Mastitis durante la lactancia materna

La mastitis es una de las dificultades más comunes y complicadas que puede surgir a lo largo de la lactancia materna. Especialmente dolorosa, incómoda y agotadora, está considerada la principal causa de destete precoz.
La lactancia materna se espera que sea tan natural como agradable, placentera y  indolora, esa experiencia  maravillosa que te deja tan buen sabor de boca y no te importa prolongar todo el tiempo que se necesite. ¿Qué sucede cuando lo que te toca vivir no se parece en nada a lo que te contaban y dar el pecho a tu bebé se convierte en un suplicio?

La lactancia materna no tiene que doler 

Lejos nos quedan los comentarios de nuestras abuelas acerca del dolor que algunas veces había que soportar, en muchas ocasiones llorando, en cada toma de  pecho de nuestro bebé.  Hoy sabemos que nada de esto es así, y que no hay que ser ninguna heroína dando el pecho, porque la lactancia materna no debe doler. Muy mal lo haría la naturaleza si la lactancia tuviera que ser forzosamente dolorosa.
Muchísimas de las consultas que se responden día a día en las consultas de lactancia tienen en común el dolor que las madres sienten durante el amamantamiento, entre las que la mastitis es quizás el tema estrella por la cantidad de situaciones que se dan al mismo tiempo.Se estima que hasta un 33% de las madres lactantes experimentan esta complicación, y que se suele ser en un 95% de los casos más frecuente en los tres primeros meses de lactancia, aunque no está exenta de aparecer en cualquier momento.
“Una experiencia vital tan maravillosa es imposible que pueda doler y ocasionar tantas molestias”, podemos pensar al ver a una madre felizmente dando el pecho a su bebé. Pero cuando no hay suficiente información acerca de cómo funciona la lactancia y no existe el apoyo adecuado al inicio de la misma suele ocurrir que las expectativas idealizadas sobre la misma se truncan y frustran a la madre. Se entiende que sea una de las causas más normales de abandono de la lactancia.
No sólo vale con contar lo bueno que es dar el pecho y las ventajas que tiene para la madre y el bebé que se practique la forma natural de alimentación de la especie. Hay que prevenir situaciones dolorosas que dificulten el normal desarrollo de la lactancia materna, partiendo de la base de que, obviamente, no tiene que doler.Esto se hace en los grupos de lactancia, se debería hacer en los cursos de preparación al parto, y un repaso que hay que dar en cada una de las consultas obstétricas que hace el profesional, para que la madre quede al tanto y para que el profesional también lo esté de todo lo que va sucediendo a lo largo de la gestación y que puede predisponer o proteger a la madre de la mastitis.Aún así si la lactancia duele es hora de recurrir al apoyo profesional especializado, porque aunque nos hayan contado cómo resolverlo, tras el parto estamos tan sensibles que podemos no recordar qué hacer en estas situaciones y es primordial ser precoces en el diagnóstico y tratamiento para mejorar el pronóstico.

Recordamos así, que es fundamental que el bebé mame correctamente, que su lengua sea totalmente funcional, que drene bien la glándula donde se produce la leche. Para ello es necesario que el profesional valore de forma suficiente que todo está en orden.Si el bebé no mama bien el resultado más probable es la aparición de grietas y heridas sumamente dolorosas y que pueden impidir que la madre continúe lactando adecuadamente. Esa succión incorrecta tampoco drena bien el pecho y puede originar obstrucciones, zonas que no se vacían bien, y con ello el caldo de cultivo de la mastitis.

Definiendo mastitis: tipos 

El término mastitis se refiere a una inflamación que puede estar localizada en uno o varios lóbulos de la glándula mamaria y que puede venir acompañada o no, de infección. Así lo definió la Organización Mundial de la Salud en el año 2000. Se puede observar en una o en las dos mamas y se sabe casi con certeza que se trata de  una disbiosis o alteración en el equilibrio del ecosistema de bacterias que conviven en la glándula mamaria.

Cualquier madre a la que le hablas de mastitis la reconoce como una patología en la que se puede observar y sentir el enrojecimiento de la mama, zonas de la misma endurecidas y afectadas de tumefacción, muy calientes,  fiebre, escalofríos, dolores musculares y otros malestares tipicos de la gripe. Pero hay otras situaciones que sin tener este panorama, son también consideradas mastitis y las madres no lo saben. Esto retrasa el diagnóstico y tratamiento de la alteración.

Se puede hablar de tres diferentes tipos de mastitis según el curso que toman:

  • Mastitis Aguda, aquella que todo el mundo tiene en mente cuando una madre dice que la padece. La que cumple con los requisitos externos mencionados y cuya responsable suele ser una bacteria que no es habitual del pecho materno:  S.Aureus. Es posible que si no se trata a tiempo el cuerpo responda encapsulando las bacterias y dando lugar a abscesos que requieren abordaje quirúrgico.
  • Mastitis Subaguda,  aquella que sin tener un enrojecimiento de la mama, sí se percibe una induración, y cuyos síntomas locales son un dolor variable que se percibe como pinchazos, agujas que se clavan, ardores hacia dentro de la mama. Suelen ser propiedad de los Staphyloccocus como el epidermidis. Otras bacterias streptocóccicas asociadas como el S. Mitis o el S.Viridans también suelen aparecer en los cultivos microbiológicos de la leche materna de las madres con mastitis. Es la más frecuente de las mastitis. Son causadas por una mastitis las obstrucciones y las perlas de leche. Estas últimas, extremadamente dolorosas, son estructuras con matriz de calcio recubierta de bacterias.
  • Mastitis Subclínica. Las mastitis silente, que se muestra como sibilina,  sin sintomas visibles e indolora. Son iguales que las anteriores, salvo por las concentraciones de bacterias, que son menores y no llegan a mostrar dolor. En estos casos es el bebé quien nos pone en alerta porque hace cosas extrañas con el pecho, se pelea con él, llora durante la toma, se muestra inquieto y puede quedarse insatisfecho. Llora con razones, tiene mermado su caudal por culpa de la inflamación de la glándula mamaria y por los biolfilms de bacterias que rodean la luz de los ductos por donde sale la leche. Se puede notar que la leche sale con poca presión, como goteando o escurriéndose, sólo por un caño.
mastitis
Flujo sano de leche arriba, y flujo alterado abajo

Hasta hace relativamente poco que no conocíamos tanto de mastitis humana como ahora. Nadie se había tomado interés en investigar su origen, obviamente porque cuesta mucho y porque con la leche materna no se hace negocio ni se especula como con la leche de vaca. Han venido a ser justo los que más sabían de mastitis animales los que, con todo el sentido común,  han profundizado en esta cuestión, no sin dificultades económicas, haciendo grandes avances para nuestro bien.

Debemos dar las gracias al equipo de Juan Miguel Rodriguez, microbiólogo de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), todo lo que ahora sabemos ya que han pasado más de una década investigando a fondo la etiológía de las mastitis con más de 12.000 muestras de madres cultivadas y analizadas. Ellos son los que han afirmado con rotundidad, que las mastitis humanas están tan  infradiagnosticadas como infravaloradas en el mundo sanitario.

Diagnóstico, tratamientos y recomendaciones

 
Cuando hablamos de mastitis no podemos perder tiempo en un correcto diagnóstico, porque tanto mamá como bebé están sufriendo y corremos el peligro de cronificar la situación. Es importante el diagnótico precoz y su tratamiento porque es evidente que hoy en día nadie niega el incalculable valor biológico de este oro blanco para todos los bebés humanos, para su madre y para el resto de la familia y sociedad. Es por ésto que se merece el respeto y seriedad que corresponde a cualquier otra patología que acaece en nuestro organismo a pesar de las posibles alternativas a la alimentación natural como son las leches de fórmulas.
Cuando una madre acude a los profesionales con dolor en el pecho y sospecha de mastitis, hay que determinar cuál es el origen de la misma.  Esto se hace a través de un cultivo microbiológico especial de la leche materna, donde se puede determinar el tipo de bacteria que ha proliferado en crecimiento con respecto al resto del ecosistema glandular, su patogenicidad y resistencia a los antibióticos más utilizados. Al mismo tiempo se evalúa de forma concienzuda otros factores mecánicos que hayan producido a agravado la mastitis, como una anquiloglosia o frenillo sublingual corto.
Este tipo de cultivos es un poco difícil de conseguir en la sanidad pública, salvo excepciones. En ocasiones la madre tiene que lidiar con la opinión en contra del pediatra o médico de cabecera. En el mejor de los casos se prescribe un antibiótico, otras veces se sugiere a la madre que destete y con buena suerte se consigue que alguien cultive la leche de la madre.
En cualquier caso los cultivos los realiza el Centro de Diagnóstico de Mastitis Humana de la Comunidad de Madrid previo pago de unas tarifas.
Tras el análisis de la leche materna de ambos pechos se determina el agente causante y se propone el mejor tratamiento para esta afectación. De forma paralela el equipo de la UCM ha venido investigando en probióticos específicos  para el reequilibrio de la mama, aprovechando la comunicación que se establece en el llamado eje enteromamario. Los probióticos son una alternativa eficaz que puede sustituir a los antibióticos y que no tienen efectos secundarios en la madre ni en el niño.
En el caso de que con los probióticos no sea suficiente, se pueden recurrir a antibióticos,  tras la elaboración con el cultivo de un antibiograma que indique el más adecuado.
Junto al uso de probióticos y antibióticos el equipo de profesionales del Centro de Diagnóstico de Mastitis Humanas recomiendan antiinflamatorios como el ibuprofeno y analgésicos como el paracetamol combinados, dependiendo del tipo de mastitis.
Muestra microbiológica de leche materna con bacterias (los más chiquititos)
Es importante que si junto a la mastitis han existido grietas o se han producido grietas, no se extienda la leche materna en las mismas, ni siquiera se aplique lanolina, siendo más beneficioso la aplicación de aceite de oliva virgen que es antiinflamatorio.
Se debe evitar en la medida de lo posible la aplicación de calor antes de la toma, porque puede acelerar el crecimiento de bacterias. No obstante puede recurrirse a él de forma muy concreta durante dos o tres minutos antes de cada toma, porque dilata los conductos de forma momentánea y produce mucho alivio.
Durante la toma conviene que la madre exprima el pecho en la boca del bebé a fin de facilitar la transferencia de leche al bebé y el correcto drenaje de los conductos, que evite la proliferación de bacterias por la retención de leche que no sale y la reaborción de la leche producida. Esto mejora la secreción de la leche, junto a los antibióticos.

¿Puedo tener mastitis durante mi lactancia?

 
Resulta complicado predecir con certeza si las madres van a padecer o no mastitis durante su lactancia. Pero se sabe que hay predisposición de la propia madre, de las bacterias implicadas y de tipo médico como factores protectores en el mismo sentido.

Predisponentes:

  • Nuestro sistema de producción de leche y secreción es un sistema de conductos y por lo tanto el ecosistema ideal para la proliferación de bacterias conflictivas.
  • Las bacterias reinas del oportunismo son muy eficientes al utilizar la lactosa para multiplicarse.
  • Factores como el estrés, el tabaquismo o cualquier otra situación que afecte la salud general de la madre, incluyendo la de la propia mama solo perjudican.
  • Un sistema inmunitario deficiente, alterado o disminuido eleva el riesgo de mastitis.
  • Hay cierta predisposición genética que favorece esta disbiosis.
  • Las características de las cepas de bacterias que habitan en el ecosistema mamario y que viven en tolerancia mútua de forma normal (virulencia, tendencia a la formación de biofilms, resistencia a los antibióticos, evasión a la respuesta inmune del organismo…) pueden favorecer la aparición de mastitis.
  • Hay factores médicos que pueden transformar mastitis en superresistentes. Por ejemplo la administración de antibióticos de tipo Betalacmáticos durante el último tercio del embarazo, el parto y la lactancia. También nacer por cesárea modifica la colonización normal del intestino del recién nacido.
Protectores:
  • Sistemas inmunes más férreos contra este tipo de alteraciones.
  • La maravilla que tenemos de leche materna, con todos los componentes que cada día vamos descubriend y se convierten en verdaderas armas.
  • Las especies bacterianas forman alianzas con otras especies concretas que pueden proteger a la madre de mastitis.
  • Algunas bacterias producen péptidos específicos que son activas frente a la mastitis. Se llaman bacteriocinas.
  • Empleo de alternativas a los antibióticos durante el embarazo, el parto y la lactancia.
  • Correcta información de la madre en las técnicas de lactar, posición y enganche del bebé al pecho, lactancia a demanda sin restricciones, contacto piel con piel, no separación en las primeras horas, mínimos intervencionismos durante el parto…
En cualquier caso frente a la mastitis la madre debe conocer que no hay que necesidad de dejar el pecho, ya que el bebé no le afecta esta leche. En cualquier caso puede producirse situaciones de muguet oral que son fáciles de tratar,  y que hay formas de poner remedio a esta situación y convertir la lactancia materna en lo que debe ser, algo agradable para madre y bebé. Lo ideal es ponerse en contacto con profesionales de la lactancia materna que puedan evaluar y derivar para el diagnóstico diferencial a los profesionales adecuados y establecer el tratamiento y seguimiento oportuno.

Bibliografía

  • Mastitis: El lado oscuro de la lactancia materna. Microbiótica mamaria: de la fisiología a las mastitis.. Leónides Fernandez y Juan Miguen Rodriguez. Probioserch.

 

3 comentarios en “Mastitis durante la lactancia materna

  1. Una artículo muy completo a la par que interesante… el problema es que como no estes bien informada y asesorada ante semejante problemón acabes dejando de dar el pecho porque es lo que recomiendan la mayorìa del personal de pediatría…
    Soy madre de mellizos desde hace hoy justo 28 días y he tenido una mastitis la cual estoy curando poco a poco y no he dejado la lactancia gracias a gente que sabe más de este tema que yo y que me ha guiado… Y la mastitis como bien comentas derivó de un frenillo tipo 2 que tenia mi hijo..ahora que se le ha cortado veremos si poco a poco no vuelvo a ver mi pecho enrojecido y todos loa miedos que conlleva saber que tienes una mastitis por las posibles consecuencias.
    Me encanta tu blog, enhorabuena.

  2. Una artículo muy completo a la par que interesante… el problema es que como no estes bien informada y asesorada ante semejante problemón acabes dejando de dar el pecho porque es lo que recomiendan la mayorìa del personal de pediatría…
    Soy madre de mellizos desde hace hoy justo 28 días y he tenido una mastitis la cual estoy curando poco a poco y no he dejado la lactancia gracias a gente que sabe más de este tema que yo y que me ha guiado… Y la mastitis como bien comentas derivó de un frenillo tipo 2 que tenia mi hijo..ahora que se le ha cortado veremos si poco a poco no vuelvo a ver mi pecho enrojecido y todos loa miedos que conlleva saber que tienes una mastitis por las posibles consecuencias.
    Me encanta tu blog, enhorabuena.

  3. Me encanta el artículo, ojalá todas las mamás tuvieran esta información a tiempo. Ayer celebré mi noveno mes de lactancia gracias a Juan Miguel y su equipo y a mi matrona q fue la q me puso en contacto con él. Yo tengo mastitis subaguda desde q mi pequeña tenia un mes y ha habido momentos muy duros, pero gracias a los probioticos y a mi grupo de apoyo a la lactancia aun seguimos y espero q por lo menos sean otros 9 meses mas

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: