Cómo evitar y aliviar una obstrucción del pecho

Tiempo de lectura: 12 minutos

Las madres de gemelos que amamantan producen cada dí­a entre un litro y medio y 2 litros de leche materna con una demanda variable que puede oscilar entre unas 8 o 12 veces por bebé (Saint et al, 1986). Esto supone que cuando te saltas una toma por cualquier circunstancia el riesgo de que se produzca una obstrucción mamaria es muy alto.

Una obstrucción mamaria es eso, una retención de leche que no cursa con muchos más síntomas que un bulto o zona endurecida, y cierta molestia o dolorcillo (Lawrence, 2021).

Aunque se suele resolver en unas 24 horas, algunas veces puede persistir un poco más, hasta 72 horas.

Hay que vigilar el motivo por el que se producen estas obstrucciones, ya que pueden ser derivadas de una acumulación de leche por tomas sueltas o presiones varias, o por infecciones subyacentes.

Para evitar que puedas llegar a una de estas situaciones en las que el pecho se te ha bloqueado con un tapón de leche, te voy a dar unas pautas muy sencillas con las que podrás  disfrutar de una lactancia feliz con tus gemelos.

Si te ha pasado ya, te cuento cómo resolver la obstrucción y que no derive en una mastitis. 

Colocar a los bebés al pecho bien para que puedan mamar eficazmente

Antes de cualquier cosa cada bebé tiene que mamar del pecho en una posición que le facilites agarrarse de forma profunda al pecho.

Esto lo hemos visto en este artículo sobre cómo reconocer que tus bebés están succionando bien. 

Cuando están bien agarrados y bien pegados a ti es poco probable que mamen mal, a no ser que tengan alguna dificultad ajena al agarre.

Para salir de dudas, nada mejor que solicitar una consulta para comprobarlo.

No sólo tienen  que agarrar bien el pecho, sino ser capaces de succionar de una forma que consigan estimular el pecho adecuadamente y tomar la leche que necesitan. 

Cuando hablamos de gemelos y lactancia podemos encontrarnos fácilmente con dificultades que impiden que alguna de estas dos cosas, agarre y succión, no sean como esperamos.

Puede incluso que no se puedan agarrar aún y ni succionen. Nos pasa con algunos prematuros por ejemplo.

Entonces pasamos al plan B.

Hay que sacarse leche para compensar lo que no hacen los bebés.

Las obstrucciones se alivian una vez que se drena bien el pecho, y temporalmente retornan en la siguiente toma, hasta que se resuelve por completo. 

Usar el sacaleches de una forma correcta

El sacaleches es un amigo fiel de la madre de gemelos, solo que hay que usarlo bien.

Es un poco latoso por el tiempo que requieres para usarlo, y que no sabes de dónde sacarlo.

Hay sacaleches de varios tipos, que te pueden servir. Sólo hay que tener ciertas precauciones para usarlos. 

  • Primero tienes que escoger el embudo del sacaleches que se adapte mejor a tu pecho, porque con un sacaleches puedes hacerte daño e incluso una grieta.
  • Hay que usarlo con la intensidad adecuada y suficiente, que no cause dolor.
  • La duración de la toma tiene que ser la justa, ni más ni menos. Entre 15 y 20 minutos y nunca más de 30 minutos.
  • Para ahorrar tiempo puedes sacarte de los dos pechos al mismo tiempo, pero en este caso es posible que solo tengas que extraer en un pecho, porque las obstrucciones suelen ser unilaterales.

Sobre el uso de los sacaleches te hablo en este post. 

Cuando los bebés no se agarran hay que establecer un plan de acción para poder llevar al pecho al estímulo adecuado, porque aunque sean muy buenos los sacaleches, no dejan de ser aparatos que no son como la boca del bebé, que está perfectamente diseñada para extraer la leche de la forma más eficiente.

El plan necesariamente requiere imitar el ritmo que llevarían los bebés. Puedes sacar de ambos pechos al mismo tiempo durante 15 a 20 minutos por lo menos entre 8 y 12 veces al día. 

Puedes hacerlo cada dos horas por el día, o cada 3 horas por la noche.

Cuando estás en neonatos y tienes a los bebés ingresados y aún no maman, puedes sacarte leche allí mismo.

Si te vas a casa para descansar, necesitarás tener un sacaleches para hacerlo. Yo sugiero para estos momentos uno de calidad hospitalaria mientras dependa tu producción de ello.

Las madres se ponen alarmas para poder hacer todas las tomas y no saltarse ninguna.

También se masajean el pecho antes y durante la toma para mejorar tanto la experiencia como los resultados de la extracción.

No saltarse tomas

Las madres de gemelos amamantamos muchas veces al día.

Al principio lo hacemos de uno en uno y nos juntamos tranquilamente con 24 tomas. Casi una cada hora.

Los bebés no siempre maman con la misma frecuencia, ni en todas las toman maman el mismo tiempo. A esto se le llama lactancia a demanda.

Cuando maman bien no hay problemas porque en función de esto ellos regulan el volumen de leche que necesitan cada día.

Te puedes saltar toma de forma inadvertida cada vez que usas un chupete, introduces un suplemento de leche de fórmula, alargan una toma más de lo normal porque duermen o porque no te da tiempo a sacarte en el trabajo, cuando  o intentas forzar la sincronía de la demanda de ambos bebés a un patrón que te resulta más cómodo a ti.

Incluso si pasas de una lactancia mixta diferida (amamantas y te sacas leche para darle como suplemento)  a una lactancia materna directa.

Los bebés son los únicos que saben regular a la perfección el volumen de leche sin problemas cuando maman de una forma efectiva, a demanda y sin restricciones.

Sujetadores, golpes y hábitos

A veces simplemente es un sujetador o una prenda muy ceñida o que oprime el pecho puede ser estar facilitando una presión inusual en el pecho que favorece la obstrucción mamaria.

Puede ser también que coloques tus dedos para amamantar en forma de tijera cerca del pezón y con ello estás presionando sobre los conductos. No te imaginas lo cerca que están de la piel los conductos, son muy sensibles.

Algunas veces dependiendo de la posición cuando dormimos podemos poner en el pecho más presión y obstruir un conducto.

El uso de discos para proteger los pezones del roce pueden provocar obstrucción mamaria.

La correa de un portabebés o incluso el puñito de alguno de los bebés, pueden causar una obstrucción del pecho.

Cuando son más mayores pueden darte un golpe sin querer mientras maman, los míos lo hacían mucho cuando mamaban a la vez.

Cómo aliviar la obstrucción mamaria una vez aparece

Una vez que estás con la obstrucción mamaria hay que actuar rápidamente. La vas a detectar pronto porque el pecho suele doler, se enrojece por la zona del conducto obstruido y se pone un poco caliente.

Una obstrucción mamaria no cursa con fiebre. Pero por si acaso, tómate la fiebre 3 veces al día para llevar un registro de la evolución.

  • Antes de empezar con la toma puedes preparar un poco el pecho dándole un baño de agua tibia mientras te haces un masaje de estimulación para facilitar la eyección.
  • Si te notas el pecho con mucho edema, puedes aplicar el mismo masaje de drenaje linfático (presión inversa suavizante) antes de las tomas, que se utiliza para aliviar la ingurgitación de una subida de la leche.
  • Amamanta si es posible de uno en uno, para que puedas ir ayudando la toma con masaje circular y compresión mamaria. 
  • Coloca al bebé con un agarre lo más cuidado posible.
  • Elige una posición en la que la barbilla pueda quedar pegada a la zona de la obstrucción.
  • Masajea de la zona más alejada del pezón y hacia el mismo de forma suave haciendo circulitos con un poco de aceite de oliva en los dedos mientras mama y alterna con compresión mamaria para poder facilitar toda la salida de la leche que estaba retenida. Todo suave, evitando traumatizar más el pecho que tienes inflamado.
  • Si el dolor es muy incómodo, puedes tomar el analgésico o antiinflamatorio que te haya pautado tu médico para las molestias después del parto.
  • Busca ayuda para la casa, y para tus hijos mayores, si los tienes y para ti misma. Procura descansar todo lo que puedas.
  • Amamanta frecuente del pecho afectado por la obstrucción mamaria.

Sacaleches para resolver una Obstrucción mamaria rebelde

 

  • Introduce un sacaleches para la extracción más eficaz del pecho si no notas que los bebés puedan deshacer la obstrucción mamaria,   ayudados del masaje y compresión mamaria suave.

En ocasiones la obstrucción mamaria se puede solidificar y cuando sale del pecho tener una consistencia cremosa con aspecto de queso, también puede salir como formando hebras que se pueden observar en la leche extraída y que pueden tener colores entre marrón y verdoso.

Habitualmente después se produce un alivio importante del dolor y síntomas.

Estos materiales sólidos son restos de caseína y otros materiales en la leche endurecidos por sales que contienen calcio.

Con estas medidas la obstrucción mamaria no debería ir a más.

Alertas, a la vista mastitis

En los siguientes casos, es importante que acudas a una matrona, médico especialista o consultora de lactancia.

Si la obstrucción no se resuelve en 24-72 horas

O si empeora además la  situación pasando a estar como si tuvieras una gripe, ya que podrías  estar con un cuadro de mastitis clínica aguda (Lawrence, 2021).

  • Aumenta el dolor en el pecho,
  • se extiende la zona enrojecida,
  • notas más calor e induración,
  • aparece fiebre de 38º,
  • dolores musculares
  • vómitos y dolor de cabeza

A veces las obstrucciones mamarias se encuentran taponadas por un poco de piel formando una ampolla o un punto blanco sumamente dolorosas. En este caso hay que descartar que sea un punto infeccioso o por tracción. ¡No lo pinches por tu cuenta! Esto se debe hacer de una manera aséptica por un sanitario competente, como una enfermera o matrona.

Si presentas con frecuencia demasiadas obstrucciones, puede ser una señal de una mastitis subaguda o disbiosis en el pecho, que es un desequilibrio en la microbiota de la glándula mamaria que provoca estos taponamientos por sobrecimiento de ciertas bacterias (Lawrence, 2021).

Sigue con las mismas recomendaciones que con la obstrucción mamaria y pregunta por un antiinflamatorio compatible a tu médico – habitualmente es ibuprofeno-.

El reposo es obligado, necesitas descansar para resolver la mastitis. Recuerda además mantenerte bien hidratada y alimentada.

Lo más importante que no puede faltar es que el pecho se vacíe lo máximo posible. 

Por último, si persiste esa masa, o nódulo a pesar de lo anterior, el médico tiene que descartar que no sea otra cosa, como un galactocele o  una masa sospechosa de ser investigada por ecografía u otras pruebas.

Bibliografía:

  1. Saint, L., Maggiore, P., & Hartmann, P. E. (1986). Yield and nutrient content of milk in eight women breast-feeding twins and one woman breast-feeding triplets. The British journal of nutrition56(1), 49–58. https://doi.org/10.1079/bjn19860084
  2. Lawers J, Swisher A. Counseling the Nursing Mother: A Lactation Consultant’s Guide, 6th Jones and Bartlett Publishers, Inc. (13 Julio 2015) 
  3. Lawrence, R. A., & Lawrence, R. M. (2021). Breastfeeding e-book: a guide for the medical professional. Elsevier Health Sciences.

 

2 comentarios en «Cómo evitar y aliviar una obstrucción del pecho»

Los comentarios están cerrados.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Consigue tu entrada desde 37 euros