Cómo actuar cuando un bebé no se agarra al pecho en las primeras 24 horas

Las mujeres del Programa de Formación de Lactancia Materna para Futuras Madres de Gemelos van saliendo de cuentas y estás se encuentran con las primeras dudas sobre situaciones del agarre del pecho que se han complicado. En los primeros días les preocupa especialmente qué hacer cuando algún bebé no se agarra del pecho.

Es una cuestión que se convierte en una urgencia para la lactancia materna si persiste de forma reiterada y no se propone una actuación rápida y diligente para ambas partes: bebés y madre.

¿Cuándo se puede presentar una dificultad para el agarre del pecho?

Cuando un bebé no se puede agarrar al pecho es que está pasando algo importante que hay que tratar de identificar lo antes posible, ya que se compromete la producción de leche y la alimentación del bebé/s:

  • puede que ocurra en las primeras dos horas después de nacer,
  • puede que ocurra después de las dos horas de nacer.
  • Y puede que ocurra en algún momento durante los primeros días de lactancia,
  • o incluso mucho más tarde, cuando el bebé estaba mamando la mar de bien.

Puede que le pase sólo a un bebé o le pase a los dos, lo que nos lleva a comparaciones que no ayudan mucho.

Hoy vamos a centrarnos en qué pasa cuando esto nos sucede en las primeras 24 horas.

Mi lema es NO PERDER TIEMPO.

El bebé no se agarra en las primeras dos horas

A las dos primeras horas se les llama  las “horas mágicas” y es una etapa en la que los bebés pasan por un estado de alerta mostrándose muy activos y receptivos para establecer el primer vínculo con su madre y hacer la primera toma, entre otras cosas.

De estos dos objetivos lo que más nos preocupa es lo tangible, lo que tiene que ver con la leche materna.

Si un un bebé no se agarra parece poco probable que tome leche. ¿Cómo va a pasar el bebé sin leche?

En primer lugar vamos a dejar claro que la lactancia materna no es sólo leche.

Aunque es deseable que el recién nacido se agarre al pecho durante la primera hora de vida, hay algunos que no lo hacen o no succionan adecuadamente.

Guía de Práctica Clínica sobre lactancia Materna del Ministerio de Sanidad.

 

Es un periodo llamado también sensitivo por algo. 😉 

Cada bebé reconecta con su madre tras cortar su nexo de unión física con ella en el útero. Ahora necesitan hacerlo fuera. El torrente de hormonas que hay en estos momentos facilita que la diada se fusione de nuevo.

Además, el contacto piel con piel les proporciona una regulación de sus constantes vitales y le permiten poblarse de bacterias que serán habituales en su piel, y que tienen que llegar las primeras a ella.

Aún así, es inevitable no pensar que algo ha fallado y el bebé no ha recibido leche materna y que dentro de poco tendremos una gran presión que soportar de todos los que nos rodean.

¿Cómo puede alterarse este proceso y que algún bebé no se agarre o le cueste hacerlo?

  • Un parto complicado y muy intervenido puede causar un comportamiento diferente y desorganizado.
  • Cualquier separación, en la que se puede perder tiempo para el agarre (por ejemplo la cesárea), intervenir oralmente (como con la aspiración de fluidos).
  • Un problema en la boca evidente que dificulta el agarre y estabilidad del pecho dentro de la boca.
  • El baño precoz o retirada en exceso de los restos del líquido amniótico, pueden  alterar su orientación una vez se vuelven a colocar en el tórax de la madre.
  • Se les guía durante el proceso para alcanzar el pecho sin dejar que sea espontáneo. Pueden sentirse abrumados y forzados y pueden no estar colocados adecuadamente para el agarre. Hay que tener mucho cuidado con este punto y de hacerlo, que sea personal entrenado y sin afectar al vínculo madre-bebé ni la confianza de la madre. 

En una situación normal sin intervenciones ni complicaciones, los bebés pueden alcanzar el pecho para mamar en 45-50 minutos1

Algunos no se agarran en estas dos horas. 🙁

Esto genera mucho miedo y se teme que a los bebés les pueda bajar excesivamente la glucosa por no haber mamado, ya que luego entran en letargo y entonces pasan más horas sin comer.

El fantasma de la hipoglucemia nos acecha especialmente cuando tenemos gemelos porque

  • suelen ser más pequeños de lo que nace un bebé solo de forma normal,
  • o más pequeños de lo que se espera para su edad gestacional, 
  • o prematuros.

En bebés sanos, con un buen peso para su edad gestacional y a término, que alguno de los bebés no se agarren al final de estas dos horas no entraña mucho problema y se puede esperar a que se despierten y vuelvan a intentar hacer un agarre espontáneo ya despiertos y alerta de nuevo.

Se sabe que los recién nacidos sanos no necesitan alimentarse durante las primeras horas aunque sí es conveniente que estimulen y succionen el pecho materno. Cuando la primera toma efectiva se retrasa, madre, familiares y profesionales comienzan a sentir una gran preocupación por el bienestar del recién nacido. Conviene, por tanto, conocer cuánto puede esperarse con seguridad (…)

Guía de Práctica Clínica sobre lactancia Materna del Ministerio de Sanidad.

El problema aparece cuando nuestros bebés no se consideran sin riesgo por el hecho de ser gemelos sin más.

Hay que valorar de forma adecuada el riesgo real de hipoglucemia que tienen para poder actuar de una manera diferente.

No todos los gemelos tienen este riesgo.

La evidencia sugiere que, en el caso de recién nacidos sanos a término sin factores de riesgo de hipoglucemia, se puede esperar sin intervenir durante las primeras seis horas, ya que los recién nacidos disponen de un mecanismo regulador de la glucemia, por lo que el riesgo de que hagan una hipoglucemia sintomática es muy pequeño. (…)

Guía de Práctica Clínica sobre lactancia Materna del Ministerio de Sanidad.

Así que esperar unas horas es una de las estrategias que más habitualmente se utilizan, sin dejar de observar al binomio de madre y bebés cuando no tienene este riesgo.

Y si presentan ese riesgo hacer lo que proceda con actuaciones basadas en la evidencia, y que no generen daño en la lactancia ni el binomio madre-bebés.

Es importante que la madre realice la extracción temprana del calostro para favorecer el
inicio de la lactogénesis.

La mejor forma de facilitar en estos momentos este agarre se produzca como se espera es:

  1. Que no medie separación alguna si no es estrictamente necesario y se hagan todas las evaluaciones pertinentes en el pecho de la madre. Menos estrés, más posibilidades.
  2. Que se mantenga el contacto piel con piel estricto, esto es, sin ropa, tapados con una mantita caliente en una posición adecuada, entre el tórax de la madre. Menos estrás, más posibilidades.
  3. No forzar,  ni tocar, ni guiar al bebé para que coja el pecho antes de tiempo. Dejar que cada uno siga su ritmo y lo hagan ellos solos todo lo que se pueda. 2
  4. No meter nada en la boca que no sea el pecho antes del primer agarre, porque hay que generar impronta con lo que se espera.
  5. Valorar la boca del bebé por si hubiera dificultades reales y hubiera que actuar rápidamente para eliminarles.

 

#El bebé no se agarra después de las horas iniciales

Después de esas dos primeras horas los bebés se duermen en un letargo que puede variar entre unas pocas horas hasta 6 o incluso 12 horas o más.3

En ese periodo pueden presentar pequeños despertares que se reconocen fácilmente si los bebés están en contacto piel con piel y se saben reconocer las señales tempranas de hambre.

En las primeras 24 horas los bebés se recuperan del proceso del parto y pueden ir superando dificultades iniciales en el agarre.

Si se intenta despertar a los bebés antes sin presentar señales de hambre, puede que no se agarren del pecho.

La madre tiene que estar en disposición de saber, entonces,  reconocer las pequeñas señales que le indican que el bebé está listo para mamar.

El bebé puede haber mamado en las primeras dos horas, o no haber mamado.

La diferencia entre una y otra es que la primera madre estará más tranquila que la segunda.

Veamos qué hacer en cada caso:

Si los bebés no han mamado aún:

  1. La madre tendría que haber iniciado ya el estímulo del pecho por algún medio diferente a los bebés, con extracción de calostro para una posible suplementación y continuar haciendo estímulo cada dos horas.3
  2. Se mantiene el contacto con piel con piel, vigilando a la diada de madre y bebés, para que se mantengan en una posición segura para hacer ese contacto piel con piel mientras dormitan y garantizando la vigilancia de la diada.
  3. Estar muy atentos a las señales de hambre tempranas, desde las más superficiales. Se espera que se despierte el primer bebé y se deja que siga el mismo proceso de agarre espontáneo. Tratar de facilitar que se despierten para mamar.
  4. Si los bebés presentan riesgo de hipoglucemia por el peso o la edad gestacional, es posible que se valore la glucosa si pasan más de 6 horas sin haber hecho una toma.
  5. Suplementar con calostro extraído si no han mamado en ese tiempo , aunque no muestren síntomas claros de hipoglucemia, ya que son de riesgo,  con dispositivo que no interfiera (a ser posible sin intruducir nada en la boca, como con una cuchara) a razón de 1-5 ml/kg cada hora o dos horas.

Si los bebés mamaron en las dos primeras horas: 

  1. se puede esperar un poco más tiempo haciendo contacto piel con piel, entre 3 y 5 horas,
  2. valorar extraer calostro para una posible suplementación con leche materna,
  3. valorar la glucosa si son bebés de riesgo de hipoglucemia si se excede ese tiempo, y observar bien el estado de hidratación de los bebés por si se necesita estimularles para despertar o administrarle calostro extraido,
  4. estar atentos a las señales de hambre para amamantar el primer bebé,
  5. facilitar el agarre espontáneo colocándoles en el sitio adecuado (tórax de la madre) en lugar del dirigido.

Lo que se debe evitar

  • Para algunos un biberón de leche de fórmula es la respuesta para toda situación en la que se presenta una dificultad en el agarre en estas primeras horas.

Esto no es necesario si la madre tiene calostro para extraerse y se puede administrar de otra manera distinta a un biberón.

La prioridad en leche para suplementar es la leche materna.4

En este caso, ideal una cuchara o un vasito, para no meter, especialmente si es la primera vez, nada que no sea el pecho en la boca.

  • Para otros se propone una pezonera, para poder lograr el agarre.

Esta no es la elección primera que hay que hacer, incluso si la madre presenta un pezón invertido o un pezón plano, hay que procurar que no haya interferencias y darle tiempo al bebé para poder hacer un agarre espontáneo.

 

Dejar que el recién nacido se agarre espontáneamente al pecho durante el período de contacto piel con piel. En caso de que el recién nacido no encuentre el pezón espontáneamente, antes de que finalice la primera hora, un profesional entrenado debería ofrecer apoyo y ayuda práctica, procurando interferir lo menos posible en la vinculación del recién nacido con la madre.
En el caso de que el recién nacido no muestre signos de búsqueda, se puede ofrecer ayuda adicional a la madre con el agarre.

Se puede en todo caso, utilizar una técnica de agarre por pellizco para poder facilitar el agarre, con cuidado de no forzar la cabeza del bebé.

A veces el agobio del tiempo y los profesionales preocupados por el azúcar y que no pierdan peso nos lo ponen realmente difícil.

Por eso necesitamos estar preparadas como madres para reconocer las señales de hambre precoz, saber cómo colocar a los bebés haciendo contacto piel con piel de una forma segura,  y defender nuestros intereses y los de nuestros bebés.

formación de lactancia materna para futuras madres de gemelos

Y por supuesto, el personal tiene que estar adecuadamente preparado y actualizado para no incurrir en soluciones de riesgo para la lactancia que hacen perder tiempo a la madre.

Todo hay que evaluarlo con detalle.

#lactanciamaterna
#GestarCriaryAmamantaraGemelos
#primerosdíaslactancia
#primerashoraslactancia

Bibliografia

  1. Righard L1, Alade MO. Effects of delivery room routines on success of firts breastfeed. 1990 Nov 3;336(8723):1105-7.
  2. En caso de que el recién nacido no encuentre el pezón espontáneamente, antes de que finalice la primera hora, un profesional entrenado debería ofrecer apoyo y ayuda práctica, procurando interferir lo menos posible en la vinculación del recién nacido con la madre.Guía de Práctica Clínica sobre lactancia Materna del Ministerio de Sanidad.
  3. Karen Wambach, Jan Riordan, 2010. Breastfeeding and Human Lactation. Jones & Bartlett Publishers, 2014.
  4. Guía de Práctica Clínica sobre lactancia Materna del Ministerio de Sanidad.

1 comentario en “Cómo actuar cuando un bebé no se agarra al pecho en las primeras 24 horas”

Deja un comentario

veinte − nueve =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: