Voy a tener gemelos: ¿pecho o biberón?

Ahora que vas a ser madre de gemelos a tu alrededor van a surgir muchos opinólogos dispuestos a arreglarte la vida.  Una de sus temas estrella es, efectivamente, cómo los vas alimentar. “¿Les vas a dar el pecho o biberón?” 🙄

Todo el mundo tendrá algo que contarte para convencerte de una u otra opción, aunque ninguno haya tenido gemelos en vida, total ¿quien no conoce a alguien cercano que los tenga?

Pero al final la que decide, eres tú. 😉 

Tu lactancia ha empezado ya y no te has dado cuenta

Por si no te habías enterado aún,  tu lactancia ya ha comenzado.

¡Es hora de poner las cartas  sobre la mesa!

La decisión habrá que tomarla tarde o temprano, pero mejor ahora que en el momento del parto.

Por más que pienses que no hace falta, que queda tiempo, son muchas cosas las que sopesar, y aunque la decisión final sea tuya, no está mal tantear el terreno, por eso de tenerlo todo preparado.

Algunas de las preguntas que puedes plantearte durante estos meses mientras te informas son:

  • ¿Qué sabes realmente sobre lactancia?

Lo que sabes proviene de personas cercanas que han sido madres, o puede que seas sanitario y te suena porque lo hayas estudiado en tu carrera -si has tenido suerte- o lo que has leído alguna vez en revistas, o en la televisión. ¿Qué verdad hay en todo esto?

  • ¿Has dado el pecho antes a otro hijo?

Las que ya habéis sido madre ya tenéis una experiencia previa. ¿Qué tal fue esa lactancia? ¿Qué problemas surgieron?

Algunas madres se encuentran en estos momentos pensando si ya fue dura su lactancia, ¿cómo puede ser con dos?

No saben si están dispuestas a siquiera probarlo, pero si no lo intentas nunca lo sabrás.

  • ¿Cómo tienes la situación en casa?

Hablo de logística. Pueden ser otros hijos pequeños o personas mayores que necesitan ayuda. Las horas del día se quedarán cortas para atender a todos.

¿Trabajas o estás en paro? ¿Y cómo es el trabajo de tu pareja, o el tuyo? Todo lo que se te ocurra puede afectar a tu decisión y está bien que la tengas en cuenta.

  • ¿Quién va a ayudarte en este camino aparte de tu pareja?

Tanto tú como tu pareja vais a tener mucho trabajo con dos bebés y necesitaréis un apoyo extra para muchas cosas.

La calidad de la ayuda es importante.

Sin duda la familia es una idea estupenda. Los preferidos son los abuelos, que estarán chochos con los nietos o nietas, pero también puede ser que los abuelos sean más bien mayores y no puedan hacer este tipo de apoyo.

Puede pasar que tu familia no esté disponible por mucho tiempo, y después de haberos acostumbrado a ese apoyo os dé miedo enfrentaros a la aventura de esta maternidad/paternidad tan intensa.

¿Habéis pensado en contratar alguien externo? ¿En quién habéis pensado? ¿No puedes acceder a ningún tipo de ayuda externa?

Pensad que la ayuda será necesaria de forma diaria durante las 24 horas durante varios meses, que menos que los primeros tres o cuatro. No es un capricho. 

¡ES UNA NECESIDAD!

  • ¿Cuánto estás dispuesta a tolerar para conseguir tu objetivo?

Esto es algo fundamental.

Si eres de las mujeres que se proponen hacer algo y no se achican ni se rinden no tendrás problemas. Buscarás ayuda en donde sea.

Pero si no estás dispuesta a dedicarle todo el tiempo que necesita la lactancia porque te desorganiza tus esquemas y tu estilo de vida los problemas empezarán a surgir al segundo día.

No todos tenemos las mismas circunstancias y situaciones personales. Somos muy diferentes unas de otras y no hay nada malo en ello. Solo hay que ser coherentes y lógicos con las decisiones.

La alimentación de los  bebés en una decisión que sólo puedes tomar tú.  Eres quien tiene el pecho y quien va a hacer el esfuerzo mayor. No dejes que nadie la tome por tí.

¡NADIE!

Tienes tiempo ahora para pensar en ello. Decidas lo que decidas, los demás tendrán que respetar lo que hayas escogido, les guste o no. ES TU DERECHO.

Hagas lo que hagas al final tú tienes que asumir esa responsabilidad sin cuestionarte. 😉 

Lactancia Materna

Cuando no teníamos otras opciones no había que plantearse estas preguntas, pero ahora que existe una alternativa,  muchos te dirán que amamantar a dos es una locura. “¿Pero vas a tener leche para dos?” Créeme. Este no es tu mayor problema. :mrgreen: 

Tu problema será el tiempo y la falta de manos, porque son dos bebés. Te da igual si los alimentas con pecho o con biberón, las atenciones se multiplican por dos.

Todos los niños tienen derecho a ser amamantados. Por ser gemelos no van a ser menos.

El hecho de conocer que en lugar de un bebé vas a tener dos ¿por qué tiene que cambiar tu intención inicial?

Si me apuras, la necesitan más que ninguno. Más motivos.

El hecho es que la leche que tú puedes ofrecerles es el alimento perfecto para ellos, que serán posiblemente más pequeños y tienen tendencia a nacer antes de tiempo.

La prematuridad y el bajo peso son dos motivos suficientes para inclinar la balanza a favor de la lactancia materna.

Amamantar te ofrece grandes ventajas:

  • Es una forma increíble de comunicación con tus hijos. El vínculo que estableces con cada bebé es más fácil cuando amamantas por la cercanía y la frecuencia de las tomas. Te da la posibilidad de conocerlos mejor y desarrollas más pronto la sensibilidad necesaria para que necesitas para tener todo bajo control.

  • Requiere menos esfuerzo. Si lo miras por el lado egoísta amamantar es algo que sólo puedes hacer tú, y con el tiempo aprenderás a hacerlo no sólo a la vez, sino tumbada y aprovechando esos momentos para echar una siesta. No tienes que levantarte, preparar y calentar nada, y menos limpiarlo.

  • Te permite ahorrar, y el dinero que no te gastas en fórmula lo puedes dedicar a otra cosa. Quizás algo que te guste realmente y suponga un regalo por tu esfuerzo y dedicación. Aunque tuvieras que invertir en un sacaleches, es algo que casi se amortiza de forma instantánea.

  • Supone menos gastos sanitarios. Todos los niños se ponen alguna vez malitos, sobre todo si tienen hermanos más mayores. Tu leche proporciona una ventaja inmunológica que les permite una recuperación más rápida.

La única “desventaja”-si se puede llamar asíde la lactancia materna que puedes encontrar es que es altamente dependiente de tí, tanto para amamantar como para proporcionar leche a los bebés.

De hecho los opinólogos afirman que no pueden ayudarte igual si das el pecho que con un biberón.

Lo que no saben es la cantidad de cosas que pueden hacer por tí para ayudarte que no son ofrecer un tetero.

Precisamente porque te puedes sacar leche, también puedes usar un biberón u otra forma dispositivo para proporcionarles esa leche. Es digamos la última de las opciones antes de considerar una lactancia artificial.

En general las madres de gemelos tienen las mismas intenciones de amamantar que el resto de las madres,  y tienen su oportunidad para hacerlo.

Lamentablemente las condiciones no siempre son las ideales y el inicio es mucho más complicado que con un sólo bebé. Por eso si piensas en esta opción conviene que te prepares a conciencia.

pecho o biberón

Lactancia Artificial

La lactancia artificial es una alternativa relativamente reciente en comparación con el tiempo que llevamos amamantando en la Tierra.

Casi todas las madres pueden amamantar con éxito a sus hijos, y las mayoría de las madres de gemelos podrán hacerlo si tienen las condiciones adecuadas para ello. De esto podríamos hablar en otro momento.

Para muchos bebés ha supuesto un aliento saber que cuando no hay disponible nada de leche materna tener un sucedáneo de leche materna seguro les ayuda a sobrevivir.

Hay contraindicaciones para la lactancia materna como el SIDA con la existencia de sustitutos seguros, y otras enfermedades maternas que pueden requerir de forma temporal suspender la lactancia.

Muy pocos niños no pueden tomar leche materna, como aquellos que tienen una galactosemia clásica, enfermedad de orina en jarabe de arce o feniceltonuria, aunque estos último pueden recibir algo de leche materna.

Es muy habitual que niños que nacen muy prematuros o con muy bajo peso puedan requerir en algún momento complementos de leche artificial si no hay suficiente leche materna -sobretodo si no hay bancos de leche- en ese momento.

También los niños que nacen con hipoglucemia y no responden al tratamiento con lactancia materna pueden requerir algún complemento.

Entre las madres de gemelos algunas veces hay que recurrir a la lactancia artificial porque hay situaciones fuera del alcance de las mismas para conseguir satisfacer la demanda de los bebés.

En la lactancia no es TODO o NADA.

Aunque he intentado hacer un listado amplio de las “ventajas” que te puede proporcionar la lactancia artificial, la verdad es que son menos de las que te esperabas, aunque algunas pueden pesar mucho:

  • No tiene dependencia física de la madre para la obtención del alimento. Aunque tiene que haber un sucedáneo seguro para alimentar a los bebés durante todo el tiempo que lo necesiten.

  • Puede proporcionar más libertad. No es necesario que la madre de los biberones, aunque los bebés necesitan tener a su madre como referencia para la satisfacción de todas sus necesidades. No pierdas de vista el vínculo.

  • Te da más seguridad porque sabes en cada momento lo que comen los bebés. En este aspecto las madres valoran mucho la ausencia de presión.

  • Algunas madres dicen que las noches de los gemelos alimentados con biberón son más tranquilas, pero esto es discutible y muy subjetivo.

Entre las desventajas de la leche de fórmula puedes encontrar:

  • Requiere más esfuerzo porque tienes que preparar, administrar y limpiar todos los útiles: biberones y tetinas.

  • Necesitas un chupete para compensar la succión no nutritiva y prevenir el Síndrome de la muerte Súbita del lactante.

  • En su composición no tiene más ventajas que las nutricionales. Siguen trabajando en equiparar las propiedades con la leche materna, pero es algo imposible. Es una fórmula fija de nutrición y punto. Les das de comer, el resto hay que compensarlo de alguna manera.

  • Tiene riesgos importantes en términos de salud para la madre y para el bebé.

  • Tiene un alto coste económico. Fácilmente al mes puedes gastarte entre unos 150 y unos 200 euros, dependiendo de la marca que decidas comprar. Y sólo en fórmula. Añade los costes de los biberones, o las tetinas.

  • Requiere un suministro ininterrumpido de leche artificial.

  • Necesitas agua potable y algo para calentarla a la temperatura adecuada.

En general la lactancia artificial está muy normalizada en la sociedad. ¿Por qué tenemos tantas referencias de lactancia con leche de fórmula con gemelos o más múltiples que con pecho?

  • Es más habitual ver en los medios un biberón que a una mujer amamantando, y mucho menos con gemelos o más múltiples.

  • Se ha equiparado la lactancia artificial a la materna sin argumentos científicos, dando la impresión que no pasa nada si damos leche de fórmula, y lamentablemente como todo sustituto tiene sus riesgos.

  • Algunos movimientos feministas lo ven un freno al desarrollo personal y profesional que dificulta la igualdad de la mujer. Hay muchas mujeres amamantando y trabajando, incluyendo madres de gemelos que dan fe de ello.

  • No hay una legislación que favorezca por lo menos el tiempo mínimo que la OMS-UNICEF recomienda de 6 meses de lactancia exclusiva. Las madres de gemelos no tienen mucho más, en España 18 semanas que se quedan lejos de lo recomendado. Sin información no hay otra salida.

  • Algunos sanitarios todavía se niegan a informar con detalle sobre la lactancia, tanto materna como artificial, para evitar hacer sentir culpable a las madres que deciden dar el biberón.

  • Hay mucha presión en el entorno, y las cosas no se dicen de la forma más apropiada. Esta presión se observa en los dos sentidos.

  • No se tiene confianza en la madre de gemelos ni en los bebés, por lo pequeños que son y lo prematuros que puedan nacer. En cambio otros mamíferos amamantan a sus múltiples sin plantearse esa desconfianza. En la especie humana el componente cultural y social dificulta la expresión de lo instintivo.

Lactancia mixta

Como te he dicho en la lactancia no es TODO o NADA. Entre medias puedes encontrar soluciones que te permitan tomar ventaja de dar el pecho y el biberón, y todo ello sin tener que renunciar a los beneficios de la leche materna.

Si después de poner las cartas sobre la mesa y plantearte las preguntas que te he hecho al principio descubres que en tu situación vas a necesitar que alguien te ayude en algunas tomas, la lactancia mixta es tu decisión más acertada.

Si eres de las madres que tienen dificultades relacionadas con la salud para establecer la producción de leche incluso es posible ofrecer los sucedáneos con un dispositivo especial llamado relactador que permite ofrecerlo al mismo tiempo que el pecho.

No es necesario que sea una opción desde el principio, algunas madres deciden que lo harán a partir de un determinado momento o cuando empiecen a notar que el manejo de la lactancia materna empieza a ser muy agobiante.

Cualquier cantidad de leche materna es mejor que nada. Y cuanto más leche se pueda proporcionar mayores beneficios se reciben.

La lactancia materna y artificial puede alternarse entre bebés. Algunas madres deciden que van a ofrecer a un bebé leche materna y otro leche artificial y los van a ir rotando.

Entre las desventajas yo os destaco estas dos:

  • Pueden derivar en un destete del pecho antes de lo previsto.

  • Requiere más esfuerzo al tener que recurrir a la preparación, administración y limpieza de los biberones y tetinas.

Keep Calm y prepárate

La alimentación de tus hijos  afectará a su salud futura  y también tendrá repercusiones en tí misma.

¿No crees que merece la pena buscar información sobre ella tanto como del resto del embarazo? La lactancia se aprende.

Afortunadamente hay muchos recursos para conseguir prepararte para la decisión final:

  • La propia consulta del ginecólogo debería ser el punto de partida para empezar a hablar de la alimentación y lactancia.

  • Las matronas, que además de atenderte en consulta tienen la preparación al parto para hablar de la llegada de los bebés, y entre otros temas abordará los beneficios de la lactancia materna y de los riesgos de la lactancia artificial.

  • Los grupos de apoyo a la lactancia  vienen a complementar la formación para saber cómo se da el pecho, que suele ser la materia en la que se quedan muchos cursos prenatales cortos. La importancia de los  Grupos de Apoyo se reconoce en el punto 10 de  Diez Pasos hacia una Lactancia Feliz.

  • Asesoras de Lactancia y Consultoras de Lactancia IBCLC. Atienden de forma personalizada a las madres de forma voluntaria o remunerada durante toda su lactancia. Yo soy una de ellas, y además especialista en gemelos.

  • También hay libros, revistas, y por supuesto Internet, un recurso al que se le puede sacar un buen partido si sabemos seleccionar las fuentes. ¡Cuidado!  ¡Es un arma de doble filo!

¿Y si me arrepiento de mi decisión? 

Rectificar es de sabios.

Como asesora y consultora de lactancia he ayudado a madres de gemelos que, ante sentimientos ambivalentes, echaron una vista atrás y pensaron que podían darse otra oportunidad.

Esto está muy bien siempre que repercuta en una lactancia agradable y saludable de forma global. Ya verás que con gemelos hay muchas ocasiones para  volver a plantearse si es mejor el pecho o el biberón.

Por un lado hay mujeres que tenían muchas ganas de amamantar y a quienes les acabó superando la lactancia con gemelos  y se pasaron a la leche artificial.

En el extremo opuesto otras madres  que habiendo tenido muy claro que no iban a amamantar a dos experimentaron una situación urgente que  les obligó a tomar en consideración una relactación con gemelos. Muchas mujeres desconocen que se puede hacer, incluso con gemelos.

Si quieres que te proporcione de forma personal toda la información que necesitas para tomar tu decisión antes de la llegada de tus bebés te recomiendo que te pases por mi Formación para Padres de gemelos, donde además de conocer las particularidades de esta maternidad doble te ofrezco la preparación especial para tu lactancia doble que estás buscando.

PREPARACIÓN A LA LACTANCIA

Foto: Luiza Tomé; PIXABAY

SUSCRÍBETE
¡Empieza a prepararte ya!

Llévate mi regalo de Bienvenida

3 comentarios en “Voy a tener gemelos: ¿pecho o biberón?

  1. Estoy en ello, la decisión la tengo tomada, sé que puedo lo que me parece una lastima es que desde que comunique mi decisión de amamantar a mis mellizos no he recibido ningún comentario apoyando mi decisión, todo son caras de sorpresa u horror, expresiones sobre que no podré, que no tendré tiempo de nada y menos para seguir cuidando de mi otro hijo que tiene 2 años. Pareciera que en lugar de reconocer el regalo que quiero hacer a mis hijos es como si me estuviera clavando yo sola la espada. Ufff seguiré leyendo la guía porque me va reafirmando en mi decisión. Gracias

    • Hola Iztel

      Lamentablemente se confía poco en la mamá de gemelos y se valora poco lo que la lactancia puede proporcionar a la familia. Incluso la gente más cercana sugiere a la madre que no amamante pensando que así le pueden ayudar mejor. En realidad con la lactancia pueden ayudar mucho haciendo muchas cosas que la mami no podrá hacer por falta de tiempo. Y con esto ya están colaborando y facilitando que pueda amamantar. Si quieres tienes a tu disposición el grupo de facebook que encontrarás en Servicios y el grupo on line mensual. Aparte tengo grupos presenciales donde están invitados papás y abuelos. Si tu estás decidida a hacerlo el apoyo que recibas se ellos es clave y si estan preparados mejor. También tengo preparación para la lactancia en la que el resto de la familia está invitada.

      Cualquier cosa no dejes de contactarme. Un saludo

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
A %d blogueros les gusta esto: