Así se hace una asesora de lactancia materna

Tiempo de lectura: 10 minutos

Desde hace mucho tiempo se conocen los beneficios que tiene el apoyo a la madre lactante cuando a ésta le faltan referencias sobre el amamantamiento dentro de la familia,  información y confianza suficiente en sus habilidades. Grupos de apoyo  talleres, una asesora de lactancia materna, y otros profesionales especializados en el amamantamiento y la salud salen al encuentro de esta demanda de las mujeres durante estos momentos difíciles.

asesora de lactancia materna

Hace ya casi más de diez años que soy asesora de lactancia materna.

Comencé mi carrera ayudando a las madres que decidían dar el pecho valientemente a sus gemelos porque yo directamente había sufrido la falta de apoyo en momentos claves de mi vida como mujer lactante.

Así nació el grupo de apoyo a la lactancia materna Multilacta.

Mi objetivo claramente era que ninguna madre de gemelos se encontrara perdida sin respuestas y no lo pasara tan mal como lo pasé yo, sobre todo por la falta de información y la dificultad que se presenta a la hora de retomar la lactancia gemelar.
 
Con mis segundos gemelos me reforcé como asesora de lactancia materna experimentando por completo el amamantamiento de gemelos de principio a fin, aportando a Multilacta el valor que se merecía.
 
Los grupos de apoyo están formados por madres voluntarias con experiencia personal como madres lactantes que además cuentan con formación adicional sobre el arte de amamantar.
 
Durante los encuentros es importante que la asesora de lactancia materna escuche de forma activa a las madres y se ponga en su lugar, ofreciendo respeto en sus ideas y aportando información con total objetividad y neutralidad.
 
Pueden realizar este trabajo en sesiones grupales o de forma personalizada a través del teléfono, los mails e incluso ahora, a través de WhatsApp.
 
Al ser un trabajo voluntario la asesora de lactancia materna no está sujeta a ningún tipo de remuneración, pero tampoco está sujeta a obligaciones más allá de lo que tu situación personal y familiar te permite.
 
Así lo he ido haciendo yo.
 
También es posible apoyar a las madres desde talleres de lactancia de profesionales de la salud, o como especialistas en clínica de lactancia materna, como las IBCLCs, y también como enfermeras o matronas, que complementan su formación de lactancia.
 
Yo además de asesora de lactancia en Multilacta, soy Consultora Internacional Certificada en Lactancia Materna – IBCLC, desde 2015.
 
Además del grupo de apoyo, también ofrezco servicio personal en domicilio y On Line como parte de mi trabajo remunerado.
 

Creación del proyecto Multilacta y el inicio de la asesora de lactancia materna

Multilacta nació como un proyecto de apoyo a las madres de gemelos por iniciativa mía.
 
Entonces formaba parte de una asociación de padres de hijos nacidos de parto múltiple en  mi comunidad,  de la que era socia.
 
Aunque esta entidad acompañó al proyecto financieramente, nunca tomó interés verdadero por la filosofía de lo que era un grupo de lactancia materna, lo que me resultó bastante frustrante. 
 
En solitario dirigí cada una de las reuniones, eventos y charlas de Multilacta como asesora de lactancia materna, que se inició en 2003, que funcionaba como cualquier otro grupo de apoyo madre a madre, con todo lo que ello conlleva.
 
Había estado dos años esperando el momento, formándome y en contacto con muchas buenas asesoras, entre las que destaco a las chicas de Alba Lactancia Materna.
 
Recuerdo con cariño los correos intercambiados con Eulalia Torras y con Inma Marcos. Sólo con eso aprendí un montón. Lo que habría dado por estar con ellas físicamente.
 
En 2007 decidí marcharme de la asociación en la que estaba el proyecto, para fundar oficialmente Multilacta.
 
Así encontré a seis mujeres maravillosas que me dieron su apoyo, entre las que estaba Claudia Pariente de EntreMamás, o Marina Fernández. 
 
Multilacta se rodeó de besos y abrazos, sin miedo a decir la verdad.  El grupo se extendió de Coslada a varios puntos de Madrid, y me sentía feliz de que así fuera.
 
Llegamos hasta Gijón.
 
Como cualquier otro grupo de apoyo, Multilacta ofrece sus servicios de apoyo a la lactancia materna de forma gratuita, y tiene a sus asesoras como voluntarias haciendo un trabajo de gran  valor en la comunidad.
 
Hacemos reuniones periódicas cada mes, atendemos a las consultas de las madres por teléfono y por mail.
 
Los encuentros personales son escasos porque de forma práctica entre tanto niño es un poco difícil atender a una mamá sin tener la casa llena de ruido, y no tengo espacio para poder atenderlas como se merecen.
 
A mí personalmente me resulta difícil actualmente hacerlo desde mi propia casa, que habría sido una buena opción, pero preferí dejarlo fuera por mi familia.
 
Multilacta se financiaba principalmente de las cuotas de sus socias y de donaciones puntuales que ofrecían algunas madres de forma generosa.
 
De esta manera, era difícil realizar encuentros personales a domicilio, y sólo podemos invitar a las madres al grupo antes de la hora o después de la misma.
 
La que lo hace es porque puede, no porque se la obligue y, se decidió que podía cobrar por su trabajo, aunque no lo hiciera como asesora Multilacta, sino simplemente como asesora.
 

Apoyo a la lactancia materna en el propio domicilio

Durante un tiempo me planteé si podía llegar más lejos en la atención a las mamás, e ir a sus casas como ellas me pedían.

Era interesante poder actuar en el hogar, porque te da mucho juego observando el entorno y viendo cada una de las circunstancias en los grupos de mamás y bebés.

Pero no podía costearme el desplazamiento como asociación, porque no había para ello. Tampoco podía obligar a nadie hacerlo, y era necesario buscar una solución.

Normalmente el trabajo de apoyo en el domicilio lo suele hacer una matrona o un profesional de la salud.

De las profesionales de lactancia materna, la IBCLC es la más indicadas, porque tienen una titulación específica, y su servicio es remunerado.

Aquello generó un debate interno entre las asesoras, y la divergencia de ideas nos llevó a concluir  que no podíamos obligarnos a hacer este servicio gratis a las casas, ni podíamos cobrar como asociación por ello, porque obviamente nuestra espíritu no deja de ser el puro altruismo y el trabajo voluntario.

Así que Multilacta no realiza estos apoyos puntuales en el domicilio de las madres, pero tampoco impide que sus asesoras de lactancia materna puedan realizarlo, gratis o cobrando como otra cosa diferente a la asesora de lactancia.

Así llegué yo a realizar este acompañamiento a las madres.

Por un lado motivada por la propia demanda de las madres, y por otro lado por mi necesidad económica, ya que estaba en paro y teníamos serios problemas para poder mantener la familia.

Para poder atender mejor a las madres, y de una forma más completa, me saqué un título de FP de Grado Medio, como Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería y poder ampliar mis conocimientos.

Así empecé a acompañar a las madres algo más que en su lactancia materna, en los primeros días de su maternidad.

Y como no me quería quedar ahí, me decidí a postular como Consultora Certificada Internacional de Lactancia Materna y aprobé

Así que además de asesora de lactancia materna soy IBCLC.

Tengo claro que cuando voy a ver a una madre porque necesita ayuda con su lactancia, y  a veces hace falta quedarse más que una o dos horas y no sólo mirar y explicar.

Antes de acudir como IBCLC podía  hacer tranquilamente una comida rica, o planchar un poco de ropa.

Además, si la lactancia materna es a demanda difícilmente puedes pretender encontrarte a la primera de cambio con un bebé receptivo para mamar y puede que la madre no haya ni comido. Muchas son las veces que toca esperar. 

Mi función era más de auxilio en esos momentos.  Así que yo iba como auxiliar de enfermería con conocimientos de lactancia materna.

Si me encuentro con una mamá con dificultades para el enganche y desanimada por el dolor y las molestias, con  una sola vez no me va a bastar.

Me quiero ir de su casa sabiendo que más o menos ha colocado varias veces al bebé,  ha reducido todo lo posible su dolor y refuerza su confianza.

Hago un historial de la lactancia materna bastante exhaustivo y el seguimiento puedo hacerlo si la madre me va contando luego por teléfono, que hoy en día con whatssapp es bastante cómodo, tanto para ellas como para mí, llegando a un acuerdo de otra cita, o acudiendo al grupo de lactancia.

No veo problema en compatibilizar el voluntariado de asesora de lactancia materna con el trabajo remunerado como Auxiliar de Enfermería o IBCLC. 

Como siempre digo, si la madre quiere un servicio gratuito,  también tiene posibilidades a su disposición totalmente gratuitas de muchas formas.

Si no las acepta y prefiere algo personal y más íntimo y en su casa, tendrá que pagar un servicio profesional. Creo que es lógico.

 

2 comentarios en «Así se hace una asesora de lactancia materna»

  1. Hola te quería dar las gracias x toda la información que das en tu blog,es muy buena y ayuda .
    Estoy en mi novena semana de embarazo gemelar y estoy muy asustada …. Estoy gordita tengo azúcar y soy hipertensa casi na jiji pero quiero tenerlos aunque me da miedo pero gracias a leerte. Esos miedos se van aplacando muchas gracias de verdad

Los comentarios están cerrados.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.