¿Qué es la lactancia materna diferida?

Hoy te vengo a hablar de la lactancia materna diferida, una forma de amamantar diferente que ayuda mucho en situaciones difíciles en las que no es posible dar el pecho de forma directa a los bebés. Muchas madres de gemelos usarán esta estrategia en alguna ocasión en los primeras semanas. ¿Cuándo es necesaria? ¿Cuánto tiempo es recomendable utilizarla?

¿Qué es la lactancia materna diferida?

Cuando empecé a sacarme leche para dársela a mis primeros gemelos con el biberón nadie me dijo que esto era una lactancia materna diferida.

De hecho creo que empecé a denominarla así por iniciativa propia, y pienso que el término realmente ya estaba inventado. Cuando vi que otras personas se referían a esta lactancia en estos término supuse que era de sentido común.

El verbo diferir se refiere a “dejar para un momento o fecha posteriores a los inicialmente fijados la realización de una cosa”. Podemos definir la lactancia materna diferida como aquella que se pospone practicar amamantar directamente del pecho por un tiempo concreto.

Durante este periodo la madre se saca la leche de forma mecánica o manual, para posteriormente dársela al bebé de otra manera, habitualmente con un biberón.

lactancia materna diferida

¿Cuándo es necesaria?

No hay nada más tierno y cálido que un bebé mamando del pecho de su madre. Los bebés esperan ser amamantados del pecho, y las madres esperamos también hacerlo así sobre todo porque es lo que proporciona a la lactancia la cualidad de cómoda.

Casi todos los bebés están preparados para succionar del pecho de su madre nada más nacer, y para desplegar estos encantos necesitan ser colocados en el sitio adecuado para empezar a hacerlo.

Si le dejamos hacer el bebé se prende al pecho sin necesidad de una guía nuestra, porque se dirige por su instinto, por olores y sabores conocidos que detecta encima del abdomen de su madre.

Si no te lo imaginas todavía, es que no te has leído nuestra entrada sobre enganche espontáneo.

A veces el bebé no es depositado encima del abdomen de su madre por alguna razón.

Quitando la rutina anticuada y de riesgo que es la separación inmediata del bebé de su madre sin mediar motivo de salud, puede ocurrir que nazca con problemas que haya que atender urgentemente o incluso que sea su propia mamá la que no se encuentre en esos momentos en el mejor estado para hacerlo y necesite ser atendida.

Prematuridad

Muchos prematuros nacen sin reflejo de succión y no pueden mamar directamente del pecho de su madre, a pesar del contacto piel con piel. En cambio necesitan ser alimentados aunque sea mínimamente, con la leche de su madre. La madre vive la espera haciendo lo que mejor puede hacer en estos momentos, extraerse leche y proporcionársela al bebé de otra forma hasta que pueda ser capaz de mamar.

Los hospitales cuentan con lactarios donde las madres se sacan leche para sus hijos, y las enfermeras recogen tan valioso tesoro para sus bebes y se lo administran a través de distintos métodos.

Hasta que el bebé no tenga reflejo de succión, no podrá mamar de su madre, aunque sí puede estar junto a ella, y sentir su corazón, su respiración y su calor.

Esto se conoce como Método Madre Canguro, un cuidado especial que prima el contacto piel con piel de madre e hijo, para poder estimular entre otras cosas, la lactancia materna.

En cuanto se notan los signos de la succión, el bebé es puesto al pecho de su madre para aprender a mamar, y cuanto mayor sea su fuerza, mejor será su succión y menos dependerá de la alimentación externa (suplemento materno o artificial.)

Bajo peso

En otras ocasiones, a pesar de la madurez del bebé, y su adecuada edad gestacional, el peso no es el esperado.

La succión es débil, necesita ayuda para tomar el pecho, aparte de comprimirlo durante la toma, algunas madres recurren a la lactancia materna diferida. De esta forma a pesar de la debilidad y la fuerza de la succión, la mamá puede estimular el pecho hasta vaciarlo. Es una situación temporal.

Problemas de salud de la madre

Si la madre no se encuentra bien y necesita atención, como puede pasar tras una  eclampsia no está disponible para amamantar a sus bebés como lo haría otra mamá.

El personal sanitario es quien debe de iniciar la extracción de leche para usar la leche de la madre y se debe informar a los familiares de cómo hacerlo para continuar protegiendo la producción de leche de la madre.

Relactaciones

Iniciar desde cero una lactancia materna –lactancia inducida– o recuperar una lactancia materna –relactación– requiere la administración de leche materna (o de fórmula) a través de otros medios, hasta que el bebé consigue succionar de forma adecuada y suficiente.

La madre, hasta que el bebé es capaz de mamar eficazmente de nuevo, se saca leche y así estimula la producción. A la estimulación frecuente se le suma la necesidad de un mayor contacto piel con piel para mejorar la vinculación y conseguir que permanezca en el pecho suficiente.

Disfunciones orales importantes

La succión correcta del pecho promueve un correcto vaciado del pecho y el establecimiento de una buena producción de leche. Si se producen problemas en el entorno de la succión del niño, se compromete la producción.

Para garantizar la cantidad de leche suficiente es necesario poder vaciar el pecho lo máximo posible de la forma más eficaz que se pueda. Si el bebé no lo hace, deberá ser un sacaleches el que ordeñe a la madre y esa leche se tendrá que administrar de forma adecuada al bebé.

Muchas disfunciones pueden provenir del proceso de parto y también de la situación dentro del útero de los gemelos. La ayuda de la terapia cráneo sacral puede solucionar muchas de estas cosas.

Otras situaciones congénitas como tener un frenillo sublingual restringido puede dificultar la lactancia materna.

Dificultades de agarre al pecho y dolor durante la lactancia

Algunas mamas pueden ver cómo la forma de sus pechos puede impedir de forma temporal la succión directa: algunos pezones son tan grandes que los bebes no consiguen engancharlo de forma adecuada, no pueden lograr el vaciado adecuado. Otras veces es un pezón plano, o invertido.

A medida que el bebé se haga más grande y su boca se amplíe, le será más fácil coger el pecho.

Cuando los bebés no maman de forma efectiva pueden hacer daño a la mamá y crearla grietas que dificultan que pueda continuar dando el pecho de forma directa.

Otras patologías infantiles

Algunas patologías o problemas físicos hacen que dar el pecho directamente no sea viable, bien porque no se tiene suficiente fuerza, o porque se puede ver comprometida su estabilidad cardio respiratoria por el gran gasto energético que supone.

En estos casos se puede alimentar a través de la lactancia materna diferida y se mantiene al máximo el contacto piel con piel.

Lactancias múltiples de más de dos niños

Los bebes nacidos de partos múltiples de más de dos bebés, pueden optar por una lactancia con biberón para algún bebé o para todos.

Si la madre se siente capaz de producir lo suficiente, puede realizar una lactancia materna directa con dos bebes y diferida con el tercero.

Regreso al trabajo

Se puede continuar la lactancia materna después de la baja maternal extrayendo leche para que otra persona en la ausencia de la madre pueda proporcionársela al niño/a. Cuando la madre vuelve a casa retoma la lactancia materna directa.

Decisión de la madre

Algunas madres deciden libremente hacer una lactancia materna diferida por cuestiones personales una vez han sido informada sobre ello.

Muchas madres de gemelos y trillizos  deciden hacer una lactancia diferida con un bebé mientras el otro toma directamente del pecho. Pueden alternar en cada toma para que no sea siempre el mismo bebé quien se  beneficia del contacto con el pecho.

Algunas familias deciden que en algunas tomas el padre participe en la lactancia proporcionando la leche que la madre se ha extraído con un biberón- ya veremos que no es la única forma de administrar leche materna o artificial-.

Si la madre no está cómoda amamantando en público cuando sale de casa puede contar con la lactancia materna diferida para poder alimentar a su bebé sin tener que recurrir a la leche de fórmula.

Tomar la alternativa de diferir la lactancia directa supone aceptar ciertos parámetros de la naturaleza de la leche materna y de nuestro bebe.

Ventajas

La ventaja principal de la lactancia materna diferida permite que la madre pueda alimentar a su bebé con leche materna propia mientras ambos están preparados para abordar una toma del pecho directo.

Permite mantener la producción de leche disponible si la madre tiene que ausentarse por motivos personales.

Para muchas madres es una alternativa interesante para la gestión de lactancia que les permite encontrar tiempo para descansar o hacer otras cosas, ya que la leche la puede proporcionar el papá.

Puede facilitar la cicatrización del pecho de la madre en caso de que tenga grietas profundas y dolorosas, y también promueve un vaciado del pecho más intenso cuando hay una mastitis y el bebé no es capaz de sacar la leche que necesita en ese momento.

Desventajas

En cuanto a desventajas si hablamos de lactancia artificial solemos mencionar la incomodidad de tener que preparar la leche, calentarla y admistrarla.

Cuando en lugar de leche artificial utilizamos leche materna además la madre tiene que invertir tiempo en sacarse leche y en ocasiones puede ser difícil encontrar tiempo, como ocurre en el caso de la lactancia con gemelos o más múltiples.

¿Qué hay que tener en cuenta cuando se toma esta decisión?

Cuando tomamos la decisión de practicar una lactancia materna diferida hay que considerar algunas cuestiones como la cantidad de leche que hay que proporcional al bebé y en qué forma se lo vamos a dar.

A veces nos guiamos por las cantidades de leche que marcan los botes de leche artificial por edad.

No sabemos con certeza cuánto mama un bebé en cada toma, varía entre las tomas y va aumentando progresivamente hasta el mes de vida hasta quedarse en una meseta en la que toma más o menos lo mismo hasta los 6 meses, salvo en los momentos en que tiene estirones de crecimiento.

Tanto con el pecho como con leche artificial, los niños son los que mejor saben la cantidad de leche que necesitan, por ello se recomienda seguir con la lactancia materna a demanda y guiarse por las señales de pre amamantamiento.

Cuando se crearon las tablas de crecimiento de la OMS basadas en niños alimentados al pecho se empezó a tener una herramienta para poder identificar la obesidad, derivada de la sobrealimentación.

El hecho de no tener un pecho milimetrado desorienta a la madre y la impulsa a comparar con el modelo opuesto, lo que provoca algunos problemas y desconfianza.

Su estómago  está acostumbrado a cantidades más bien pequeñas, por eso la lactancia directa es tan frecuente. Entorno a los 80 y 150 ml por toma puede ser una medida orientativa a partir del mes de vida y hasta los 6 meses.

El estómago se distiende muy fácilmente, si se ensancha más de la cuenta necesitará siempre cantidades mayores para saciarse y suele ser un proceso incómodo para el bebé.

Además la leche materna se digiere mucho más rápido que la leche artificial, en la mitad del tiempo, por lo que es fácil que enseguida el bebé vuelva a demandar el pecho.

Es necesario elegir una dispositivo para dar la leche al bebé que no cree conflicto en la succión del pecho. Estamos acostumbrados a hacerlo con el biberón, pero también se pueden usar vasitos, cucharas, jeringas en combinación o con el dedo –finger feeding.

Dependerá de si lactancia materna diferida es algo ocasional, temporal o defintiva.

3 comentarios en “¿Qué es la lactancia materna diferida?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: