¿Qué es la Preeclampsia? Aprende a reconocerla

La preeclampsia es una hipertensión arterial inducida por el embarazo  que se presenta con cierta frecuencia entre los embarazos gemelares y que puede poner en peligro la vida de la madre y de los bebés.

preeclampsia

Durante el embarazo la tensión arterial puede sufrir modificaciones al alta o a la baja. Se conoce que durante el primer trimestre a veces las mujeres tienen tensiones arteriales por debajo de los valores normales, por efecto de la relajación de los vasos sanguíneos, pero a partir de la segunda mitad del embarazo puede elevarse.

La hipertensión arterial  es una resistencia de las paredes arteriales al paso de la sangre, que pone en peligro la oxigenación y correcta nutrición celular de nuestro organismo. En la gestación esta situación puede agravarse y convertirse en una preeclampsia.

A continuación te contaré, qué es y por qué sucede la preeclampsia, cómo detectarla y qué medidas de prevención y tratamiento son las adecuadas.

Hipertensión arterial durante el embarazo

La tensión arterial es la medida de la presión que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias. Como otras constantes vitales la tensión tienen un rango de valores medios normales que son los ideales para mantenerse en forma. Se consideran valores normales de tensión arterial entre 120 y 129 mm/Hg (sistólica) y entre 80 y 84 mm/Hg (diastólica).

Pueden existir variaciones de la tensión a la baja y al alta. La tensión por debajo de los valores medios se denomina hipotensión y la supera los valores  de 140 mm/Hg de sistólica y 90 mm/Hg de diastólica se considera hipertensión.

La tensión arterial está afectada por diversos factores. Uno de ellos es el gasto cardíaco, otro es la elasticidad de las paredes arteriales y un tercero que sería la volemia o cantidad de sangre que se mueve en nuestro organismo.

En situaciones normales una mujer adulta sin embarazo tiene un volumen de sangre de aproximadamente cinco litros que son movidos por el corazón a razón de cuatro litros por minuto.

Durante la gestación la madre experimenta un incremento del volumen de sangre de aproximadamente un 48%  que se traduce en un mayor gasto cardíaco, pudiendo ser en las madres con un sólo bebé hasta de un 40% más hacia la semana 36 de embarazo, pero cuando hay gemelos el gasto se incrementa aún más, entre un 20 y un 40% más que en un embarazo sencillo.

Habitualmente el estado hormonal de la madre durante la madre propicia que la resistencia que ofrecen las paredes arteriales a la sangre sea baja, ya que las relaja, y así es durante prácticamente todo el primer y segundo trimestre de embarazo,  pero a partir de la segunda mitad del proceso puede darse una situación de resistencia contraria, y por eso en todos los controles del embarazo la madre de gemelos especialmente tiene un seguimiento de su tensión arterial y vigila no sólo a la madre, sino también a los bebés, que se pueden ver afectados por un flujo de sangre disminuido.

Aparte de los cambios que se producen en el cuerpo que afectan a la tensión arterial de la madre, también otros factores emocionales y ambientales y otros relacionados con los estilos de vida, pueden incrementar la tensión arterial.

Una de las características principales del embarazo de gemelos es la exposición a sentimientos y emociones resultado de enfrentarse a un embarazo catalogado de  alto riesgo. Es difícil no tener miedo ni ansiedad durante el embarazo, y en situaciones como las que vivimos actualmente el estrés está a la orden del día.

Diferencias entre hipertensión arterial y preeclampsia

Se puede tener la tensión alta y no tener nunca problemas durante el embarazo. De hecho es lo que les sucede a muchas madres que ya tenían una hipertensión crónica. En estos casos la gestación se vigilará más de cerca por esta condición realizando análisis de sangre, de orina y ecografías Doppler suficientes para asegurarse del buen estado de los bebés y la madre continuará con su tratamiento anterior, que puede sufrir modificaciones para adaptarlo al embarazo.

Cuando la tensión arterial de la madre se eleva de forma súbita es normal que se vigile y que pongas medidas preventivas, pero nunca tratamiento, ya que se cree que las modificaciones de la tensión se deben a alguna necesidad de los bebés, y por lo tanto sería una forma de autorregulación o compensación fetal frente a situaciones estresantes dentro del útero. En cambio si aparecen más signos clínicos como liberación de proteínas del riñón en la orina o edemas en pies, manos y cara, hay que ponerse alerta porque estamos frente a una preeclampsia.

La mayor diferencia entonces entre hipertensión arterial durante el embarazo y preeclampsia sería el mayor número de síntomas y signos clínicos que presenta la madre y que ponen en peligro la salud materno infantil.

Las consecuencias de la preeclampsia en la madre pueden ser muy graves y afecta a órganos tan sensibles como el cerebro, los riñones y hígado. En los bebés la reducción del flujo de sangre hacia la placenta hace que ésta no realice su función, y no proporcionaría alimento ni oxígeno suficiente a los gemelos, que estaría sufriendo y nacerían con un bajo peso.

Posibles causas

No se sabe a ciencia cierta cuál es la causa de la  preeclampsia, pero el ginecólogo y médico, Emilio Santos, nos cuenta que se ha sugerido un posible trastorno inmunológico en el desencadenamiento de esta hipertensión grave bastante interesante que me parece más plausible que otras  causas sospechosas como la influencia de la dieta.

De acuerdo a esta teoría la madre sufriría un ataque de las proteínas fetales, ya que durante el embarazo su sistema inmune baja la guardia para no rechazar a los bebés durante la gestación.

Parece ser, según Santos, que hay muchos estudios científicos que apuntan que el semen del padre podría estar detrás del por qué en algunas madres es más habitual la preeclampsia que en otras, ya que la exposición al fluido seminal podría proteger de alguna manera a la madre que estaría entrando en contacto con proteínas futuras de un hijo, ya que serían éstas las que provocarían teóricamente la respuesta inmonológica de la madre.

Podríamos estar hablando de una mayor predisposición a la preeclampsia cuando se dan casos de embarazos por reproducción asistida con esperma de donante, cuando se ha cambiado recientemente de pareja  y en aquellas parejas que tienen sus primeros hijos.

Cómo detectarla y prevenirla

Durante toda la gestación en cada consulta con el obstetra o con la matrona te pesarán y  te tomarán la tensión. En el caso de observar que la tensión se ha elevado, o que el peso ha experimentado un incremento muy súbito, te explorarán en busca de edemas o hinchazón de tobillos, manos y cara, o si los has percibido hasta ahora y te pedirá otras pruebas que son necesarias para descartar la preeclampsia, como analíticas de sangre y orina, y posiblemente una tira reactiva en la misma consulta.

Tendrás que vigilar:

  • Que la tensión no supere los 140 mm/Hg, pero si lo hace
  • Que no tengas hinchazón o edema en las manos, pies y cara, y que éste no ceda después del reposo y/o descanso
  • Que no tengas molestias visuales, como visión borrosa, sensibilidad a la luz, ver manchas oscuras o pérdida de visión en algún ojo.
  • Que no tengas dolores de cabeza, 
  • Que no tengas dolor abdominal, sobre todo en la zona del hígado o del estómago
  • Que la coloración normal de tus labios no sea azulada
  • Que no dejes de hacer pis de forma importante a pesar de beber agua

La preeclampsia se puede prevenir en la medida que la madre adopta un estilo de vida saludable, que incluya una dieta equilibrada, con reducción de sal o sustitución de la sal común por no refinada, ejercicio diario como un paseo o la natación, que además es relajante.

Las técnicas de relajación pueden ser de gran ayuda, para reducir tensiones y ansiedad, no perder el contacto social con las amistades y sentirse apoyada por ellas.

Reposo relativo para dar tiempo al cuerpo a recuperarse, sobre todo acostada del lado izquierdo.

La baja materna a partir de los 5 meses es algo a lo que tienes derecho y que puedes solicitar a tu ginecólogo.

Si eres fumadora, sería conveniente reducir o eliminar este tabaco de momento, pues puede complicar el pronóstico.

No te excedas o elimina por completo todas las bebidas excitantes y huye de los focos de tensión y preocupaciones. 

Por otro lado, los bebés serán vigilados a través de los procedimientos de detección de bienestar fetal, que incluyen ecografía y ecodoppler semanal, quincenal o mensual.

Tratamiento

Según el Doctor Santos, el tratamiento más habitual de la preeclampsia es el reposo absoluto de la madre, con internamiento preferentemente, para poder valorar los parámetros materno y fetales de forma adecuada con unas ecografías y ecodoppler seriadas que nos den información sobre el estado de los bebés.

Durante tu permanencia en el hospital no se suelen administrar medicamentos para reducir la tensión porque puede comprometer la salud de los bebés, a los que se les puede hacer en planta además monitorización cardíaca diaria.

El médico valorará la gravedad de tu preeclampsia, ya que hay ciertos grados de gravedad, si es necesario adelantar el parto, para lo que puede ser necesario administrar inyecciones de corticoides que ayuden a los bebés a estar mejor preparados para respirar en el momento del nacimiento.

 Fotografía Cortesía de  David Castillo Dominici / FreeDigitalPhotos.net

1 comentario en “¿Qué es la Preeclampsia? Aprende a reconocerla

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: