Te cuento mi historia de lactancia: Almudena Mundi

Seguimos contando historias de lactancia materna para visibilizar que las madres de gemelos pueden amamantar.

Estamos usando el hastag #normalizandolactanciamaternacongemelos.

Tú también te puedes unir a esta iniciativa y contar tu historia.

Mándame tu relato al correo junto a una foto.

Rellena el formulario de consentimiento de publicación de imágenes y ya está.

En pocos días tu historia aperecerá en la categorías de Experiencias de madres en Gemelos al Cuadrado.

Mi lactancia gemelar

Mis hijas nacieron (26 de Abril de 2018) cuando tenía justo 35 semanas de embarazo, me puse de parto de manera natural y al no ser mi primer parto todo fue muy rápido.

Mis bebés estaba la primera gemela en cefálica y la segunda entre entada y transversa; por protocolo en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, si la primera viene en cefálica me intentaban parto vaginal.

No se plantea cesárea en ningún momento.

Tras poner epidural y oxitocina también por protocolo, tuve a mis hijas de 2,300 kg cada una, la primera sin problemas y en 2 pujos, pero la segunda fue una gran extracción muy difícil en la cual la vida de mi hija estuvo en un vilo.

Ambas, sobretodo la segunda gemela sufrieron distrés respiratorio entre otras dificultades.

No pude hacer piel con piel con ninguna de ellas ni ponérmelas al pecho.

La segunda gemela fue directa a la UCIN y la otra fue a Hospitalización general. Allí permanecieron ingresadas 11 días.

En ese momento sentí el vacío más inmenso que jamás he sentido nunca, parir y no tenerlas conmigo. 😥

Esa misma noche me puse a extraerme calostro y a realizar extracción manual y estimular con sacaleches cada dos horas o 3, la constancia es clave, poco tiempo de extracción cada 2 o 3 h.

Hasta la madrugada del segundo día de ingreso no logré extraer más que 2 mililitros de anaranjado calostro.

La perseverancia y tener la información de lo que debía hacer hizo que aquella madrugada a las 4 de la mañana me fuera como pude tras el parto caminando por esos pasillos del hospital hasta llegar a la uci y dárselo a las enfermeras, que con caras casi de estupor y sorpresa se lo suministraron por sonda al bebe que se encontraba más afectada, tenía oxígeno, cpap, y sonda nasogástrica ya que no sabía succionar, por ello pusieron un chupete para que aprendiese a hacer el trabajo de succión.

Mi primera lactancia fue muy difícil, pase por varias mastitis que terminaron en absceso mamario y demás problemas que hicieron que durase solo 3 meses y medio.

Estudié, me formé como Asesora Certificada de Lactancia Materna y me informé y formé con Gemelos al Cuadrado desde que me enteré que traía mellizas.

Mi segunda lactancia fue un reto desde que nacieron mis hijas y hoy en día tras casi 8 meses de lactancia gemelar exclusiva, sé que SE PUEDE SI SE QUIERE, si se dispone de la información y de los apoyos.

El comienzo de mi lactancia fue difícil, mucho…

Debido a la medicalización de mi parto tuve una subida de la leche brutal, me dio fiebre, malestar general, pecho en plétora e ingurgitación bestial.

Tuve la enorme suerte de rodearme de asesoras de lactancia e iblcs maravillosas que estuvieron acompañándome, del mismo modo en el propio hospital al existir el estupendo Banco de Leche Materna. 

Recibí mucha ayuda ya que mis hijas estaban muy inestables y a ninguna pude en ese momento ponérmelas al pecho ni hacer método canguro.

Por ello haciendo extracciones frecuentes y con mucha paciencia y tesón logré atravesar la subida, fueron días muy duros que casi llegó a convertirse en mastitis, con los pechos extremadamente en tensión, dolor y enrojecidos.

Poco a poco, y sobre todo de forma pareja a que pude comenzar a cangurear con mis niñas la lactancia se fue estableciendo, de forma diferida, pero se normalizó, con hábitos de extracciones cada 2 o 3 horas, día y noche, y con toneladas de amor y paciencia.

En 3 días la pequeña guerrera que estaba en ucin salió de allí, el neonatólogo me confirmó lo que yo intuía:

-Su hija ha recibido la mejor de las medicinas, su calostro, eso ha sido lo que ha favorecido su pronta recuperación.

Una vez estuvieron juntas en el mismo box, hacia método canguro, me iba a extraerme leche, y antes de la toma volvía y ofrecía pecho, y después le daba yo misma el biberón de mi leche extraída.

De ese modo, aunque no se agarraron al pecho lo tenían a su disposición y les resultaba familiar.

Una vez nos dieron de alta y habiendo intentado todo para que se agarraran sin éxito, con unas pezoneras logré por fin que se prendieran al pecho (Estaban acostumbradas a la tetina del biberón y al chupete que colocaron los médicos del hospital).

Al mes ya ambas no las usaban, con lo cual, las pezoneras ayudaron e hicieron de muleta para que mi lactancia gemelar se instaurara ya que tenían boca muy pequeña y yo pezones planos e invertidos.

Igualmente tuve el problema del síndrome de raynaud, con los cambios de temperatura los pezones me molestaban y presentaba isquemia temporal.

Tras el tiempo fue pasando, y lo asocio más a estrés y la necesaria adaptación y cambio familiar de pasar de tener un solo hijo a tener 3, además de no tener descanso, ya que la lactancia a demanda de gemelos es casi 24 h dedicada a ello plena y gustosamente.

Todo pasó y se normalizó por completo en la cuarentena, que a pesar de las crisis de crecimiento de libro que tuvieron ambas a la vez, el frenillo tipo 3 de una de mis gemelas, y el reflujo gastroesofágico de otra de ellas, logramos tener una lactancia materna exclusiva gemelar.

No cambio por nada mi lactancia, es preciosa a pesar del cansancio, es un regalo a pesar de las pocas horas de sueño, esas miradas de puro amor, esas manos de ambas entrelazadas con la mayor de las ternuras y esas caricias…

…no tienen precio.

Toda mi lactancia gemelar ha sido un regalo que les hago a mis niñas y que me hago a mí misma, es sencilla y llanamente maravillosa.

Aprovecho para agradecer:

a mi pareja ante todo el apoyo, los abrazos y los” TU PUEDES” regalados;

a mi hijo Leo de 4 años, por todas las horas sin mami que has conseguido superar,

a mis amigas y familia por todo el aliento y cariño;

y a las asesoras de lactancia e ibclcs (Rakel Ibor, Gema Cárcamo…) y personal del banco de leche materna de Sevilla, especialmente a Pilar Serrano Aguayo y Elena Díaz, por ser mis pilares de apoyo e información.

GRACIAS, POR TODO Y POR TANTO, SIN VUESTRO APOYO, TODO ESTO NO HUBIERA SIDO POSIBLE.

A mis hijas Mar y Candela, por ser mi calma y mi paz, habéis hecho que mis sueños y mis retos sean logrados, gracias por tanto amor regalado, me habéis enseñado tanto siendo tan pequeñas, sois auténticas guerreras.

Fdo: Almudena Mundi Báez

preparación maternidad gemelos

SUSCRÍBETE GRATIS
Recibe la mejor información sobre gemelos

Y recibe DE REGALO ESTA GUÍA


 

Deja un comentario

dieciocho − 15 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: