No, un bebé no puede seguir perdiendo peso a los 10 días

¿Me tendría que preocupar si mis bebés siguen perdiendo peso a los 10 días?

Eso es lo que el otro día leíamos en la Tribu de una madre que ya no sabía qué hacer, porque la presión era ya muy fuerte.

Hay que preocuparse lo suficiente, porque lo que es del todo seguro es que NO ES NORMAL.

No vamos a continuar amamantando de forma exclusiva si esto está pasando, vamos a ver qué está pasando.

No podemos quedarnos de brazos cruzados sin actuar, y hay que hacerlo ya.

Es más, tendría que haberse iniciado ya un plan para asegurar la alimentación de cada bebé sin perder de vista la protección de la producción de leche., 

En el grupo se leyeron algunas cosas que no se interpretan bien y que requieren una explicación para que vayamos siempre seguros.

No podemos caer en el error de decir a la madre “no te preocupes, porque los bebés pierden peso en los primeros días”.

Claro que se pierde peso, en los primeros 3 días, y no debería perderse más.

De verdad los padres están muy asustados por lo que está pasando. Por supuesto que tienen toda la necesidad de expresar su preocupación.

No le quitemos importancia, no es justo para los padres. Ellos quieren lo mejor para sus hijos.

Se les puede tranquilizar aportando datos que les sirvan para actuar frente al problema de una manera adecuada, sin poner en riesgo la salud de los bebés ni la lactancia.

Darles recursos para trabajar en ello sin que se tenga que destetar. Sin miedo, si es necesario, a la leche de fórmula.

Vamos por partes:

Como he asegurado, es normal que en los primeros días los bebés estén perdiendo peso del nacimiento. Entre un 4 y un 7% de forma habitual, y hasta un 10% máximo.

He visto a pediatras esperar incluso más, hasta un 15%, y personalmente, son muy valientes. Yo no lo veo necesario.

¿Por qué pierden peso los bebés en los primeros días?

Pierden peso por razones obvias:

  • El agua que destinan para formar orina, para eliminar la caca, aunque sea insensible, cuenta.
  • Eliminación del meconio, que pesa también y ha estado acumulado en el bebé. Pues bastante.
  • Pierden más líquidos si en el parto se ha administrado muchos fluidos intravenosos, y esto es importante porque muchos de nuestros partos son inducidos y llevan muchos sueros. Más de lo que pensamos.
  • El calostro no es que se produzca en cantidades industriales.
  • Y su tripita es pequeñina. Como una canica. Ahora mismo la cantidad de leche que toman es poca porque tiene que ser así.

La naturaleza no ha diseñado que al nacer tengamos ríos de leche, si no que vayamos progresivamente aumentando la cantidad, a modo de adaptación a la alimentación de una manera distinta a como se hacía mientras estaban dentro de la madre.

¿Cómo se sabe que todo va bien?

Durante unos 3 días están perdiendo peso. Si es demasiado, hay que estudiar a qué debe ser para tranquilizar a los padres.

Durante un par de días después están como estancados, y luego empiezan a subir de peso al mismo tiempo que se incrementa el caudal de leche porque las hormonas que la producen ya tienen vía libre para hacerlo.

Sobre el 5º día se empieza a notar que los bebés, si todo va bien, empiezan a hacer cacas de color típicamente dorado o mostaza. Esto nos indica que todo va bien.

Harán caca ya unas 3 veces al día con un tamaño de una moneda de dos euros, entre 5 y 6 pañales de pis claro.

Algunos hacen cacas en todas las tomas, como si fueras pequeños rastros de caca, de este color.

Y otros, que también pasa, hacen caca quizás una vez al día, y muy abundante del mismo color.

Sobre la semana de vida o los 10 días muchos bebés han recuperado ya su peso de nacimiento y nos quedamos tranquilos.

Si la recuperación de peso va más despacio de lo esperado o si han continuado perdiendo peso hasta el día 10, hay que ver qué está pasando, porque NO ES LO NORMAL y HAY QUE HACER ALGO.

La primera responsable  que se busca es la lactancia, que no esté siendo adecuada.

Parece que no que no están comiendo leche suficiente. ¿Y por qué pasa esto?

Porque:

  • No está mamando las veces que tiene que mamar, se limitan las tomas y/o
  • No está mamando de una forma eficaz y consiguiendo por lo tanto la leche que necesitan
  • Y también puede ser por otras cosas que le pase a la madre, un problemilla que no se ha considerado como potencialmente riesgoso de la historia y que está dando la cara o una situación derivada del parto, que no está dejando producir leche adecuadamente:

Lo más normal es:

  • Algo de placenta se ha quedado retenida dentro. Esto es traducido por el organismo como, “hay bebé dentro, no puedo dejar que consumas toda mi energía amamantando a un bebé”. Básicamente prioriza lo que piensa que hay dentro para garantizar su existencia.
  • La madre es diabética, o es obesa. Puede retrasarse la subida de la leche un poco más.

Y también puede ser:

  • Razones hormonales, como problemas con el tiroides y tratamientos no ajustados que hacen que no funcione bien la glándula en el mecanismos de producción de leche.
  • Medicación que toma la madre que sea potencialmente inhibidora y no se ha considerado.
  • La madre ha cursado una gran hemorragia posparto, ha sido transfundida, tiene niveles de hemoglobina y hierro por los suelos. A veces se ven situaciones graves.
  • La madre tiene cirugía en el pecho de algún tipo que afecta a la producción de leche.
  • La madre no tiene desarrollo mamaria adecuado.

Sea lo que sea, hay que mirarlo, revisar con la madre la historia, ver la succión de cada bebé, sus competencias mamando, cómo les ha afectado el parto…no se puede obviar que es una preocupación de los padres y necesitan escucha, comprensión y tacto.

Poner un parche como un suplemento de leche artificial a veces oculta otras cosas que se deberían ver consideradas a estudio y pueden ser un problema de salud de la madre o del bebé.

La suplementación se hace si es necesario en orden de preferencia:

  • leche materna extraída
  • leche materna de donante
  • leche de fórmula

Si te han prescrito suplementos por un problema relacionado con el peso y quieres amamantar de una forma exclusiva a largo plazo, lo ideal es tratar de identificar el problema para empezar a recuperar la producción lo antes posible e ir poco a poco suplemento.

  1. Mejorar el agarre.
  2. Comprimir el pecho mientras se amamanta.
  3. Extraer leche adicionalmente si tienes oportunidad.
  4. El suplemento se retira con un control de peso de los bebés y evaluando cómo maman cada vez que se les pesa.
  5. La lactancia materna exclusiva para una madre de gemelos puede tardar mucho más tiempo en instalarse por diversas situaciones, como veis.
  6. Lo lógico es que se eliminen todos los obstáculos que dificultan este camino, para hacerlo más fluido.

 

Si no quieres tener este tipo de preocupaciones, puedes reservar ya tu plaza en el Programa de Preparación para la lactancia materna de Gemelos Al Cuadrado. 

ÚNETE A MI COMUNIDAD
Recibe la mejor información sobre gemelos

Y Descarga Gratis


 

Deja un comentario

quince − 7 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: