Los 3 errores que no puedes cometer como madre de gemelos

Hoy cumplo 15 años como madre de gemelos al cuadrado 🙂 .

¡No me lo puedo creer!💖

15 años es un número bien bonito, y me siento muy afortunada por esta experiencia que la vida me puso en el camino.

errores como madre de gemelos
CUMPLIMOS 15 AÑOS

Todos los años me toca recordar mi parto y volverlo a analizar, porque aunque no lo creas, me enseña algo nuevo cada  vez, me ayuda a pasar página, a cerrar mi herida.

Te soy sincera, suelo enfadarme mucho cuando me pongo a recordar lo que pasó.

Aunque también reconozco que agradezco que estas cosas al final hayan pasado, porque he aprendido mucho de ellas y tengo la oportunidad de compartirlo con las madres.

Han sido 15 años en los que he aprendido mucho como mujer como madre, creciendo en poder.

Así que este año te dejo 3 aprendizajes que he adquirido de los tres primeros errores que cometí con la llegada de mis  segundos gemelos y mi advenimiento como madre de gemelos al cuadrado.

Mis tres primeros errores como madre de gemelos

En estos 15 años me he dado cuenta que he cometido muchos errores.

Creía que no los cometería más, 🙄 que los anteriores 4 años y medio que tenía en mi espalda servirían para no pisar de nuevo la misma piedra. 😆

Para nada.

Pero de los errores se aprende, y si te caes, te vuelves a levantar y a otra cosa, mariposa.  Así que déjame que te cuente tres errores y tres aprendizajes que he adquirido de mi experiencia como madre de gemelos.

Error 1. Con solo el  plan de parto, nacimiento y lactancia es suficiente para que se cubran tus derechos

Si con los primeros gemelos pensaba que lo sabía todo de lactancia, con los segundos pensé que con solo presentar el plan de parto en el hospital sería suficiente para no volver a tener una cesárea y para se prestara importancia a mi lactancia, para empezar lo mejor posible.

No quiero alarmar a nadie, porque eran otros tiempos.

En 2005 aún empezábamos a presentar este el plan de parto,  que es un documento que se adjunta a tu historia clínica en el que puedes expresar tus preferencias, necesidades, deseos y expectativas sobre el proceso del parto y el nacimiento.

Yo había pasado casi todo el embarazo elaborando el mío, hablando con colegas, compartiendo en los grupos de El parto es nuestro.

Iba a dar a luz en la Maternidad de O´Donnell (Hospital Gregorio Marañon) y me sorprendió cómo me trató la administrativa de Atención al paciente, que consideraba que mi comportamiento obedecía a una moda que no entendía.

Quizás pensaba que estábamos la mar de seguras pariendo en los hospitales españoles, y  que no había nada que pedir.

Quizás pensaba que era obvio que allí se hacían las cosas divinamente, y que no tenía que preocuparme por pedir, porque sabían lo que yo necesitaba.

Lo presenté, pedí una consulta con el Jefe de la Unidad que me llevaba y estuvimos hablando sobre mi plan de parto.

El médico se limitó a sacarse la responsabilidad de probar con un parto vaginal.

Me  sentí abandonada, y sin garantías de seguridad en mi atrevimiento por apostar en  un parto espontáneo y  por la vía vaginal, puesto que hasta el momento, ambos bebés estaban en cefálica y no había problemas de peso ni de placenta.

Me sentí incomprendida y abandonada. Ni siquiera mi marido pudo apoyarme, o por lo menos como yo quería. Solo velaba por mi salud y la de mis hijos, y la cesárea le pareció al final una buena opción.

Cedí a programar la cirugía e interrumpir mi gestación con 38 semanas, porque es lo que «mandan» los protocolos sobre parto de gemelos.

Aunque había optado por presentar una alternativa para la cesárea en el plan de parto, también se desoyó por completo mis decisiones con relación al procedimiento habitual.

Mientras el Jefe de la  unidad me aseguraba verbalmente que no habría problema con la no separación, el contacto piel con piel y empezar la lactancia lo antes posible, no lo dejó escrito en ningún lado

Ya se sabe, que las palabras, se las lleva el viento.

Cuando llegué a hacerme la cesárea, ya en el quirófano, me sentí ninguneada, maltratada, e hicieron lo que les dio la gana.

Nadie sabía nada, aquel señor no dejó nada escrito en ningún lugar. ¿Qué podría haber dicho yo?

Aprendizaje del error:

Aparte de entregar el plan de parto, hay que estudiarlo no solo con un profesional, sino con todos los profesionales que te atiendan a lo largo del embarazo, y llevar una copia el día del parto.

Este punto es importante. Una copia en tu maleta para el hospital.

Que cada vez que se hable de tu plan de parto,   solicita que quede apuntado todo en tu historia,  todos las conclusiones a las «negociaciones» que habéis sacado.

Entregar el plan de parto con mucha antelación cuando tienes gemelos me parece fundamental, y una garantía de que todo el mundo te conocerá como la mujer que lucha por sus derechos.

Aunque sea a costa de que te llamen pesada, cabezona o lo que quieran llamarte.

Son tus derechos, son tus hijos y es tu tiempo.

Error 2. Seguir confiando que todo el personal se actualiza en lactancia

No puedo decir lo mismo del 2020, porque son muchos los profesionales que se han actualizado y lo sé de buena tinta, porque colaboro en la formación de profesionales en Edulacta, y muchos son auxiliares de enfermería, enfermeras, matronas, pediatras, y ginecólogos.

Fui una ilusa pensando que en 5 años, las cosas habrían cambiado con el tema de la lactancia. En 2005 seguían tan mal como en el 2000.

De nuevo, nadie preguntó si iba a amamantar.

Solo yo insistía que cuándo me iban a dar el alta, que cuándo podría regresar con mis hijos, que nadie les diera un biberón hasta que yo llegara, por favor.

Nadie se acercó a mí para sugerirme sacar leche, cuando mi útero no respondía adecuadamente y me tuvieron que dejar más tiempo en la recuperación de cirugía para controlar mi sangrado.

GEMELOS AL CUADRADO
LACTANCIA SIMULTÁNEA DE JORGE Y JESÚS

En la habitación de maternidad, nadie pasó a ver cómo mamaban mis bebés.

Pedí a un profesional de la planta, no recuerdo si era auxiliar o enfermera, que chequeara mi agarre, por si a mí se pasaba algo, porque Jesús me hacía daño.

Le dedicó menos de un minuto y no sacó ninguna conclusión, ni me ofreció información sobre cómo colocar al bebé a mamar, cómo era el agarre.

Porque yo no iba pregonando por aquí que era asesora de lactancia, ni falta que hacía.

Era su  tarea prestar ayuda e información para iniciar la lactancia materna, porque esto no sale solo, se aprende.

Eso sí, en todas los turnos pasaban para ofrecerme un biberón de fórmula y para cuestionarme, y recordarme que si tenían bajo el azúcar habría que hacer algo y que era mi responsabilidad si no quería darles nada.

Por supuesto, estaba haciendo lo mejor en ese momento para mis hijos. Algo que luego felicitaron el día del alta.

No tenían idea de lo que era amamantar a gemelos ni de lo que había que hacer en esos días para generar confianza.

Aprendizaje del error:

De verdad, hoy seguro que hay más gente maravillosa en el camino, y  que con suerte seas bendecida con un profesional actualizado, pero la regla general es que no tienen mucha idea de cómo hay que que empezar con la lactancia materna de gemelos.

Y con la que está cayendo, con la crisis del Covid-19, que están muy saturados de trabajo, más preocupados que no te contagies ni se contagie tu bebé, a veces, lo que antes se hacía, se deja de hacer.

Y esto solo tiene una solución.

Que tú te prepares a conciencia y tengas un as debajo de la manga. El contacto de tu IBCLC para poder resolver en cada momento tus dudas.

Justo, esto es lo que hago yo actualmente con mi Programa de Acompañamiento de lactancia materna para madres de gemelos.

Llegarás al hospital sabiendo más de lactancia materna con gemelos que cualquier profesional del centro.

Y eso es una garantía.

No dejes esto para última hora.

Programa ya la preparación, desde el momento en el que sabes que estás embarazada, desde que sabes que vienen dos.

Escríbeme. 

El tiempo tiene que ser tu aliado, no tu enemigo.

Empieza a controlarlo.

Error 3. Pensar que mis hijos mayores no podían estar más tiempo solos sin su madre los primeros días

No estaba preparada para lo que pasó de nuevo con estos bebés. Un alta escalonada es de lo peor que puede encontrarse una madre de gemelos.

Es una sobrecarga que hay que evitar a toda costa, sea como sea.

Los gemelos tenían ictericia patológica, y nos lo dijeron el mismo día del alta, con dos pares de narices. Puedes leer la ictericia de este tipo en este post que escribí.

Nos pusimos a llorar, porque no esperábamos dejar más tiempo a los mayores solos, y aquello ponía todo patas para arriba.

Todos mis planes tirados por la borda.

Además, los comentarios recurrentes de otros familiares del tipo «los hijos son para los padres«, no ayudaron nada.

Accedí a no pedir a mi madre que se quedara con los gemelos mayores cada vez que me tocaba ir a ver al gemelo que seguía en el hospital.

Mi marido tampoco no estaba muy por la labor de que se quedara más tiempo con ella solos. No había sido una semana fácil cuando me hicieron la cesárea.

No quería pasar más tiempo sin sus hijos.

Así que me encontré dando vueltas por Madrid con tres niños, uno a la teta, y otros dos de la mano.

El error fue que pensamos que era más prioritario que no sufrieran más, que era más importante que mi recuperación y mi estado en ese momento.

El sacrificio que hacemos las madres tiene un alto coste.

Aquello se prolongó una semana, porque además, no quería que el niño que estaba en el hospital le faltara leche materna. Yo creía que sucumbía, con las tetas duras como piedras, por la subida de la leche y las enfermeras preguntando por qué no le daba al bebé el otro pecho.

Porque de aquí tiene que mamar su hermano gemelo, que está fuera de la Neo.

Estimulaba de forma adicional el pecho para que mi niño no tuviera falta, aparte de las tomas del niño que estaba en casa.

Hasta que un día mi cuerpo no pudo más, y le dije a mi marido que  tendría que irse sin mi a estar con su hijo,  y que si no había suficiente de mi leche, se hiciera cargo de que le ofrecieran leche hidrolizada, porque sus hermanos tenían antecedentes de alergia a las proteínas de la leche de vaca.

La recuperación después del alta del segundo gemelo me supuso un gran esfuerzo y mucho  trabajo, para poder descongestionar mi pecho, y conseguir amamantarles sin dolor y no acabar en una mastitis.

Aprendizaje del error: 

Aprender a priorizar lo más importante en cada momento lo más importante, sin culpas.

Tú como madres eres importante, muy importante.

Y recuperarte para estar bien es una de tus tareas y el entorno tiene que garantizar que estás cubierta en tus necesidades.

Que no echen más carga encima presumiendo que saben qué prioridad es más importante ahora mejor que tú.

📌Tú eres la que has parido, a la que han rajado,  y la que estás amamantando. Las que más energía estás consumiendo.

📌Tus hijos pueden esperar unos días más, y a cambio tendrán una madre menos agotada y más recuperada, preparada para llenarlos de besos y abrazos.

📌Hay que pedir ayuda, nos guste o no, la gente se ofrece con todo su cariño y sus intenciones. No  valen aquí orgullos, ni prejuicios.

📌No te va a hacer mejor padre o madre dejar a tus hijos dos o tres, o una semana más con otras personas mientras sales de este apuro.

📌Si te plantean un alta escalonada, no pienses que es una locura no aceptarla. Mientras estés en el hospital estás más en la tarea de recuperarte, y no hacer esfuerzos innecesarios. Si hay posibilidad de que no te den el alta y puedas quedarte con los dos bebés en el hospital, aunque sea con uno en incubadora y otro en la habitación, el paseo no es tan grande.

📌Tienes mucho tiempo por delante para abrazar y querer a tus hijos mayores. Mucho tiempo para hacer las cosas tú sola, más descansada y recuperada.

Y esto es todo lo que he reflexionado este año en el cumpleaños de mis segundos gemelos.

Aprovecho para decirte, que con motivo de su 15 cumpleaños, he relanzado el Club Privado de Gemelos al Cuadrado, un grupo VIP para padres inquietos, que quieren estar más informados y empoderados.

Pero esta vez en lugar de Facebook nos veremos en TELEGRAM.

Oferta del 15 cumpleaños

Durante toda esta semana hasta el domingo tienes oportunidad de suscribirte al Club

por solo un euro el primer mes y cuotas mensuales de 9,99 euros en los siguientes.

✅Para todas las madres, desde cualquier parte del mundo

✅Totalmente interactivo, responderé a todas las dudas que me plantees en el grupo, de todos los temas que necesites saber: embarazo, parto, posparto, lactancia o crianza.

✅Accederás a dos grupos mensuales on line con otras madres, para aprender juntas, para sentirte acompañada, tal y como mereces, atendiendo tus necesidades especiales como madre de gemelos.

✅Material exclusivo.

✅Descuentos exclusivos para los miembros.

✅Sin permanencia. El día que quieras dejarlo solicitas la cancelación  y punto. Pero recuerda, que una vez que lo cancelas, pierdes la oferta para futuras reincorporaciones.

A partir del 27 de Abril el valor de la suscripción subirá a 27 euros.

Si no te sale el código de descuento añadido, puedes meterlo tú manualmente.

ELCUMPLE15

Te dejo el live en que te cuento un poco mis vivencias sobre el plan de parto y el nacimiento de mis segundos gemelos.

Deja un comentario

cuatro + nueve =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.