¿Qué riesgos tiene el embarazo de gemelos?

Tener gemelos es algo maravilloso pero también puede ser una experiencia estresante.  Esta sensación de angustia por no saber cómo será el embarazo ni qué pasara, si habrá algún problema,  si los bebés crecerán bien, si nacerán antes de tiempo, si te dará una diabetes gestacional o si se te hincharán las piernas o te harán una cesárea. A lo largo del tiempo este WARNING avisando de todos los riesgos del embarazo de gemelos hace que se tambaleen tus emociones y no disfrutes de un momento tan maravilloso.

No pretendo ser yo la que te asuste más, pero si has llegado hasta aquí supongo que es porque quieres una respuesta  😉 Todo esto no tiene por qué pasarte ni a tí ni a tus bebés. Se trata de que pongas remedios y prevengas situaciones de peligro.

riesgos embarazo gemelos

¿Qué riesgos del embarazo de gemelos tengo que tener en cuenta?

Se considera que el  embarazo de gemelos tiene un alto riesgo por el esfuerzo que vas a realizar para que tus bebés lleguen al mundo. Para alcanzar este objetivo vas a ponerte a prueba y conocer tus límites.  Algunos de tus órganos  como el corazón o los riñones se van a  sobrecargan, te costará respirar, tendrás molestias digestivas alguna vez, y algunas situaciones pueden  tener consecuencias en los bebés o en tí misma.

¿Qué me puede pasar durante el embarazo?

El embarazo de  gemelos puede afectar a la madre y ponerla en una situación de peligro. Se estima que  tienes entre 3 y 7 veces más posibilidades de que el exceso de trabajo de este gestación traiga complicaciones.  Hay más riesgos de:

  • Hiperémesis gravídica. Sí, son esas  nauseas y vómitos típicos pero de forma desmesurada, pudiendo prolongarse más de la cuenta y llegar a hacerte perder peso y encima tampoco ganarlo de forma adecuada. Hay circulando en la sangre mayor cantidad de hormonas  del embarazo, que son responsables de este malestar general,  y se considera un riesgo del embarazo de gemelos porque puede llegar a  afectar al peso de los bebés y también adelantar el parto.
  • Anemia. El hierro es un micronutriente que ayuda en el transporte del oxígeno a todas las células de tu cuerpo. El hierro es doblemente requerido en una gestación gemelar y depende de nuestra dieta. Muchas de las sensaciones que percibirás en este tiempo se relacionan con un déficit de este mineral como el cansancio, los vértigos o taquicardias. Todo esto puede estar causada por la anemia. Nada que no pueda arreglar una dieta adecuada y un complemento mineral de hierro.
  • Hipertensión inducida por el embarazo y preeclampsia. La hipertensión puede tener consecuencias graves en la madre y en los bebés porque disminuye el flujo de sangre a la placenta y compromete la nutrición de los bebés, además del estado de salud de la madre. La tensión se puede elevar más por el hecho de estar embarazada de dos. Cuando se produce una hipertensión por encima de los 140 mm/Hg de forma súbita y además se acompaña de otros síntomas como proteínas en la orina y edema generalizado en los tobillos, manos y cara, los médicos van a reducir todos los riesgos del embarazo gemelar con acciones proporcionadas al riesgo. Si hay una hipertensión general, se va a controlar con tomas constantes de la tensión, y si se trata de una preeclampsia se valorará la finalización de la gestación porque se corren grandes peligros. Puedes leer un poco más en esta entrada dedicada.
  • Diabetes gestacional. La diabetes  gestacional es uno de los riesgos del embarazo que se presenta multiplicada por dos por cada bebé. Ahora mismo ellos necesitan mucha glucosa para su desarrollo y tu cuerpo responde de forma transitoria elevando los niveles de azúcar para abastecer las necesidades de los bebés. Puede afectarles de dos formas, o bien haciendo que pesen más al nacer, o que pesen menos. Cuando pesan menos suele ser porque se han producido restricciones en el crecimiento originadas por la diabetes.
  • Infecciones urinarias. Las infecciones en general son responsables en muchos casos de los partos prematuros. Tu sistema de defensa está disminuido para que tus bebés crezcan y por eso eres más propensa a una invasión bacteriana o vírica. Además tus riñones hacen mucho esfuerzo para depurar la sangre y soportas mucho peso, que hace que la vejiga tenga problemas para vaciarse bien. Hay que seguir unos cuidados adecuados para evitarla, como con una buena dieta e hidratación. Cuidado con las infecciones de la boca, no olvides acudir a tu odontólogo a una revisión.
  • Hemorragias. La pérdida de sangre puede deberse a una amenaza de aborto, a un desprendimiento de placenta, o un hematoma. Algunas placentas, como las previas, pueden sangrar debido al lugar donde están insertadas. En el posparto hay más riesgo de hemorragia por la falta de tono que tiene el útero para controlar el sangrado. El inicio de la lactancia materna es uno de los elementos que puedes tener a tu favor para controlar algunas de estas hemorragias.

¿Corren peligro los bebés?

Después de recibir la noticia de que vienen dos, lo siguiente es pensar sólo en que los bebés estén bien, que crezcan sanos y fuertes y lleguen a término. Que no den problemas y todo sea maravilloso.  Es importante conocer lo antes posible la corinionicidad (número de placentas) y la amnionicidad (número de bolsas).
De todos los gemelos los monocoriales, que comparten la misma placenta, son los que más pueden presentar complicaciones. Dentro de los monocoriales los que comparten además la misma bolsa o monoamnióticos tienen un riesgo aún mayor. Y de todos los gemelos, los siameses son los que corren más riesgos durante el embarazo gemelar, ya que comparten además alguna parte del cuerpo.
Los riesgos más habituales para los bebés durante la gestación de gemelos son:
  • Nacer con bajo peso. Los gemelos o mellizos tienen más riesgo de nacer pequeños si los comparamos con  bebés nacidos en un parto sencillo, de media pueden pesar 2.500 gramos en la semana 37-38.  Hay bebés que superan este peso con creces, pero otros que nacen incluso más pequeños de lo que corresponde para su edad gestacional. Se ha relacionado el peso con el envejecimiento prematuro de la placenta o placentas, con estilos de vida concretos durante la gestación, o problemática durante el embarazo y también con la herencia genética. Puede afectar a un bebé o a dos. Tienes más información sobre los bebés de bajo peso aquí.
  • Discordancia de peso. Habitualmente los bebés en un embarazo gemelar suelen competir por las mejores condiciones. Cuando comparten la placenta puede ver más reducido su aporte nutricional y de oxígeno, y pueden tener que poner en marcha adaptaciones. Suelen priorizar el desarrollo de su cerebro a crecer. Algunos mellizos concebidos en momentos diferentes del ciclo pueden tener una discordancia de peso natural.
  • Crecimiento intrauterino retardado. Cuando la placenta no funciona bien y los bebés no reciben suficiente alimento se produce un crecimiento intrauterino retardado que compromete la salud de los bebés hasta el punto de tener que provocar su nacimiento para que crezcan mejor fuera.  Un crecimiento intrauterino retardado puede dar lugar a un bebé de bajo peso, pero no siempre es así.  Puede pasarle sólo a un bebé o a los dos gemelos.
  • Transfusión feto fetal. Una afectación exclusiva de los gemelos idénticos o monocoriales que puede provocar la muerte de los bebés si no se detecta a tiempo. La placenta tiene comunicaciones de vasos sanguíneos y un bebé recibe más sangre que otro y esto pone en peligro a ambos gemelos. Requiere una solución urgente de tipo quirúrgico, para sellar los vasos sanguíneos responsables y recuperar el equilibrio en los bebés.
  • Prematuridad. Más del 50% de los  gemelos nace antes de tiempo. Está relacionado con el mismo hecho de tener un útero que compartir, mucho más grande y distendido que en un embarazo sencillo y a veces incapaz de mantener más tiempo el peso. A veces los médicos adelantan el parto para poder asegurar la supervivencia de los bebés. Te cuento algo sobre los prematuros aquí.
  • Malformaciones y alteraciones congénitas. Los gemelos idénticos presentan en general un 4,6% más de posibilidades de sufrir alteraciones congénitas o sufrir malformaciones.
  • Sufrimiento fetal. Están más expuestos a sufrir dentro del vientre de la madre por eventos variados, a lo que hay que añadir las posibles complicaciones durante el parto.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: