Cómo gestionar la Navidad con gemelos sin hacer sacrificios

Cuando  llegan estas fiestas tan señaladas a las madres de dos nos preocupa cómo gestionar la Navidad con los gemelos sin hacer sacrificios innecesarios. Seguro que sabéis a qué me refiero. ¿Verdad? 

Si bien son unas fechas memorables y muy significativas en nuestras vidas,  todo lo que este emotivo momento implica, el compromiso con la familia, las celebraciones, las salidas,  puede abrumarnos bastante, hasta hacernos perder el control. 

Hace nada que he leído a una madre gemelos escribir en un foro, que estaba como una olla a presión a punto de reventar. Imaginad las dimensiones de la situación. 

La primera Navidad con gemelos puede ser muy diferente si tus bebés han nacido hace muy poco tiempo o si ya tienen casi un año. Y esto puede hacer que los planes de la familia puedan ser totalmente distintos.

Veamos qué podemos encontrarnos en cada momento.

Navidad con gemelos muy pequeños o recién nacidos

Puede ser muy complicado llegar a un acuerdo para celebrar la Navidad cuando acabas de dar a luz hace poco y no tienes cuerpo para nada.

Sinceramente, si justo has dado a luz esta semana, tienes la excusa perfecta para declinar la invitación a la cena de Navidad. Y sin remordimientos.

Quizás incluso puedes extenderlo a un mes, dos o más.

Tus prioridades son claras y fácilmente entendibles para la gente con sentido común. Por si acaso alguien se siente ofendido.

  • Tienes que recuperarte, porque el gasto inicial de empezar con esta lactancia y crianza es muy alto. Tu cuerpo necesita descanso y cada minuto que se obtiene para ello es muy valorado. Necesitas mimo, cuidado y comprensión.
  • Estás empezando a maternar nada menos que a dos bebés al mismo tiempo, a los que estás empezando a conocer. Siempre digo, es difícil enamorarse de dos. No necesitas que nadie venga a interferir paseando a los bebés de mano en mano, por mucha fiesta familiar que sea.
  • Te enfrentas a los primeros desafíos, como la lactancia materna. Los bebés pueden tener dificultades para coger el pecho y  alimentarse adecuadamente. Estás bastante agobiada, sientes dolor. Además, puede ser que dependas de un sacaleches, y las tomas de los pequeños son muy seguidas. .
  • Los bebés pueden ser prematuros, o más pequeños y vulnerables. No les viene bien ambientes con mucha gente, ruido y luces. Tampoco son fechas muy “saludables”. Quien más y quien menos, tiene un resfriado encima. Estos bebés necesitan tranquilidad, calidez, un entorno amigable, saludable.

Como gestionar la primera Navidad con gemelos

¿Y qué pasa si tus gemelos tienen más de un mes, pero todavía son pequeños?

Dependerá de la evolución que hayas tenido en este mes. Las complicaciones a las que te hayas enfrentado, tu estado físico y mental.

Solo tu puedes valorar qué es lo mejor en este momento, con total honestidad.

  • No temas hablar sobre estas fiestas con la familia, sin miedo al qué dirán. Tu intención no es fastidiar a nadie.
  • Expresa tus necesidades  y sopesa qué pueden hacer todos para adaptarse a vuestra situación.
  • Tus prioridades no han cambiado con respecto a hace dos semanas. Sigues agotada, en plena recuperación, tienes sueño acumulado y tu humor fluctúa mucho, cual montaña rusa.
  • No te parezca raro que después de haber  decidido ir a la celebración, en el último minuto, decir que no vas.

Para quien nunca ha tenido gemelos, todas tus excusas pueden  sonar exageradas. El típico, todos hemos tenido hijes. Ya sabes. 😉

  • Tu solo piensa que criar a gemelos no es como criar a uno,  sino como criar a cuatro. Así es de intensa.
  • No te sientas obligada a aceptar compromisos si no estás preparada o realmente convencida, que vais a estar cómodos en la celebración.
  • Para nosotras, una noche sí importa. Valoramos cada hora, minuto y segundo de descanso, sueño y tranquilidad
  • Si te decides a aceptar la propuesta familiar, haz lo que puedas para con los demás.

Deja claro qué necesitas en la fiesta, y qué prefieres evitar.

  • Necesitas un espacio tranquilo donde te puedas  apartar en cualquier momento que lo necesites para atender a tus hijos o para descansar tú. Posiblemente esto, dentro unos meses, no sea necesario, pero ahora, con bebés tan pequeños e inmaduros, buscar el entorno tranquilo y seguro facilita mucho las cosas.
  • Puedes ayudarte de los fulares o portabebés, porque pueden mantener a tus bebés más regulados y tranquilos en contacto contigo y/o tu pareja. Puede darte manos libres para cenar.
  • Si tienes que viajar lejos y dormiréis fuera, no demores la retirada, aunque estéis en casa de la familia. Tratar de mantener las rutinas en la medida de lo posible.

Es posible que los bebés lloren bastante o que duerman mucho. Ambas cosas pueden indicar que los bebés reaccionan a un entorno que les molesta.

Unos bebés necesitan regularse al pecho, y lloran para ser amamantados y mantenidos en contacto piel con piel y otros duermen para protegerse, pero luego necesitarán mamar frecuente por un espacio de tiempo indeterminado.

Si la primera Navidad de pilla con los gemelos más mayores

Cuando los niños son más mayores todo puede ser muy diferente, aunque muy agotador. No lo  olvides.

Tu dominas mejor la crianza, te has adaptado más o menos a ellos, y conoces tus estrategias y capacidades. Pero el trabajo con ellos ha alcanzado otro nivel que necesita mucha presencia.

Un punto a tu favor es que tienes desarrollada la habilidad para la organización, así que las salidas se hacen menos pesadas. Pero esto no quita que puede que la noche sea más movida porque los niños están más despiertos y les cuesta más dormir cuando hay mucho ruido.

  • A pesar de que sean más mayores no vas a ser la mejor anfitriona. Intenta no crear una expectativa falsa sobre lo que va pasar.
  • Puede que la gente piense que es más fácil si la celebración de la Navidad se realiza en vuestra casa, por evitar que os movilicéis con los niños en unas fechas en las que habitualmente hace frío. Celebrar la Navidad en tu casa puede ser una fantástica idea cuando son demás los que se encargan de la organización y saben entender bien  vuestras prioridades. Puedes encargar a cada familiar que traiga un plato para compartir y que todos colaboren en la preparación de la cena.
  • No desaproveches las ofertas para que los tomen en brazos y puedas acabar  un plato de la cena, si los niños están cómodos con esas personas.

Los peligros que trae la Navidad con gemelos

El alcohol.

Hay gente que no entiende las fiestas sin alcohol.

Puede que quieras tomar un vino o una copa de cava y no te atrevas por la lactancia materna.

En mi post lactancia y alcohol puedes encontrar información con más detalle sobre este tema.

 

Ver esta publicación en Instagram

🍸¿Será que no puedo tomarme una copa esta Navidad con los bebés al pecho? El alcohol es malo para la salud. Cualquier cantidad de consumo tiene un riesgo.❌ El alcohol pasa a la leche materna. 📌En función de la cantidad de alcohol y tu peso puede variar el tiempo para esperar para amamantar sin riesgos. 📌Suelen hablar de dos horas y media después de la copa. ✔Si tus bebés acaban de nacer hace muy poco y/o son prematuros, si son menores de 1 mes, son más sensibles a los efectos del alcohol y mejor no correr riesgos. 👀Si colechas, mejor esa noche no lo hagas. ✅A nivel práctico el consumo de alcohol podría afectar al reflejo de eyección, que podría bloquearse si te pones hasta las tetas de alcohol – pero no es lo que vas a hacer, por supuesto-.😉 Pero si lo haces, tendrás que tener a alguien que cuide de tus hijos, porque no estás en las mejores condiciones para cuidar de los gemelos si estás muy bebida. ➡¿Qué hacer si quieren mamar y no ha pasado tiempo? ✅Si estás con lactancia materna exclusiva y no te fías de lo que vas a beber, prepara una reserva de leche materna para ese momento. Valora sacarte leche porque saltarte una toma puede suponer un riesgo de obstrucción mamaria. ✅Si estás con lactancia mixta, la solución es más fácil, porque se le puede dar fórmula. ¿Y si no tengo leche extraída? ¿Le doy fórmula?🤔 Carlos González, de forma sensata, explica para el blog de @LactApp sobre el tema del alcohol y la lactancia: «Creo que ese consejo de esperar hasta que el nivel de alcohol ha bajado a cero no sólo es innecesario, sino muy peligroso. Porque a la que te has pasado un poco, parece que tienes que esperar seis, ocho, doce horas para dar el pecho. O más. Y, durante ese tiempo, ¿que se hace con el niño? ¿Está en ayunas? ¿Le dan un biberón de leche artificial? Ambas opciones me parecen más peligrosas que un poco de alcohol en la leche.» Pues eso, que no lo estás haciendo todos los días, pero lo ideal es que antes estés preparada e informada. No hay necesidad de beber alcohol para disfrutar de la Navidad. Trata de no beber. #Guiadelactancia #alcoholylactancia #lactanciamaterna #Navidad2019

Una publicación compartida de Gema Cárcamo González ❤ IBCLC (@gemelosalcuadrado) el

El biberón.

Si estás amamantando de forma exclusiva, hay gente que puede sugerirte algo más práctico para estas fechas, más predecible.

Un solo biberón, a pesar de lo que el entorno puede decir, sí importa.

Tanto si es de leche materna como si es de leche artificial, algunos niños son muy sensibles y se confunden rápidamente.

Mucha gente además ve la oportunidad para “ayudarte”, aunque tú hayas dicho ya que no está en tus planes el biberón.

En Navidad hay más gente, más opinólogos juntos, más presión. Y nosotras seguimos estando muy vulnerables.

Sinceramente, esta gente no valora  tu tiempo, ni que el problema del biberón  te lo comes tú luego al llegar a  casa.

Cuesta mucho luego retirar biberones, aparte de los malos rollos que te da por pensar o interpretar,  cuando lo ofreces por primera vez, que igual se estaban quedando con hambre.

Las infecciones

Son bebés pequeños y las fechas en el hemisferio norte del planeta son de frío.

La bronquiolitis está al acecho. Los pediatras no recomiendan no exponer a los niños a las reuniones cuando hay otros niños, y es fácil que alguno en la familia esté resfriado.

Ansiedad

Puede que alguna situación te supere y  deje fuera de todo control.

En Navidad la gente aprovecha para comentar con demasiada confianza sobre  sobre nuestro estilo de crianza y decisiones.

Si amamantas, un ataque de ansiedad puede comprometer la eyección de leche temporalmente, hasta que te relajas. En ese momento tu cuerpo no es capaz de secretar oxitocina en cantidades adecuadas para extraer la leche que los niños están esperando y esto aviva la crítica externa de que te falta leche.

Los bebés se pueden mostrar muchos más inquietos que de costumbre. No es por falta de leche, es por la sensación de descontrol en la que están sumidos. Las rutinas se han alterado, los estímulos excesivos,  y lo llevan muy mal.

Algunos son muy inmaduros aún. Lloran, se asustan.

Algunas ideas clave para poder superar la Navidad con gemelos

  • Limitar el número de gente  en las cenas familiares. Igual es posible que la familia se divida, de tal manera que en el entorno haya un ambiente más apropiado para bebés pequeños.
  • Declinar la invitación a ser anfitriona hasta nueva orden.
  • Recogerse pronto a casa o a un entorno más relajado para descansar.
  • Aceptar o pedir  la ayuda de la familia para darte un respiro, especialmente con niños más mayores. Puedes quedarte casi sin cenar solo atendiendo a los peques.
  • Portear. No te olvides del portabebé. Si son muy pequeños vas a tener que pasar mucho tiempo con ellos cargados y pueden estar más relajados. Puedes compartir la carga con tu pareja.
  • No te saltes rutinas. Te dan tranquilidad.
  • Simplifica la Navidad. Ya tendrás tiempo de hacer más actividades y más cosas cuando sean más mayores.

Mi experiencia y la de otras madres

Te voy a ser sincera. No recuerdo bien la primera Navidad con mis gemelos mayores.

No sé si será porque la intensidad de la experiencia me dejó marcada y mi mente trata de mantenerlo en la parte oscura,  mi memoria quedó afectada. Es imposible acordarme de aquellos días.

Lo poco que recuerdo es el sacaleches, ya que daba lactancia diferida. Mis hijos tendrían como dos meses solamente.

La imagen que tengo en la mente  soy yo sentada en el sofá de mis suegros con el sacaleches en la mano.

Con los segundos gemelos ellos ya tenían 7 meses.

La lactancia era directa, y cuando había que darles el pecho no había más problemas. Les sacaba la teta y a tomar el pecho, comiendo, sentada cantando villancicos, etc. Lo complicado era que se mantuvieran dormidos, porque no podía controlar que sus hermanos, primos y tíos cantaran y bailaran.  Menos mal que en esto mi marido ha sido de hacer retirada pronto. No queríamos que se alterarán mucho la rutina de los niños y para nosotros era importante al tener cuatro hijos.

Otras madres lo tienen más cercano.

Khelly comenta de su experiencia

«La primera Navidad fue en 2018, y tuve total ayuda para cocinar y adornar, tuve dedicación exclusiva con los twins.

Este año, ya no tengo dedicación exclusiva, aunque no tengo empleo, pero anímicamente no me siento bien, el piso donde vivo, que no me gusta la ubicación…A  causa de donde está se gasta mucho dinero en pasajes  (transporte) porque yo no conduzco. Económicamente viviendo al límite. Así que, este año es muy diferente a las 12 Navidades anteriores que he vivido aquí.

Me mantengo en pie porque los mayores observan y lo absorben todo»

Otras madres cuentan

«Lo pasé regular la primera Navidad.

Tenían 1 mes y me sentí absolutamente incomprendida. Toda la familia vino a casa (supuestamente para facilitarnos la cena) y nadie comprendió que estuviese cansada, q no tuviese ganas de fiesta ni de bingo ni…….

Quedé como la aguafiestas quejica. 😔»

«Esta es nuestra primera navidad, tienen 8 meses, hoy fue la posada en nuestra casa y vaya que fue difícil, los bebés dormidos, ni un poco de empatía para bajar el tono de voz, la casa quedó un desastre, cómo se me antoja quedarme solita con ellos en Navidad»

Laura, que tiene también otros hijos mayores, haciendo un poco de contraste cuenta:

Lo que hicimos básicamente fue reducir al mínimo la  expresión  de la Navidad.

Antes,  con la mayor, íbamos al centro a ver las luces, y otras cosas de la Navidad. Con la primera navidad de los mellizos tenían seis mesecitos y aún estaban con la lactancia exclusiva.

Nos limitamos a salir solo en  Nochebuena y en Navidad.

Por ejemplo, en la Nochevieja mi familia vino a mi casa a celebrarlo, y así,  a los niños,  les acostamos cuando cuando quisieron acostarse.  Poco más, unas navidades muy sencillitas y muy tranquilas.

Ahora, un año después,  poco a poco vamos añadiendo alguna que otra tradición, pero sigue siendo más tranquilas que antes cuando solo teníamos a una, que hacíamos muchas más cosas.

Guiomar, madre de mellizos extremadamente prematuros nos cuenta:

Nuestras primeras navidades con Guille y Vera las recuerdo con mucho miedo,  porque fue en el 2017 y ellos nacieron en mayo de 2017 muy prematuros.

En esas fechas  Guillermo todavía seguía conectado el oxígeno y Vera hacía tres meses que había salido del hospital, después de mucho tiempo ingresada y con muchas complicaciones. 

Entonces estábamos muertos de miedo, había muchísima parte de nuestra familia, por no decir todas, menos la nuclear, padres y hermanos, que no les conocían y entonces se vinieron todos desde distintos puntos de España a Madrid.

Lo hicieron  para que nosotros no tuviéramos que movernos,  porque no podíamos por el tema del oxígeno de Guillermo. Nuestra idea, en un principio, era pasar un ratito con la bombona portátil de Guille, pero al final nos entró un miedo atroz.

Nos habían advertido en hospital que no le juntásemos con otros niños, que el primer invierno era súper peligroso, que podía tener una bronquiolitis y entonces, aún todo el mundo se tenía que lavar las manos con el gel especial antes de cogerlos. Entonces pensamos, «¿qué estamos haciendo llevándolos a una casa con 15 personas, que a lo mejor alguien está resfriado,  nos agobiamos? y no los llevamos.

 

Y tu Navidad, ¿cómo ha ido hasta ahora?

¿Tenías planificado algo para poder salir airosa?

¿Te funcionó?

¿Cómo ha colaborado la familia?

¿Tienes alguna idea más que pueda ayudar a otras familias a superar su primera Navidad?

Deja un comentario

doce + 8 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: