Extracción de leche materna: ¿Cuándo es necesaria?

Hoy te vengo a hablar de un tema tan odiado como alabado. La extracción de leche es habitualmente uno de los temas estrella entre las madres de gemelos.

Frecuentemente os escucho preguntar si es necesario hacerse con un sacaleches antes del parto. Pasa igual con el cojín de lactancia. 😉 Parece que fuera imprescindible tener uno listo cuando llega el momento.

En realidad, cualquier madre de gemelos experimentada te dirá que sacarse leche es como amamantar a un gemelo más, que consume gran parte de tu tiempo y es difícil de gestionar. Cuando sabes de qué va intentarás prescindir de ello a toda costa.

He de decir a favor de la extracción de leche que cuando yo fui madre de gemelos por primera vez salvó mi lactancia. Si no hubiera sido por ese sacaleches alquilado mis hijos no habrían tenido la mejor leche del mundo para alimentarse.

Hay situaciones que necesitan que te saques leche para superarlas.

¿Para qué hay que sacarse leche?

El objetivo de la extracción de leche es proporcionar al bebé la oportunidad de alimentarse con leche materna que luego se proporciona a través de otro método, como un vasito, la jeringa-dedo, o incluso con un relactador.

Es una técnica sencilla que imita los movimientos que hace el bebé mientras succiona y así es posible sacar la leche. Durante este tiempo se hace una lactancia materna diferida.

Por supuesto no hay nada más hermoso y cómodo que amamantar directamente del seno materno, pero cuando se presentan ocasiones en las que la lactancia directa no es posible el bebé tiene que tener garantizado su alimento.

Aliviar la subida de la leche

A los dos o tres días después del parto se produce la subida de la leche. A veces puede ser tan intensa que el pecho se congestiona y el pezón se aplana.

En una situación así el bebé no es capaz de enganchar el pecho. Además estás muy molesta y duele bastante.

Algunas madres piensan que en este momento viene estupenda la extracción de leche, y podría ser, pero antes hay que aliviar el edema que hay en la zona donde el bebé se engancha, que es complejo de la areola-pezón.

Esto se hace a través de un masaje especial que se llama de Presión Inversa Suavizante, que te cuente en esta entrada.

Aplicando este masaje podrás ver que empieza a fluir leche de forma espontánea, pero no es una técnica de extracción de leche.

Si aplicas este masaje antes de cada toma un minuto por lo menos la zona queda blanda para poder abordar el enganche del bebé o  hacer una verdadera extracción de leche.

Esta extracción de leche es solo puntual o temporal, hasta que el bebé se vuelve a enganchar del pecho.

Grietas de la lactancia

En los primeros días pueden aparecer las temidas grietas de la lactancia materna.

A veces son tan dolorosas e incapacitantes que puedes decidir posponer la lactancia directa hasta que se curen. Pero es necesario extraerse leche si quieres continuar alimentando al bebé con tu leche, y sobre todo para poder mantener la producción.

Cuidado, porque la extracción de leche puede empeorar la grieta si el embudo del sacaleches no tiene el tamaño adecuado. Suele ser una extracción temporal, ya que las grietas curan rápido.

Ten en cuenta que para que no vuelvan a salir necesitas saber que el bebé se coge bien al pecho. Puedes leer en esta entrada cómo evitarlas.

Obstrucciones de conductos o mastitis

A veces la leche se puede quedar retenida en un conducto de la leche. Las obstrucciones son frecuentes cuando se sigue un horario muy restrictivo durante la lactancia y el bebé se salta tomas. A veces puede ser un síntoma de que el bebé no está mamando bien.

Notarás un bulto en el pecho, muchas veces enrojecido, caliente, y doloroso.

Habitualmente el bebé es capaz de desatascarlo mamando, pero en el caso de que no se pueda la extracción de leche lo hace. Combinado con un poco de masaje sobre la zona se elimina en una o dos tomas.

Si  no consigues aliviar la obstrucción puedes estar ante una mastitis. Es la inflamación de alguna zona del pecho. La obstrucción es la manifestación más conocida de la mastitis.

A veces no hay una obstrucción que puedas notar, pero el pecho duele bastante. Es una mastitis infecciosa.

El tratamiento básico para curar la mastitis es que el bebé succione muy bien del mismo y muy frecuentemente. Sino lo hace el bebé hay que recurrir a la extracción de leche de forma temporal hasta que se cure la mastitis.

Problemas en el acople con el pecho

A veces el bebé no puede cogerse del pecho por la configuración de pezón que tienen. Pueden ser demasiado grandes y además puede ser bastante doloroso para la madre. Ni se coge bien del pecho ni es capaz de sacar la leche.

En estos casos hay que sacarse leche de forma temporal hasta que el bebé sea capaz de coger el pecho y manejarlo.

Otras veces es un pezón muy plano o invertido. Si a pesar de las técnicas especiales para lograr un enganche el bebé no se coge al pecho, hay que seguir alimentándole con leche materna.

Dificultades para succionar

La succión es un complejo  mecanismo que tiene que funcionar de una manera concreta para que el bebé consiga extraer la leche y alimentarse forma apropiada.

Son situaciones en las que es posible que la extracción de leche sea necesaria durante un tiempo para compensar las dificultades.

Por un lado vas a obtener leche materna para alimentar a tu bebé y por otro lado vas a darle a tu pecho las señales adecuadas para producir la leche que necesita.

  • Cuando un bebé nace prematuro, no tiene una coordinación adecuada para depender solo del pecho.
  • Cuando nace con muy poco peso y apenas tiene fuerza para mamar.
  • Cuando tiene alguna dificultad para mamar por la configuración anatómica de su boca (anquiloglosia, paladar hendido, fisura palatina…)
  • Cuando un bebé está enfermo o afectado para mamar del pecho totalmente

Para aumentar la producción de leche

La situación más frecuente que motiva el deseo de aumentar la producción de leche es obviamente, tener poca leche.

A veces el estímulo del pecho es insuficiente porque se lleva un horario muy rígido para alimentar al bebé, como el típico 10 minutos de cada pecho cada 3 horas. La lactancia materna para que funcione debe seguir el horario interno del bebé.

La lactancia debe ser a demanda, sin restricciones y eficaz.

Muchos bebés se quedan cortos con tan poco tiempo de lactancia y se quedan con  hambre. Como sigues a raja tabla esas indicaciones la sensación puede ser que no tienes leche suficiente, y entonces se inicia la suplementación con leche de fórmula.

Esto lleva por un lado a que el bebé se confunda cuando regrese al pecho después de haber empezado a dar esa ayuda, habitualmente con un biberón, y por otro lado a que el bebé se quede demasiado lleno y pida menos pecho.

El resultado es un desplazamiento de la leche materna, que se va reduciendo poco a poco.

Para recuperar esa leche algunas madres utilizan la extracción de leche a parte de poner a los bebés más veces al pecho y con una lactancia a demanda.

Muchas madres tienen que volver a incorporarse al trabajo después de la baja materna. Como los bebés suelen ser menores de 6 meses todavía dependen exclusivamente de la leche de su madre.

La extracción de leche hace posible que la madre pueda crear un banco de leche materna propio que poder usar cuando llegue el momento, y así disminuir la presión de tener que estar sacándose leche en el trabajo.

Es posible que te sientas solidaria y lo que quieras es contribuir con tu leche a un banco de leche materna público. Es un gesto muy hermoso que requiere también sacarse leche.

Inducción de la lactancia

Cuando una mujer que no ha sido madre biológica adopta un bebé puede

Simplemente la madre se extrae leche de forma regular con un plan diseñado específicamente para ella y producirá leche para su bebé.

Lactancia diferida como opción definitiva

Hace unos días hablábamos de la lactancia materna diferida y comentábamos que es una opción más de gestionar la lactancia materna, sobre todo con gemelos o más.

Problemas de salud de la madre

Cuando necesitas tomar un medicamento incompatible con la lactancia materna porque estás enferma. Si no te extraes leche correrías riesgo de obstrucciones y mastitis, y además no podrías mantener la producción de leche.

Esta leche que te extraes no puedes dársela al bebé y hay que descartarla. Para ver si es el caso puedes consultar la página de medicamentos y lactancia e-lactancia.

Puede que necesites ingresar en el hospital en algún momento. A veces lo sabes con antelación y otras veces te pilla de sorpresa.

Las madre que tienen ingresos programados pueden empezar a extraer leche para hacer un banco con el que alimentar el bebé en su ausencia.

Mientras dura la hospitalización necesitarás aliviarte y extraer leche para no correr el riesgo de que se obstruyan los conductos y se cree una mastitis, y además para no disminuir tu producción de leche.

Extracción prenatal

Es posible extraer leche antes del nacimiento del bebé. Se recomienda para madres diabéticas en las que es posible que el bebé necesite un suplemento de leche.

En ocasiones las madres de gemelos pueden recurrir a ella cuando tienen un parto programado. Con esa leche es posible alimentar a los bebés si la madre no puede sacarse leche en las primeras dos horas.

¿Qué se usa para hacer la extracción de leche?

Puede que sacarte leche solo sea una cuestión temporal, incluso puntual. Conviene valorar el tiempo que vas a necesitar hacer la extracción de leche antes de decidir qué usar para hacerlo.

No es lo mismo sacarse leche para aliviar de forma puntual una subida de la leche muy intensa que tener que sacarte leche todos los días para llevar a dos gemelos prematuros.

Antes de existieran los sacaleches las madres usaban sus propias manos para hacer la extracción de leche.  Hoy conocemos varias técnicas para hacer este tipo de extracción manual. Es una técnica barata que solo requiere un poco de entrenamiento.

Hoy en día lo más usado para sacarse leche son las bombas de extracción o sacaleches.

En el mercado existen muchos tipos de sacaleches de varias marcas. Hacerse con un buen sacaleches, adecuado para el tiempo que vamos a estar con la lactancia diferida es de gran importancia.

Los sacaleches actuales mejores del mercado permiten imitar la succión del bebé, pudiendo imitar las fases de la misma: al principio una succión rápida, pero mas suave, en el momento que se instaura la eyección, una succión mas sostenida e intensa.

Hay sacaleches que son personales, que los compras para uso particular, y sacaleches de calidad hospitalaria, que se suelen alquilar y son más efectivos para sacarse leche en los primeros días de forma regular.

Antes de comprar cualquier sacaleches consulta con tu asesora o consultora de lactancia, que te orientará sobre las diferentes opciones que tienes, porque hay sacaleches buenos, y sacaleches malos. Es la cruda realidad.

Son de utilidad los sacaleches eléctricos dobles porque reducen mucho el tiempo de extracciones e imitan muy bien el ordeño del bebé, y la succión simultánea estimula mejor la producción, aunque nunca como un bebé lo haría.

A la hora de escoger la máquina se debe pensar en:

  • el tiempo en el que vamos a utilizarla,
  • su facilidad para el uso,
  • en su eficacia para drenar y vaciar el pecho,
  • en su facilidad para la limpieza, sin huecos muy pequeños que favorezcan el crecimiento de bacterias.
  • Sus piezas deben ser aptas para la esterilización casera.

Es bueno buscar sacaleches que tengan recipientes con una boca que combine con las roscas de los embudos que disponemos, incluso de las tetinas que usamos (recuerda que hay sistemas alternativos al uso de biberones y tetinas).

El tamaño del embudo del sacaleches tiene que ser adecuado al pecho de la madre, un pecho muy grande o muy pequeño con un tamaño de embudo estándar puede no dar buenos resultados y al revés, provocar problemas en la madre.

Para saberlo sigue las siguientes indicaciones que el propio fabricante Medela indica en su página web.

  • Coloca el pezón en el embudo y céntralo. Conecta el extractor.
  • ¿Se mueve el pezón libremente en el túnel del embudo?
  • ¿Hay poco o nada de tejido de la areola dentro que esté siendo tirado hacia el túnel del embudo?
  • ¿Puedes ver un movimiento suave y rítmico en el pecho con cada ciclo del extractor?
  • ¿Sientes que el pecho se está vaciando por completo?
  • El pezón, ¿está libre de dolores?

Si la respuesta a alguna de las preguntas anteriores es NO, pruebe con un embudo más grande (o más pequeño.)

Además sacarse leche no significa que necesariamente  lo hagas para recolectar leche y administrar de forma diferida, es posible poder extraer leche dentro de la boca del bebé, lo que conocemos con el nombre de compresión mamaria.

Para recoger la leche materna vas a necesitar recipientes aptos para la alimentación.

  • Biberones. De diferente tamaño y rosca, de boca ancha o de boca estrecha.
  • Bolsas de recolección de leche. Especiales para recoger leche o de uso alimentario.
  • Recipientes de uso alimentario, como de cristal tipo conservas.
  • Jeringuillas, muy usadas para llevar pequeñas cantidades de leche en los primeros días, coma la leche extraída antes de dar a luz.

 Si estás fuera de casa también vas a necesitar una nevera portátil con acumuladores de frío hasta que puedas refrigerarla.

Pasos para extraer leche materna

Una vez hayamos decidido el método de extracción de leche mas adecuada a nuestras necesidades, podemos empezar la tarea de la sacarnos leche.

Antes de nada tomar las medidas higiénicas necesarias, cuidando la higiene de las manos, y uñas. En esta página tienes documentos que te pueden ayudar a hacerlo de la forma más correcta

En todas las expresiones de leche es muy recomendable la realización de un masaje de tipo estimulante, con suaves movimientos para mejorar y facilitar la eyección de la leche. Al mismo tiempo se puede utilizar la aplicación de calor.

El masaje consta de varios pasos:

  • Masajear: oprimiendo firmemente el pecho hacia la caja torácica (costillas) realizar un movimiento circular con los dedos en un mismo punto, sin deslizar los dedos sobre la piel. Después de unos segundos ir cambiando hacia otra zona del seno.

masajear extraccón de leche

  • Frotar el pecho cuidadosamente desde la parte superior hacia el pezón, de modo que produzca un cosquilleo. Continuar este movimiento desde la periferia del pecho hacia el pezón, por todo alrededor.

frotar extracción de leche

  • Sacudir ambos pechos suavemente inclinándose hacia delante.

hand-expressing-3-30

¿Cuántas veces hay que extraer leche?

El sentido común nos indica que la mejor estrategia para extraer leche es tan frecuentemente como el bebé lo haría si estuviera mamando y lo antes posible si la necesidad se presenta en el posparto inmediato, en las primeras 6 a 12 horas. Sobre todo si los bebés no han podido mamar.

Un bebé mama como mínimo unas 8 veces al día y tan frecuente como de 10 o 12 veces al día, depende de las necesidades en cada momento. Con gemelos incluso hasta 14 veces al día.

Cuanto más se retrasa este momento más complicado puede resultar conseguir un volumen adecuado de leche a largo plazo, empezar lo antes posible dentro de las circunstancias de cada madre.

Las dos primeras semanas posparto son especialmente críticas, ya que en este momento el pecho está calibrando la cantidad de leche que tus bebés necesitan. Se establecen los receptores de prolactina, que permiten que la hormona prolactina llegue a las células que producen leche.

Cuánto más al alta se calibre tu pecho, mayor cantidad de leche y mejor flujo para tus bebés. Sé que puede resultar agotador cuando estás en pleno proceso de recuperación, pero merece la pena, teniendo en cuenta que pasado este tiempo es muy complicado que puedas conseguir todo lo que necesitas.

Los primeros días días es buena idea sacarse leche de forma manual para poder aprovechar cada gota de calostro. Cualquier cantidad de leche es valiosísima.

Cuando tienes dos bebés es muy complicado gestionar el tiempo para extraer leche, sobre todo si además estás amamantándolos. Si maman pero se cansan rápidamente de hacerlo, puedes  limitar la toma del pecho directo para poder tener tiempo y extraer leche para estimular el pecho de forma adecuada. Sólo hasta que puedan ser capaces de mamar todo en el pecho.

La duración de la sesión puede variar entre las madres dependiendo de la anatomía de su pecho. Entre 10 y 40 minutos por toma de pecho directa, tomando a lo largo del día alrededor de 140 minutos.

Si lo trasladamos a la sesión de extracción de leche 10 y 20 minutos por sesión cada 2 o 3 horas al día. Puedes continuar extrayendo leche hasta los 30 minutos si ves que sigue saliendo leche de forma mantenida  o hasta 1 o 2 minutos después de no salga casi leche.

La extracción de leche se mantiene tanto por la mañana como por la noche,  por lo menos una vez.

Intervalos muy largos entre tomas y extracciones puede reducir la producción de leche en las primeras semanas.

Por la mañana podemos encontrar cuantitativamente más cantidad de leche que a cualquier hora del día si se mantiene la extracción nocturna, muy importante para la lactancia materna.

Pasado un tiempo te darás cuenta cuáles son tus mejores horas para extraer leche, y quizás te interese juntar en poco tiempo algunas sesiones de extracción de leche, por ejemplo por la mañana y hacer menos por la noche.

Para poder guiarte mejor con las extracciones de leche puedes utilizar unos registros. Aquí te dejo uno de Medela

Si te ha parecido interesante este artículo y crees que puede ser de utilidad a alguna mamá, comparte. Gracias.

3 comentarios en “Extracción de leche materna: ¿Cuándo es necesaria?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: