Lactancia y medicamentos: ¿puedo seguir amamantando?

Inevitablemente las madres también nos ponemos enfermas. A pesar de ser más fuertes que el alcoyano, aunque estemos hechas de una pasta especial. De vez en cuando nos da un arrechucho malo. Hablamos de lactancia y medicamentos, porque las madres también tenemos que curarnos, y a ser posible, sin tener que dejar la teta.

Cuando es algo banal nos conformamos con sacar de la caja de los “paracetamoles” el prospecto y buscar en IMPORTANTE PARA LA MUJER.

No vamos a ir al médico por un dolorcillo de cabeza.

Igual te  han prescrito algún analgésico para controlar las molestias de esa maldita episiotomía que te han hecho. Ese medicamento te valdría para el dolor de cabeza igualmente. Es lo de andar por casa.  En este caso no habría que hacer más. Con ese bastaría y daño a los bebés no les ibas a hacer.

Mirando el papelito no te has quedado tranquila. ¡A ver si se han equivocado y vas a envenenar a los gemelos!

Por si acaso llamas a la farmacia y preguntas al farmacéutico, quien muy amablemente te dice que no te preocupes. Te lo puedes tomar.  😀

La cosa se pone peor cuando te levantas de la cama de estar toda la noche con la teta fuera y al hacer un pis te retuerces de dolor. Ya está. Te ha vuelto la infección de orina.

Lo que te faltaba.  😥 

Ahora no te vale decir que tiras de lo que te tomaste la última vez. Necesitas algo más fuerte.

Tienes que bajar al médico.

Los médicos son más profesionales y para sus cosas utiliza el vademécum de medicamentos.

Igual tienes suerte y no te dice nada.

Igual te toca uno que te dice que mientras te tomas el antibiótico tienes que dejar de amamantar. De esos médicos todavía hay, lamentablemente.

¡Con el vademécum hemos topado!

Yo como  IBCLC, que no tengo competencias para prescribir ni una patata.

Cuando recibo la típica llamada preguntando si es verdad lo que te ha dicho el médico, porque no quieres dejar de amamantar ni 3 días y duda, busco en www.e-lactancia.org.

No podré prescribir, pero puedo comprobar si tu médico te ha dicho algo que no sabe.

Porque no creas que todo el mundo sabe que hay una página específica para profesionales que te dice con toda seguridad si el medicamento es o no compatible con la lactancia.

A mí me han dado siempre un montón de infecciones de orina. Me dio alguna durante la lactancia.

Cuando ya estaba con una de estas infecciones sabía qué me iba a mandar mi médico: fosfomicina.

Vamos a ver un ejemplo. Con este medicamento en concreto  al buscar en  www.vademecum.es encuentras:

La fosfomicina trometamol puede pasar a la leche materna, por lo que se recomienda su administración durante la lactancia únicamente en aquellos casos en que se considere favorable el balance riesgo/beneficio”.

Ya te digo yo, que dependiendo del tipo de médico que tengas, igual te pone pegas con la prescripción.

Vamos a ver qué te pone en  www.e-lactancia.org:

  1. Pone Riesgo Muy Bajo. Esto es que te lo puedes tomar sin problemas. Y dice más
  2. Se excreta en leche materna en cantidades no significativas y no se han observado problemas en lactantes de madres que lo tomaban. Uso aprobado en lactantes menores de un año. Su baja biodisponibilidad oral protegería al lactante, salvo en periodo neonatal y en caso de prematuridad. El calcio de la leche dificulta su absorción. Tener en cuenta la posible negatividad de cultivos en lactantes febriles cuyas madres toman antibióticos.” APILAM. Fosfomicina. En: e-lactancia.org. APILAM: Asociación para la promoción e investigación científica y cultural de la lactancia materna; 2002 actualizado 30 jun 2015; acceso 21 dic 2017. Disponible en http://e-lactancia.org/breastfeeding/fosfomycin/product/

En esta página encuentras cada ficha con una leyenda de riesgo de colores y te da opciones de tratamiento alternativos incluso.

niveles de riesgo en lactancia y medicamentos

Lo que yo he subrayado, es una advertencia.

Si tienes bebés en periodo neonatal y en caso de prematuridad pues habría que mirarlo bien o buscar otra alternativa, que ahora mismo, en esta ficha no te da.

Si tus gemelos tienen 2 meses, han nacido a término, o ya tienen la edad corregida a término,  esto es, por encima de la semana 37, pues evidentemente está claro. Puedes tomar el antibiótico.

Sólo imprime la ficha y se lo llevas  al médico. Porque tú, por tu cuenta, ni hablar. 

Pueden pasar dos cosas: 

a- Que tu médico te dé las gracias por la ficha y te diga que no lo conocía. A partir de ahora va a usar esta página tan estupenda para  guiarse con las mamás que dan teta. Y tú le haces la ola.  😆

b- Que te diga que el médico es él, y tú no tienes competencia alguna y menos la loca de la teta que soy yo, que qué coño es una IBCLC. 🙄 Que él no te lo receta si sigues con la teta. Entonces tú te puedes ir a atención al paciente con la ficha que te has imprimido  y poner una reclamación porque tu médico se ha negado a  darte un  tratamiento que necesitas y por supuesto, cambiarte de médico pero ya. ¡Que se vaya a hacer moñas, hombre! 👿

Yo creo que hoy los médicos son más del tipo a, porque son muy abiertos, como mi médico.

Mi médico es la leche. Es un tío muy considerado y cuando le mando actualizaciones se lo pasa a todos los colegas. Está muy implicado y nunca me puso pegas. Lástima que no puedo derivar todas las mamás a su consulta.

Ni siquiera cuando Juan Miguel Rodríguez* me hizo el cultivo de mi mastitis y me hizo el antibiograma con los antibióticos. Ni pestañeó al recetarme el adecuado que me recomendaba.

El vademécum no se moja mucho.

La página se cubre la espalda y no te dicen nada claramente sobre si puedes o no seguir dando el pecho.

Lo más frecuente que te puede suceder como mamá de gemelos que amamanta, es que te aborde una mastitis.

Las mastitis son odiosas. Yo tuve una con la lactancia de los mayores, culpable de que destetara, y luego con los pequeños. Como producimos mucha leche,  😉 el riesgo está ahí. Un fallo al saltarte una toma por cualquier cosa y ya está incordiando, entre otras cosas.

Si tienes suerte y la manejas bien, en menos de 48 horas lo has resuelto. Basta con un poco de ibuprofeno, que sabes que te puedes tomar porque te lo mandó el médico tras la cesárea,  y a base de poner a los bebés bien colocados  a  tomar más  teta, aderezado con unas siestas  y lo tienes superado.

Sino mejora, pues no queda otra y toca antibiótico.

La mayor parte de las ocasiones lo que me encuentro son problemas con el tipo de antibiótico que te acaban prescribiendo para el tratamiento.

Suele ser un antibiótico inadecuado para la mastitis, que de tomártelo igual acabas peor.

Lo que hago es que te mando orientaciones para que estudies con tu médico otro tratamiento de acuerdo a las orientaciones más actuales y si te pone objeciones y te dice que habría que destetar pues te vas a otro médico, como te he dicho.

Y así con todo.

Te pasará cuando vayas al dentista, que si la anestesia y que si el antibiótico otra vez y así con todos los especialistas que visites, con tratamientos muy habituales.

Te sucederá incluso hasta cuando te vayas a hacer pruebas. De esto creo que hablaré en otra ocasión si te parece pero en el documento que te enlazo más abajo de la AEP ya tienes algo.

¿Qué se tiene en cuenta para prescribir el medicamento durante la lactancia?

Ahora mismo con e-lactancia.org la mayoría de los médicos lo tiene bien fácil.

Y nosotras, las madres, más todavía.

Hay muchas fichas con un montón de evidencia al respecto, y aún así, si te quedas con dudas, les mandas un correo y te contestan. Son majísimos.

Y puedes donar para su causa, que hacen un trabajo genial. En el enlace puedes pinchar

lactancia y medicamentos

Al final se trata de hacer una valoración cuidadosa usando los conocimientos de farmacocinética y farmacodinamia, que evalúan la relación riesgo-beneficio.

A groso modo, valoramos,

  • cuánto riesgo tendrían tus gemelos de tomar este medicamento a través de tu leche materna
  • y por otro lado se valora el riesgo que tienes tú si abandonaras la lactancia en este momento.

Es muy delicado.

Porque la lactancia materna es muy seria como para ponerla en peligro por un tratamiento de una semana.

Cuando no queda otra, y el medicamento no es compatible y tú necesitas curarte, la opción más segura para  tus bebés, para ti y vuestra lactancia es continuar con la lactancia extrayendo la leche y descartándola.

Te va a doler en el alma, porque todas sabemos lo que duele tirar tu propia leche con lo que cuesta extraerla. 😥

Si tienes leche materna guardada, es el momento de sacarla y usarla.

Mira, un motivo más para tener algunas reservas cuando los bebés aún son pequeños y no toman tanta leche.

Si no tienes leche pues tendrás que valorar darle una fórmula hidrolizada hasta que puedas volver a darle la tuya.

Ahora mismo no vamos a detallar aquí cómo se valoran los parámetros de la farmacocinética y la farmacodinamia,  para eso te emplazo a otro post que haré más dirigido a profesionales, pero como eres una madre curiosa, seguro que acabarás leyéndolo.

El saber no ocupa lugar. 😉 

Si te ves en una de esas que tienes que mirar si te lo puedes tomar o si te dice algo tu médico, pídele que lo mire en e-lactancia.org.

Y de paso, que done.  😀 

Medicamentos con los que hay que tomar precauciones

Generalmente casi todos los medicamentos son compatibles.

Hay realmente pocos medicamentos que no puedas tomar.

Pero estos son algunos que la Asociación Española de Pediatría tiene como Guía Rápida de Compatibilidad entre Medicamentos y Lactancia Materna. Está elaborado por Juan José Lasarte y Jose María Paricio. 

Los antibióticos y antiinfecciosos que hay que considerar antes de tomar serían:  Amantadina, Cloranfenicol, Quinolonas, Clindamicina, Lindano.

Antiepilépticos como Fenobarbital, Primidona.

Antihistamínicos: de estos hay que evitar los de 1ª generación.

Antiinflamatorios: las sales de Oro.

Cardiovasculares: Reserpina

Betabloqueantes : elegir Labetalol, Oxprenolol, Propranolol o Metoprolol.

Vasodilatadores antiadrenérgicos: elegir Metildopa o Hidralazina.

Descongestivos nasales.

Diuréticos: Tiazidas.

Drogas sociales: Alcohol, Cafeína, Tabaco.

Endocrinológicos: Algunos antidiabéticos orales Estrógenos

Gastrointestinales: Laxantes “activos”

Inmunosupresores:  elegir Ciclosporina o Azatioprina.

Psicofármacos – Antipsicóticos: Fenotiazinas (Clorpromacina)  Litio: requiere control clínico y analítico del lactante

Psicofármacos-Benzodiacepinas:  (elegir Lorazepam como ansiolítico)

Psicofármacos -Antidepresivos: Doxepina, Nefazodona (elegir Sertralina, Paroxetina o Fluoxetina)

Preparación maternidad de gemelos
Encuentra la preparación que estabas buscando para tu maternidad con Qué esperar cuando vienen dos.

Medicamentos totalmente contraindicados

Anticoagulantes : Fenindiona

Cardiovasculares : Amiodarona (por el yodo*)

Derivados del ergot (inhiben prolactina): Ergotamina

Ginecológicos Derivados del ergot: Bromocriptina, Cabergolina y Lisurida

Antineoplásicos

Psicofármacos: Anfetaminas

Yoduros, incluso tópicos*

Drogas de abuso social: Anfetamina, Cocaína, Fenciclidina, Heroína, LSD, Marihuana Alcohol en exceso

 

*Juan Miguel Rodríguez ha realizado un montón de cultivos de leche materna a madres con mastitis en la Universidad Complutense de Madrid.

Deja un comentario

5 × 5 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: