dentro de los parámetros legales de mi región geopolítica donde voy a desempeñar mi trabajo  y
  • mantener mis conocimientos y calificaciones mediante formación continua.

Y también tengo unos deberes importantes que se pueden leer en el documento sobre el alcance de la práctica de la IBCLC, como por ejemplo el ya conocido deber con la protección, promoción y apoyo a la lactancia materna, entre otros.

IBCLC

El  Informe sobre el rol y el impacto del Consultor Internacional Certificado en Lactancia Materna dice que el/la IBCLC está generalmente preparado para trabajar en cualquier ámbito que brinde apoyo y cuidado a madres, infantes, niños, familias y comunidades. (ILCA, 2012). Esto decir, que puedo ejercer desde:

  • un Hospital, Centro de Salud, o Clínica privada y
  • de forma independiente en una consulta privada o acudiendo al domicilio de la madre.

Dada la creciente evidencia sobre el apoyo necesario hacia las madres y sus bebés en sus comunidades, es posible que pueda ejercer mi trabajo en otros ámbitos, como

  • en la investigación,
  • o en la formación académica, de forma gubernamental o no gubernamental.

Así que  desde el 30 de Octubre soy:

  • promotora de la lactancia materna entre las madres y a nivel social, económico y político,
  • experta en el manejo clínico de la lactancia materna y el amamantamiento,
  • colaboradora de madres, niños, familias y comunidades, así como de los demás profesionales de la salud,
  • educadora de madres, niños, familias y comunidades y formadora de otros profesionales de la salud,
  • facilitadora de la lactancia de estas madres y niños/as
  • investigadora entusiasta que busca evidencia sobre la materia,
  • consultora en políticas de lactancia para cualquier institución u organismo que lo requiera,
  • profesional al cuidado de la salud materno infantil con rol multidisciplinario,

¿Por qué es  importante una IBCLC?

Consecuentemente la importancia de tener un IBCLC para el manejo de la lactancia y el amamantamiento se ha transformando en una recomendación estándar dentro de los esfuerzos por mejorar la promoción, protección y el apoyo a nivel local, regional, nacional y global de la lactancia. ILCA, 2011

Las IBCLCs son importantes porque:
  • mejoran los resultados de la lactancia materna,
  • disminuyen los costes de la salud,
  • mejoran la satisfacción del consumidor,
  • mejoran la imagen de las instituciones,
  • mejoran la confianza del consumidor y,
  • mejoran programas y las políticas de lactancia.

Agradecimientos…

Toda la dedicación que he puesto desde que tras mi experiencia con mi primera lactancia de gemelos me llevara a estudiar sobre lactancia ha merecido la pena. Han sido pasitos muy gratificantes en los que muchas veces pensé que nunca llegaría el momento, donde incluso me planteé si era necesario hacerlo, y animada por gente que quiero mucho: Tere Rico, Pilar Martínez, Ruth Gimenez y todas mis compañeras en Multilacta, incluyendo a Marina Fernández, que también ha recibido este año su certificado, y con las ganas de ser tan buenas IBCLC como otras a las que admiro profundamente como Alba Padró, Inma Marcos, Helena Herrero, Kika Baeza o Ana Morales, (y las que me dejo) a las que no dejé nunca de querer emular. Seguramente me dejo otras muchas personas importantes en mi vida que me han animado mucho, como Claudia Pariente. Incluso a la propia organización que organiza el examen cada año, por su gran trabajo facilitando el examen a las personas que no pueden disponer para poder pagar las tasas, esa MILCC que ha hecho mi sueño realidad, ¡Muchas gracias!

Por supuesto, nada podría haber sido posible sin la implicación de mi marido, y de mis hijos y mi familia. Cada uno ha contribuido con aliento y otras cosas necesarias para que pudiera estudiar lo suficiente. Confiaron y me apoyaron cuando en 2008 me saqué el título privado de Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería, lo siguieron haciendo cuando lo hice público en aquellas durísimas pruebas libres que hoy me dejan trabajar en lo que no sabía que me gustaba tanto, los cuidados de salud de las personas. Y ahora esto,  SOY IBCLC ¡es increíble! Me siento tan feliz y agradecida….

A tu disposición, con mucho gusto, querida mamá. 🙂

2 comentarios en “Ya soy IBCLC: soy feliz.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: